jueves, 30 de diciembre de 2004

Cánones

Como mandan los cánones. Más bien, cómo mandan. A propósito del canon bibliotecario se me olvidó mencionar a la Sociedad General de Autores, la sgae. Tampoco les he oído/leído nada al respecto. Hace unos meses, en una conferencia que reunía a autores, abogados y usuarios, escuché cómo la sgae impedía que un autor cediese sus propios derechos. Nadie puede regalarlos, aunque sean suyos por la peculiar voracidad recaudatoria de la sgae. Y lo decía alguien (un músico conocido, aunque no recuerdo quién) que había intentado regalar su música a través de internet. No podía, sencillamente, porque la sgae perseguía de oficio esa práctica. Así que tendremos otro canon. Pero lo más llamativo es el relativamente corto y extraordinario proceso por el que de no existir los autores (o más bien de tener muy poca conciencia de sí mismos) en los siglos XVI y XVII han pasado a hacer su aparición, legitimación, consagración y finalmente sacralización en este siglo XXI. Lo que surgió como una defensa del derecho a vivir una vida digna y obtener un salario por su trabajo (como cualquier otro operario) de los compositores, basado en la venta de las partituras con sus composiciones, se ha convertido en una trampa recaudatoria basada en los deseos de los herederos, los intereses de los editores (siempre) y un único pagano. A partir de ahí, los precios de los teatros, de la ópera, de los discos... Y aún se preguntan por qué se piratea. Claro que silbar o tararear es todavía gratis (idea para un relato apocalíptico: las brigadas de la sgae persiguen a quienes silban, el título sería Hertzios 20, es decir el umbral a partir del que un sonido es audible para los humanos, y un grupo de personas aprenden melodías para que no ser pierdan).

miércoles, 29 de diciembre de 2004

Bibliotecas

Anda revolucionada la Unión Europea porque España se ha negado a pagar un canon a los autores de libros por el préstamo que las bibliotecas públicas hacen de sus libros. Esta costumbre, asumida y utilizada en buena parte de la Unión tiene varias lecturas. Los países que la aplican (sobre todo los nórdicos) tienen índices de lectura y préstamo envidiables (algo a lo que el clima no es ajeno: cuando no se puede salir a la calle por el frío, uno lee o compra por catálogo, pero todos somos homogéneos por ser europeos o eso sostienen los políticos. Y éste, el de la homogeneización generalizada cuando hay abismales diferencias entre países y pueblos, es asunto a tratar despacio.). Por cierto que, a cuenta de esos envidiables índices, siempre leo estadísticas anuales y, francamente, sospecho que en cuanto la primavera deshiela el Báltico, no hay finlandés que se quede en casa leyendo, asi que no me importaría recibir estadísticas estacionales. Más lecturas: hasta ahora sólo he leído a Carlos Ruiz Zafón (autor de La sombra del viento, es decir escritor de un solo libro y opinador en el magazine de La Vanguardia) manifestarse en contra de la medida, aunque supongo que será cuestión de tiempo que los escritores se manifiesten también en contra, ¿o no? ¿No se paga ya al adquirir el libro el derecho a leerlo o prestarlo a quién me dé la gana? ¿No se reponen los libros deteriorados, no se fomenta la lectura y la compra en las bibliotecas? Zafón dice que el problema es otro: el mísero porcentaje que los autores obtienen de las editoriales. Sí. Hace unos años, conversando con Jesús Torbado y Ángeles Caso me explicaron algunos aterradores detalles del reparto del dinero entre editoriales y autores a cuenta de los libros que se editan en colecciones para el quiosco, por ejemplo. Incluso Arturo Pérez-Reverte, con quien también he mantenido alguna que otra charla al respecto era ‘víctima’ de un sistema de remuneración asaz injusto. Si el dinero que se destina a las bibliotecas públicas tiene que repartirse entre mantenimiento, nuevas adquisiciones, personal y autores, habrá menos libros, menos personal, menos mantenimiento y, al final, menos bibliotecas.

jueves, 23 de diciembre de 2004

El juego

No me resisto a citar un buen artículo de un profesor de Biología en Euskadi: El Estado del bienapostar, publicado en El Correo de ayer. Sólo una muestra: “No ignoro que, como con el tabaco y la bebida, hay una demanda social con el juego [...] Sin embargo, una cosa es que el Estado responda a esa demanda y organice el juego; otra, más discutible, que aproveche para recaudar y, cual jugador de ventaja, se lleve la parte del león; y otra aún, ya descabellada, que encienda la demanda social con una superoferta en la que, para recaudar más, se instiga a jugar. En este paso hay un envilecimiento grave. Para que se vea más claro: imagínense campañas análogas a las del juego en pro del tabaco, o del alcohol [...] Tampoco alcanzo a comprender las prerrogativas de la Once [...] ¿Por qué tiene el monopolio del cupón frente a otras organizaciones similares?”

miércoles, 22 de diciembre de 2004

Críticas (II)

También conozco de primera mano a quien, encargado de reseñar dos libros de asunto parecido, uno de la casa y otro de otra editorial, malo de solemnidad el de la casa, bueno el ajeno, tuvo que contemporizar entre los dos. No por indicación de nadie, sino por oficio y práctica. El caso no es el de Echevarría por el que ahora se muestran felices los rebotados de Prisa hoy en otros medios (“veis qué bien hice marchándome en cuanto pude” es lo que traslucen todos a una en sus escritos), sino que eso sucede en todos T-O-D-O-S los medios. El ninguneo; la congelación; las indicaciones sin índice que las hace, pero con mano que las entiende; la muerte civil o ‘desaparición’ (qué avieso hay que ser para atribuírsela en exclusiva a Prisa, cuando es la esencia de los medios de comunicación de masas modernos, desde MacLuhan al menos, y que se resume en que: si no sales en un medio, no estás, no existes (hasta Andy Warhol y sus minutos de gloria lo sabía)); todas esas sevicias son parte del aprendizaje del periodista moderno. Aprendizaje o domesticación, que es también término aplicable.

martes, 21 de diciembre de 2004

Críticas (I)

Antecedentes: Alfaguara es una editorial del grupo Prisa, que publica el diario El Pais. Hace unos meses, el lanzamiento (pero lanzamiento: entrevistas en suplementos y revistas, reportajes y artículos de amiguetes) de la última novela de Bernardo Atxaga (editorial Alfaguara) incluía en el suplemento literario Babelia (que Pérez-Reverte descalifica, por hacerse el gracioso, como Bobelia) una crítica de Ignacio Echevarría que descalificaba el libro. Varias cosas: es verdad que leo suplementos literarios; ya entonces me sorprendió gratamente que el lanzamiento de un autor de la casa (bueno o malo, según quien lo lee; y me mojo: malo y flojo) se acompañase de una crítica razonada y correcta que pusiese las cosas y al autor en su sitio en términos literarios, entre otras cosas porque suelo estar de acuerdo con Echevarría y porque soy un convencido de que la calidad de un medio se mide por su capacidad de distanciarse de sus propios productos, como hacen los anglosajones. (Esa es la diferencia entre un periódico y un catálogo de Carrefour, además de las cartas de los lectores.) Lo segundo es que nadie dijese nada, aunque en las semanas siguientes el lanzamiento se reforzó un poco. Bien es verdad que este año han coincidido varios pesos pesados del grupo con libro nuevo y había que repartir juego por toda la cancha entre García Márquez, Marías, Reverte... (¿Nadie ha publicado nada más este otoño?, por cierto.)

viernes, 17 de diciembre de 2004

Vergüenza

¿Qué es lo más llamativo de la conmovedora (como diría un periodista) intervención de Pilar Manjón? (Así, tal cual, sin explicar, porque es un nombre a recordar por encima del de otros.) Ni uno sólo de los grandes periódicos mencionó en primera las acusaciones de venderse a la audiencia que hizo esta mujer ayer a esos mismos medios. Y en El Mundo no hubo una sola referencia a esa acusación. Ni una sola. Y hoy tampoco. Ningún columnista, nadie. Mis periódicos, porque son los de mi empresa aunque no me gusten al cien por cien (sobre todo, uno), le dan hasta sumarios, como hacen los demás, como ha hecho Gabilondo quien reprodujo ese momento de la intervención de Pilar. Como también Carlos Herrera. Qué vergüenza tener que compartir el título de periodista con esa gente. Qué vergüenza tener que trabajar con esa gente porque no puedes elegir el medio en el que quieres trabajar. Qué vergüenza que haya quien se sienta satisfecho de trabajar en semejante compañía.

martes, 14 de diciembre de 2004

Chile

Qué suerte tienen los chilenos, que pueden juzgar a Pinochet y al diario ABC le parece bien. En el cono sur es hacer justicia lo que aquí llaman “remover el pasado”. Pero lo mejor son los argumentos de los abogados defensores del general, tan legítimos como obscenos: “El arresto domiciliario impuesto a Pinochet es un atropello a los derechos humanos”. Atropello. Derechos humanos. Pinochet. (El orden de los factores influye en las ecuaciones, hasta en aquellas en las que el resultado esperado es cero. Patatero, por supuesto.)

viernes, 10 de diciembre de 2004

Posibilidades

Semana extraña ésta, con interrupciones constantes. A veces me gustaría dedicarme sólo a esto, pero entonces sería otro pope más y el pensamiento dejaría de ¿ser libre? Sigue fascinándome Arcadi Espada y, en general, aquéllos que hacen del lenguaje, de lo que se dice y lo que se pretende decir y de lo que significa lo dicho, el eje de su pensamiento. Nada diré del premio Cervantes que no se haya dicho. Es de justicia y punto, porque es un escritor excepcional, el más grande de este siglo. Aunque haya quien piense que por seguir (quizás por entender con mucho esfuerzo) y apreciar a Ferlosio formamos parte de una secta. Y no hay tal. No sé de otros, pero a mi me cuesta un mundo seguirle, entenderle y descubrir con él a dónde me lleva. Es el escritor más difícil con el que me topado, sólo comparable a Chomsky cuando escribe de lingüística. En fin, esta semana, la realidad tendrá que esperar.

martes, 30 de noviembre de 2004

Mentiras

Ya estoy más tranquilo, aunque perplejo de la paranoia que ese individuo va acumulando lentamente. La política así expresada es capaz de sacar lo peor de las personas, porque es imposible usar de la razón con quien sólo se aprovecha de las lecciones bien aprendidas de los gurús de la mercadotecnia y la gestión: insiste, insiste, no te apartes ni un ápice de las bondades del producto, usted necesita este producto. Aznar es así como uno de esos vendedores puerta a puerta de los años 60, convencido hasta la ceguera de las bondades de su producto, sabedor de su espantosa dependencia de ese producto: si no lo vendes, no comes, no mantienes a tu familia. Tal vez lo más triste sea la situación de las personas que puedan creer de buena fe que Polanco, Gabilondo, ZP y mi ex cuñado (que me mandó un pásalo el 13 de marzo), entre otros muchos (yo leía en internet los boletines de BBCNews y mandé un par de pásalos, así que también soy culpable) se reunieron en la Gran Vía para acabar con 191 personas y, de paso, con el PP. Las 191 personas muertas el 11 de marzo son lo único real. Y que había motivos para mandar a Aznar a tomar por faes, también.

lunes, 29 de noviembre de 2004

Aznar miente

Esto es un desahogo, sin más explicaciones. No hay ni análisis ni razonamientos. Aznar miente. Hay que meterlo en todas las webs, en todos los correos, en todas partes. Aznar miente. Hay que incrementar los resultados de google cuando alguien teclee esas dos palabras. Que se asocien para siempre. Ya ha conseguido lo que quería, pasar a la historia: Aznar, mientes. Mentiste entonces y mientes ahora. La verdad es sencilla y limpia: Aznar, mientes.

viernes, 26 de noviembre de 2004

Apasionante (III)

Aunque sea del gremio, me asquean los medios. Hoy, El Mundo, en la sección local se llenan la boca y las páginas con la violencia contra las mujeres. Pocas páginas más allá, un pie bajo la fotografía de una chica en brazos de un bombero: «Mireia mostró sus cuartos traseros durante el descenso». Eso, y lo siento por quienes trabajan allí, es El Mundo en estado puro, con y sin cursivas, de los medios de comunicación. Y la solemnidad por cualquier tontería política. Mientras, los datos: las familias ya están endeudadas más de lo que pueden ganar. Moratinos, aguanta, que ya se cansarán.

jueves, 25 de noviembre de 2004

Apasionante (II)

Pero en cuanto a los medios de comunicación, Moratinos ejemplifica también lo que son al desnudo. (Y da igual la ideología del medio, todos son iguales, sólo varía el sesgo.) Primero en el hecho de que se han convertido en máquinas de colocar titulares, cuantos más mejor y siempre nuevos, día tras día, página tras página. Después dando qué comentar a docenas de popes ávidos de poder decir algo nuevo cada día. Y nadie -nadie- es capaz de escribir algo sensato todos los días y una buena cantidad necesitan una semana, plazo razonable. Todo se desarrolla a una velocidad que incapacita para el más mínimo análisis o reflexión. Pierre Bordieu explica mejor que yo este fenómeno y la perversión intrínseca de los medios, los expertos y los periodistas. (Y también Rafael Sánchez Ferlosio.)

Apasionante (I)

Mira que me cabreó hace muchos años el final del Gobierno de Felipe González. Pero Aznar primero y ahora ZP me han devuelto la pasión por este rollo absurdo y disparatado que es la política profesional. No como en los periódicos, con una solemnidad descacharrante, sino como una profunda y sana diversión. Moratinos, por ejemplo. Si yo me dedicara profesionalmente a escribir lo que se me ocurra (o sea, si fuese un pope del periodismo, algo que, en el fondo, todos queremos ser y las bitácoras nos permiten) Moratinos ejemplifica todos los males, tonterías, grandezas y miserias de la política y el periodismo. Es el paradigma, el ejemplo supremo. Moratinos, al que por razones personales tengo en muy alta estima, tanto personal como profesional, lleva meses aguantando mentiras, descalificaciones y, sobre todo, mala fe, de los medios de derechas, directa e indirectamente, bien por la política exterior española, bien por sí mismo. No sé (porque la diferencia entre un pope del periodismo y yo es que yo como en casa y no me cuentan chismes de alta política) porqué esa inquina. Sospecho que como director general de algo en Exteriores durante los años oscuros (qué bueno, ¿eh?) de Aznar debió de pisarles mucho. Después como responsable en Oriente Medio de la UE, también. (Será esto o aquello, pero me parece que, de entre cientos de diplomáticos, la UE confiase en él para representarla entre palestinos, israelíes y estadounidenses, dice algo de quién se trata, que ya vale de relativismos.) Así que se la tienen merecida. Aznar (y su Gobierno) mintió el 11 de marzo. Aznar no condenó el golpe contra Chávez y puso una vela al golpista con una entrevista de su embajador. Esa es la verdad. Y esta es la parte del asunto Moratinos que ejemplifica cómo es la política española.

lunes, 22 de noviembre de 2004

Hipotecas

No es la primera vez que me llama la atención algún titular referido al mercado inmobiliario. Y los signos de alarma se multiplican. El banco Barclays ha advertido de la posibilidad de una caída de los precios de la vivienda en el Reino Unido. Allí también la burbuja inmobiliaria y el endeudamiento de las familias van parejos. Pero hay algo que me preocupa. No hace mucho más de 30 años (lo recuerdo todavía) el Reino Unido cambió su moneda para adecuarla al sistema métrico decimal. El cambio, bastante menos traumático que el del euro, trajo no obstante un claro ascenso de la inflación y muchos problemas para la clase trabajadora, porque entonces, como hoy, la crisis del petróleo contribuyó al encarecimiento de bienes y servicios. Aún estoy por leer (y de verdad que me gustaría) algún análisis comparativo de aquellos tiempos y éstos). Porque el impacto real del euro + petróleo + inestabilidad + ladrillos está por ver en nuestras economías.

Belenes

Ya están en los comercios catalanes las figuras de Felipe y Letizia, príncipes de Asturias, como caganets para los belenes. ¿Se venderán también en la tiendecita de memorabilia regia y principesca que hay en la calle Mayor, más allá de la casa de Javier Marías, casi junto al palacio? Los quiero. Y no me dirán que la realidad no es hermosa. Además, el presidente del gremio asegura al dar la noticia que enviará un par a los príncipes y que estarán encantados. De verdad, los quiero.

viernes, 19 de noviembre de 2004

Cifras

El miércoles pasado, fui uno de los dos millones largos de personas que veíamos el programa de televisión Las cerezas. Y me gusta, aunque me desconecté cuando emitieron las imágenes de la perforación de un pene. En términos porcentuales, esos dos millones largos eramos sólo (atención) un 16,4 por ciento de los espectadores posibles de esa noche frente al aparato. Para algunos críticos de tv esto es un fracaso. Más de dos millones de personas que no veíamos series o películas en otras cadenas somos un fracaso. Dos millones somos mucha gente. Raros frente a la televisión, quizá. Pero no somos parte de un fracaso.

Un general

El doloroso asunto del general Vicente Navarro y sus ‘autopsias light’ (manda huevos, que diría aquél) ilustra lo que hace tiempo apuntaba Eduardo Subirats (quizás entre otros autores, pero yo no los conozco) y que llevo mucho tiempo defendiendo. A saber, la diferencia a la hora de gobernar, incluso de pensar entre los demócratas de nacimiento y los de convicción. Seguimos (en toda la sociedad) en manos de una generación que fue educada en el franquismo en los años clave, en la primera infancia. Poco a poco se ha ido produciendo el relevo de quienes se educaron y vivieron en clave franquista, conversos a la democracia, sí, pero no en su interior profundo, que fue educado con maneras totalitarias. (Subirats lo dice mejor) Ahora solo quedan los educados en aquel periodo (yo también) y los modos, la impronta totalitaria ya no es la misma. Es, por mucha risa que le dé a los imbéciles, el talante de quien ya no fue a lo OJE (como si fue Felipe González, para repartir a ambos lados, que ésta no es cuestión de partidos sino de generaciones). Por eso aún seguimos en la transición y ésta no se completará hasta que no sean mayoría, en gobiernos, en empresas, en la sociedad, todos aquellos para quien Franco y el franquismo son sólo un capítulo en los libros de historia. El estilo de este general, el sutil desprecio al tener que dar cuenta de sus actos es algo vivido, establecido y sentido durante sus años de formación. Y eso no significa que este señor sea de derechas, ni de nada. (El papanatismo de la izquierda a la hora de enfrentarse a ciertos fenómenos nuevos como la violencia doméstica, o el respeto a las creencias ajenas, forma parte del mismo fenómeno.)

jueves, 18 de noviembre de 2004

El imán

La sentencia que condena a un imán a la cárcel por haber escrito su interpretación del Corán acerca de cómo golpear a las mujeres sin dejar huellas es una pasada. A la cárcel con un musulmán. ¿Lo cogen? Pero hay signos de arrepentimiento. Cuando hace un par de años surgió la lectura del imán de marras nadie dudó en condenarlo. Pero hoy... Es que con el islam hemos dado. Así que veremos en qué queda. En cualquier caso, lo importante es ¿qué se puede escribir y qué no? ¿Es el formato ‘Libro de instrucciones para maltratar’ lo ofensivo en este caso? ¿Y qué es El Príncipe de Maquiavelo? Y como ahora surgen códigos deontológicos, autorregulaciones y clamores por los contenidos de la televisión a unas horas, no sé qué pensar.

miércoles, 17 de noviembre de 2004

Falluja

El domingo anterior a las elecciones en Estados Unidos, Rafael Sánchez Ferlosio publicaba en ABC un artículo titulado La hipótesis de Falluja en la que ligaba el ataque sobre la ciudad al día de los comicios, para así reforzar la posición del que después saldría elegido. Es decir, Bush. Se equivocó el maestro ligeramente pues la batalla no comenzó hasta que la elección no estuvo claramente del lado republicano. Mientras hace 20 años, Margaret Thatcher ligó algunas batallas en torno a las Malvinas con momentos políticos, porque decidía ella sola, en esta ocasión los muchos y astutos analistas de la Administración Bush fueron capaces de prever lo que las imágenes que ahora se difunden de crímenes podían provocar. Aguarda, debieron decir, que no es seguro que no se filme, grabe o fotografíe algún horror como el de la cárcel de Abu Graib en plenos comicios, llevando a los votantes a los brazos del bostoniano. La guerra de Vietnam no empezó a causar espanto solo con la matanza de My Lai, sino también con el lento gotear de las imágenes de ejecuciones, niñas abrasadas por el napalm y otros espantos. Por lo demás, ¿de qué se sorprende nadie? ¿Acaso no es obligación del soldado acabar con su enemigo? ¿A qué los melindres? En las guerras nadie se la coge con papel de fumar. Entre otras cosas, porque no lo hay.

martes, 16 de noviembre de 2004

Miscelánea

«Algo se mueve en el escenario vasco. Ensordecido durante unos meses por el estruendo del 11-M y sus secuelas de dudas...». Ignacio Camacho, director de ABC el domingo 14. (Los domingos los directores de algunos periódicos suelen pontificar: vocaciones frustradas) Pero ¿de qué habla este hombre? ¿Qué dudas? Solo agradece su nombramiento en el diario.

Han recogido un millón de firmas por la asignatura de religión. Bien. Quiero los nombres y apellidos para que me digan a la cara porqué tienen mis hijas que estudiar esa materia o cualquier otra relacionada con creencias. En nombre de qué dios tienen que tener esa ideología y no otra. Que la estudien (y, por supuesto, se la apliquen) ellos.

lunes, 15 de noviembre de 2004

Símbolos

Hace 20 años (y empieza a ser muy molesto no tener tantos recuerdos con 20 años, sino tanta vida) visité y residí durante algunas semanas en Wiesbaden, ciudad alemana en la que aprendí algunas cosas (incluso a comer espinacas). Allí había entonces (por eso menciono la fecha, no sé ahora en qué parará) una calle llamaba Adolf. Preguntada la amable mujer que me alojaba quién era ese Adolf, respondió que sólo hay un Adolf en Alemania, y que el nombrecito de aquella calle se había quedado como recuerdo para toda Alemania. Entonces, y siguen siendo 20 años, Alemania no existía sino como dos repúblicas bien distintas, así que no sé si había otra calle semejante, del otro lado del muro. Y viene a cuento porque no quiero que retiren la estatua de Franco. No por tolerancia ni nada, pues hay que quitar placas y calles por todas partes, sino para seguir teniendo un lugar donde ejemplificar la protesta contra el régimen. ¿Donde van a tirar pintura, o insultos los que tengan necesidad? Dejadla, que la protesta que no pudo ser en su momento, aún sigue congregando a personas de bien.

jueves, 11 de noviembre de 2004

‘Bautismo’ civil

La verdad es que tienen razón los que ven como un sinsentido este extraño matrimonio entre bautismo y civilidad. Hace mucho tiempo que las personas que no bautizan a sus hijos celebran su nacimiento junto a la familia cercana sin que a nadie se le ocurriese llamar a eso ‘bautismo civil’. Como siempre, la ignorancia aterradora de lo que la lengua es y significa lleva a estas monstruosidades, mezclando lo que es la imposición de un sacramento de bienvenida a una comunidad, con su ritual, con un mero gesto administrativo sin más rito que la escritura de unas palabras. La verdadera ceremonia civil, el auténtico ‘bautismo’ (siempre en bastardilla o comillas) sería que su registro fuese de su propia mano, y no por la figura interpuesta de los padres, y admitirle como miembro de la ciudadanía (que es lo que pretenden los promotores de esta singular ceremonia) mediante un juramento explícito de acatamiento de la Constitución al cumplir los 18 años; tiempo éste en el que los sujetos empiezan de verdad a ejercer sus derechos y se liberan de la patria potestad. Pero la institución napoleónica del Registro con mayúsculas nunca admitirá la dilación en el registro, ni mucho menos los padres, raudos escribientes en este libro que les asegura pensiones, descuentos y ciertas dosis de legitimidad, en tanto que miembros de la comunidad fecunda de ciudadanos.

lunes, 8 de noviembre de 2004

Fraga

Leo con retraso un artículo de Suso de Toro titulado Obscenidad en la política gallega y publicado en La Vanguardia del 10 de octubre. Es otra cerilla en el túnel, como diría Haro. En el túnel del pensamiento acomodado, de periodismo insulso, de idiotez, de Toro dice: «Fraga es un actor exhausto que está condenado a representar hasta el final el personaje que el mismo soñó». En la prensa española, a la hora de enfrentarse al personaje, puede más el concepto ‘abuelito’ con diferentes variantes, que la realidad de un personaje al que nadie parece querer ver fuera de la escena. Es como si fuera inevitable, una servidumbre ante un político tan representativo del franquismo como plenamente anómalo. Probablemente es una cuestión de generación. Deben ser cientos los periodistas que ‘le deben algo’, a quienes asusta por el poder que concentró en los primeros años 60 del siglo pasado, cuando era ministro de Información. Sólo así se explica la falta absoluta de crítica y la amabilidad con la que se le frota el lomo al dinosaurio.

viernes, 5 de noviembre de 2004

Arafat

Siento su desaparición. Y no sólo por razones ideológicas. Nunca he llevado una palestina, aunque sí un kefilá que me regaló mi padre, pero la imagen de Arafat en la ONU forma parte de mis recuerdos infantiles, de ese mundo sencillo en el que los malos eran malos y los buenos sólo pedían un suelo para sus gentes. Y la experiencia posterior no borra su recuerdo de los telediarios comiendo, del diario Informaciones, con la última hora en la última página. Un poco por saber de él elegí este oficio.

jueves, 4 de noviembre de 2004

García

«El sexo es lo que nos queda cuando no hay amor». Cito de memoria, pero más o menos así es la frase muy destacada en la publicidad de la última novela de Gabriel García Márquez. Es una obviedad y una tontería. Es una frase vulgar, más propia de un garcía que de un márquez. Y por supuesto indigna de un garcíamárquez. Al margen de que a veces los encargados de publicitar un libro no sepan ni quién es el autor, en este caso la frase califica ( o des-califica) al escritor. Y más márgenes: la apología del sexo poco consentido entre un anciano y una menor virgen; el título, que nadie critica y que a otro le costó no pocos disgustos (Todas putas, aquel libro de Hernán Migoya patrocinado por el Instituto de la Mujer), algo que sólo algunos columnistas de periódicos de derechas lo mencionan de pasada; las excusas, ridículas, para sacar a ‘Gabo’ (como si todo el mundo pudiese llamarle así o, como diría un periodista, como le llaman cariñosamente sus amigos) en cualquier sitio, columna, lugar, artículo. Y siempre bien. Una de tres: o el brazo de Carmen Balcells (el agente literario de habla hispana más importante y temido del mundo) es largo y terrible; o los regalos de la editorial Mondadori son de los que se recuerdan toda la vida por lo espléndidos; o, probablemente, porque en esta profesión nos hemos convertido en idiotas en todos los medios.

Un amigo

Hoy he leido en ABC mencionar elogiosamente a David Torrejón, una de esas personas que conozco y sé de ella a través de amigos comunes y a la que me gustaría conocer más. Atesorador de experiencias laborales muy diversas en el campo de la publicidad, inventó con otro hace ocho años unos premios (yo no lo sabía) que parecen tan obvios que han sido un éxito. Y además van a contracorriente de la idiotez superficial reinante: son premios a la eficacia publicitaria. Es decir, premian el trabajo y no a la apariencia de éste, de las agencias, los anuncios y las empresas. Lo lógico: un anuncio es para vender, no para lucir el talento y la creatividad para epatar al cliente sin que éste venda una escoba.

miércoles, 3 de noviembre de 2004

Espesura

Hay muchos asuntos de la realidad, de la verdad que decíamos el otro día. Pero estoy un poco espeso. Cada vez me da más miedo la dejación, el abandono de los medios de comunicación de su función y de cómo la propaganda y la estupidez lo invaden todo. O la mezquindad, respecto a este partido o aquél, la permanente confusión entre lo que es y lo que nos gustaría que fuera, la falta de rigor casi absoluta de los periodistas y los políticos. Y el fantasma de la censura en televisión a cuenta de los contenidos aptos para chiquillos. Claro, como somos los padres los que usamos la televisión como guardería, lo que exigimos es que los profesores no sean pederastas. Asi que, hala, que la televisión tenga norma y rango de guardería. Pero no la apagamos.

lunes, 1 de noviembre de 2004

Maniquí

Ayer vi en un centro comercial del norte de Madrid una prueba más del proceso de imbecilización acelerada que estamos sufriendo. El centro es un horror, falsamente lujoso, con enormes lámparas, cúpulas y mármoles, como la imitación de un decorado de película de los años cincuenta, que intenta a su vez imitar el fasto de una corte europea. (Un juego de imitaciones dentro de imitaciones que terminan por quedarse en la apariencia de la falsedad y que unas lluvias copiosas pone en su lugar, inundando falsos techos o paralizando las escaleras mecánicas.) Pero lo más llamativo estaba en el escaparate de una tienda, desde donde un maniquí con un corrector dental trataba de convencernos de su real virtualidad mientras sostenía una tabla de surf y sonreía. Maniquí. Corrector dental. ¿Veremos maniquíes gruesos, con acné o sencillamente deformes?

viernes, 29 de octubre de 2004

Tontería en movimiento

Por su interés, reproduzco esta carta de un lector publicada en El Pais. Es posible que Madrid tenga una deuda con Santiago Calatrava, como por otra parte, con otros muchos arquitectos. Pero ¿no hay una estación de metro, de tranvía ligero o pesado, algún puente o pasarela sobre la M-30 que pueda realizar? ¿No hay alguna remodelación de museo, ampliación de hospital o edificio de oficinas que pueda llevar su sello? ¿No puede emplear Cajamadrid su dinero, en realidad el de sus clientes, en algo mejor? Porque francamente, el obelisco de la plaza de Castilla parece una de esas antorchas para jardín de Ikea que lo mismo sujetan una vela que una barrita antimosquitos. Lo peor es que se trata de una tontería en movimiento –por cierto ¿quién va a pagar ese movimiento?–, un desperdicio de energía y recursos y una nueva obra en Madrid sin el más mínimo debate.

miércoles, 27 de octubre de 2004

Más publicidad

En la radio se han refugiado (para que nadie se fije en ellos) los anuncios más tontos y, probablemente también los que más controversia pudieran provocar. O no entiendo nada. Oido: una cuña de un ciclomotor de 125 cc, que ahora puede conducir cualquiera con un permiso de coches, sin necesidad de nuevo carné; dice «y si no sabes conducirlo, te damos un cursillo gratis» Es decir, hemos convencido a la DGT de que para subirse a esta moto no hace falta que se enriquezcan las autoescuelas, ya lo hacemos nosotros los fabricantes. Eso sí, para descargarnos de responsabilidad te contamos cómo hacer para que no te partas la cabeza. Oído también: una cuña de un coñac, que dice que a la hora de la comida y «antes de coger el coche» te tomes un copazo de su coñac y te pongas a desear que desaparezca el atasco. Coche. Copa. Atasco.

La publicidad

El organismo que regula la emisión de anuncios en televisión realiza dictámenes no vinculantes, aunque las cadenas suelen hacer caso de sus recomendaciones. El último dictamen recomendaba no emitir la publicidad de Supersize me, el documental sobre los efectos que una dieta basada en la comida rápida puede provocar en el organismo. Y es que en el trailer aparecía la famosa M del payaso (de una forma inevitable, según la propia distribuidora del filme, ya que éste se ha rodado casi en su totalidad en ellos). Bueno. Pero ¿por qué se emite entonces uno de Pascual sobre los «yogures de larga duración» que miente aunque el gobierno de Aznar les dejara llamar así a sus brebajes? Los yogures no pueden ser de larga duración. Por cierto, no están demostrados los supuestos beneficios de la soja en «cosas que afectan a las mujeres» como dice otro anuncio también recomendado de los mismos.

martes, 26 de octubre de 2004

Pinceladas ligeras

El alcalde de Parla (del PSOE) está encantado con el tranvía que en un par de años recorrerá las calles de su ciudad. Bien. El alcalde de Pozuelo (del PP) quiere que entierren el tranvía que ellos llaman metro ligero y consigue que le cambien el trazado. Bien. Un lector escribe sobre la «nueva herida abierta en Pozuelo con el metro ligero». ¿Cuando explicarán que es lo mismo, que es un tranvía y no establece más barrera que un autobús? De momento, los de Parla son los mejor informados.

lunes, 25 de octubre de 2004

Un recuerdo

Hace unos días murió el guionista y escritor Armand Matias Guiu. Uno de esos nombres que sólo unos cuantos especialistas (y no estoy entre ellos) recuerdan y conocen. Pero en este caso sí sabía quién era y qué recuerdos me ha traído. Porque leí su apellido imposible hace cuarenta años asociado primero al DDT y después a las revistas de la Editorial Bruguera, escribiendo las historias de bastantes personajes y de secciones de textos más o menos de humor. Nunca le olvidé porque su apellido me enseñó a discriminar la u al pronunciar gui o gue. Yo lo pronunciaba gu-i-u y mi padre me sacó del error: es gui-u. Y porque nunca acepté que se pronunciase así; para mi era un apellido ficticio, un chiste más hasta que las necrológicas se han empeñado en quitarme, otra vez, la razón. Para mi siempre será gu-i-u, alguien que me hizo reir y me enseñó, así que, que tengas buen viaje Armand.

Quién y dónde se dicen las cosas

Manuel Martin Ferrand que sabe tanto de televisión que, junto a su amigo Luis Ángel de la Viuda programaba en 1990 en la hora estelar El santo y le daba un espacio de entrevistas a Juanjo Menéndez por la noche, entre otras perlas de a3, dice que no hay beneficios en decirle a un espectador con 11 días de antelación lo que va a ver. Lo dice en una casa que vende los viernes una revista que anuncia la programación. Lo dice en una casa que gana una pasta con eso. Lo dice porque le han metido a Tele 5 más de 300.000 euros de multa por contraprogramar. Lo dice porque solo España e Italia lo hacen en el mundo. Lo dice ¿porque nunca ha visto la televisión en otros países?

viernes, 22 de octubre de 2004

Más de la verdad

Bienvenido sea un debate así, que se vaya extendiendo por los periódicos. Lluis Foix, en Periodistas y lectores (La Vanguardia del 21 octubre) cita: «La verdad, decía Umberto Eco, sólo se impone por la fuerza de la verdad» en un artículo en el que también menciona mentiras históricas (Hearst y Dreyfuss) y todo a cuenta de la comisión del once de marzo. Su conclusión no puede ser ocuparse más obvia: hay quien se preocupa más de lo que pudo haber pasado que de lo que pasó.

jueves, 21 de octubre de 2004

La verdad

Lo decía Félix de Azúa en El país hace unos días, a propósito de artículos de Gregorio Morán, Manuel Trallero y otros. La verdad existe. Algo tan simple y tan obvio, algo que debería ser la base del periodismo y la información, aunque tenga matices, casi ha desaparecido. El artículo de Morán era sobre un cantaor o bailaor o nosequéor flamenco que mató a un peatón al volante de un coche que conducía sin carné, se escondió y pretendió cargarle el crimen a su hermano, menor de edad, porque así el castigo sería reducido. Esa es la verdad, por más que se intente disculpar al «artista» (así lo llaman). El artículo de Trallero, sobre un juez ahora condenado por prevaricación se preguntaba cómo nadie en Barcelona denunció a dicho juez si «todo el mundo conocía de sus chantajes». Otra verdad. Esa odiosa palabra, según titulaba Azúa con acierto, que luego añadía otras verdades sobre armas de destrucción masiva o el relativismo, esa corriente científica que cuestiona todo a base de restar legitimidad a la propia ciencia. En fin un debate muy amplio sobre si existen o no los absolutos. Debateinteresante si no se aplicase al derribo de certezas verdaderas y hechos que suceden: la verdad existe. La verdad del Yak-42. La verdad del 11-M. La verdad, ese odioso concepto.

miércoles, 20 de octubre de 2004

Elecciones americanas

Como decía mi amigo Sevi de LA BODA: estoy hasta el gorro de las elecciones americanas. Por cierto, ¿de cuáles? ¿De las de Uruguay el 31 de octubre de las que no se puede leer nada en la prensa convencional? América es algo más que Estados Unidos y Norteamérica tiene tres países: Canadá, México y los unidos. Hay que leer los canales alternativos.

lunes, 18 de octubre de 2004

La casa de Chinchón (2)

Hoy Abc responde en un informe sobre el 11 de marzo a los sufridos habitantes de Morata de Tajuña: la casa de los terroristas es la casa de Chinchón. (No digo nada del informe, lo publica el diario de la grapa (no porque sus mandos beban) sino porque está sujeto con una grapita.) ¿Y los vecinos de Chinchón?

viernes, 15 de octubre de 2004

No nos mezcle con esa gente

Qué bueno: los de Morata de Tajuña, un pueblo madrileño, se quejan de que a la hora de hablar del atentado del 11 de marzo, se mencione «la casa de Morata de Tajuña» como esencial en la preparación del crimen. ¿Por qué? Es que la casa está en Chinchón. Así que «este es un pueblo muy tranquilo» (de verdad que lo dicen en su carta de hoy a ABC) y la casa es de Chinchón. Y luego nos extraña que los catalanes quieran ser catalanes y los vascos, vascos. En mi pueblo no se preparan atentados, estaría bueno, hasta ahí podríamos llegar.

viernes, 8 de octubre de 2004

Lo encontraron

La entrevista en la televisión pública al líder del partido de la oposición hace unos días fue bastante modélica. Había periodistas de todos los pelajes, horario estelar, etcétera. De hecho, fue tan modélica que a Abc le ha costado encontrar algo que criticar. Pero ya lo han encontrado. Hoy se lamentan, en un suelto muy perdido en la sección de televisión, de que dicha entrevista (más de dos millones de audiencia) fuera programada (y el PP no se dio cuenta) el mismo día del estreno de la serie Aqui no hay quien viva (que arrasó, más de siete millones de espectadores).

miércoles, 6 de octubre de 2004

Una pregunta

Leído en ABC de una supuesta lectora, a propósito de la enseñanza de una religión en la escuela (porque todos dicen "enseñanza de LA religión", como si fuese la única, ay la lengua). (¿Dónde estás Rafael Sánchez Ferlosio?) Dicen: "¿Va a mirar un niño un libro si no puntúa?" Pero ¿no era para mejor adoctrinamiento personal? ¿no era porque los niños y la sociedad lo necesitan? Así que UNA religión sólo se estudia porque puntúa. A lo mejor es que se enseña en el lugar equivocado.

lunes, 4 de octubre de 2004

Un matiz

Dice Abc "Una macroencuesta a 120.000 personas permitirá mejorar la movilidad". Con tantos participantes parece más un referéndum.

Preferencias

Cada vez me gusta más la lectura cuidadosa. Estos días atrás El Mundo se acercaba a la legendaria capacidad manipuladora de ABC. Primero con el titular «El PSOE pone en libertad», como si fuera posible que alguien ajeno a la Justicia pudiese poner en libertad a los presos. Después, de la coincidencia entre congreso PP y detención ETA: «Aunque haya quien dude» ¿quién? ah, usted mismo a quien acabo de insinuárselo. Y la mejor: «la melancolía lleva a pensar que el 14-M fue sólo el fruto de las malas artes del PSOE». Mas bien los melan-cólicos, biliosos y mendaces. Como El Otro: "Yo no oculté crímenes en cal viva". Es una mala persona, sencillamente. Lo que, entre dientes, mirando con desconfianza por encima del hombro, se llama: un mal bicho. Cela los retrata bien en Mazurca para dos muertos.

viernes, 1 de octubre de 2004

El valor de la lectura

Que ejercicio tan penoso es leer El Mundo, en general y hoy en particular. El 11 de marzo, fulano y mengano se reunieron con zutano. Y yo me fui a comer a las 14 después de discutir con dos personas sobre la autoría y tras leer las primeras informaciones en la BBC. Y yo ni soy ex ministro ni general, sólo lector. Tiene razón Daniel Gavela, El País, 30 de septiembre. ¿Comó es que en algunas potentes redacciones nadie se dio cuenta?

jueves, 30 de septiembre de 2004

Una cita

Est virgo hec penna, meretrix est stampificata. La pluma es una virgen, la imprenta, una puta. Lo escribió Filippo de Strata a caballo de los siglos XV y XVI. Otra cita: la información es una virgen, internet es una puta. Aún no la ha escrito nadie, pero la piensan muchos.

Tranvía sí, metro ligero, no

Durante varios meses ningún responsable de las administraciones locales de Madrid puso pegas al llamado «metro ligero» que vendía y vende la Comunidad de Esperanza. Pero ahora han surgido los problemas ¡y son correligionarios! ¿Por qué? Pues porque llamar «metro ligero» al tranvía de toda la vida les había confundido por completo. ¿Son ignorantes? No. Más bien se han acostumbrado tanto al eufemismo y ha decir-pero-no-decir las cosas que cuando se enteran de algo es tarde. Así que cuando este verano el diario El Mundo ha publicado fotografías del tranvía, cuando las líneas que ya existen en Barcelona y Valencia se saldan con más de un accidente con automóviles y peatones, a los alcaldes afectados les ha venido por fin la inspiración: ¿Me van a reelegir los desgraciados que se chupen un tranvía a 15 metros de su casa? No está claro, asi que... Que lo entierren. Pero el «metro ligero» no se puede enterrar, porque es un t-r-a-n-v-í-a. El metro es el único bajo tierra. Incluso en los diccionarios.

miércoles, 29 de septiembre de 2004

Cebrián contra los digitales

Esta es una historia un poco enrevesada y compleja, y tal vez demasiado profesional, demasiado especializada, pero creo que es interesante. El consejero delegado de Prisa y legendario pope del periodismo español de la transición Juan Luis Cebrián realizó hace unos días un ataque en toda regla contra los medios mal llamados digitales. (Ataque prontamente contestado por esos medios, etcétera.) El ataque se produce dentro de una estrategia más amplia destinada a influir en la elección del próximo director del diario de referencia, etc. El País. El ataque se produce tras la firma de un convenio entre la asociación de editores de diarios (que el preside ahora) y la Administración para que también los digitales reciban su parte de la publicidad institucional. El ataque también se produce tras la fuerte tormenta causada por una publicidad más o menos lamentable según la sensibilidad de cada uno de elpais.es (con imágenes de Nueva York antes y después del 11-S y el texto: "en un día pasan muchas cosas" promocionaban la suscripción del diario). Ataque y tormenta han subrayado algo: no es el mismo medio con distintos medios (papel, internet), sino que no tienen nada que ver. La Defensora del Lector de El País lo dejó claro el domingo 19 en su columna. Por cierto, a ese ataque se ha unido Pedro J. Ramírez director de El Mundo (obsérvese que no es calificado de ninguna manera). Aunque en su diario, un columnista (a veces quinto, salvo cuando escribe de baloncesto) llamado Víctor de la Serna defiende sin embargo la existencia de los medios digitales que "han permitido descubrir la falacia de los papeles contra Bush hechos públicos por la cadena CBS" no es cita literal, pero vale. Es decir, la credibilidad de los medios digitales es inversamente proporcional a su capacidad intoxicadora.

Matrículas de coche

A propósito de las matrículas de los vehículos, la discusión acerca de la venta de automóviles usados con una matrícula u otra está planteada al revés. El problema es que para algunas personas sea un riesgo el que un coche tenga una matrícula de donde sea, no que los coches no se vendan en esta comunidad o en aquella. Como siempre, la clave está en esa pobre gente que se siente mal al volante o junto a un automóvil que no sea de los suyos.

viernes, 24 de septiembre de 2004

Perlas de la realidad

Ahora se vuelve a investigar la desaparición de un expediente médico del rey de la consulta de un urólogo en Barcelona. Más Barcelona. Sólo este año se han inaugurado allí 25 hoteles. 25. ¿Pero los JJ OO no eran en Madrid, que tiene déficit hotelero? ¿No ha faltado gente en el Fórum?

La burbuja inmobiliaria

Umm! Hace unos días en la emisora de radio SER comentaba un individuo identificado como responsable de una asociación de promotores de vivienda que ésta (la vivenda, no la asociación) iba a mantener su nivel de subida imparable de precios el año que viene. Hoy el Fondo Monetario Internacional advierte de una "inminente corrección brusca" en esos precios por la subida de los tipos de interés. Total, que el FMI recomienda más controles sobre las entidades, nuevas reglas hipotecarias... Me encantan las contradicciones. Lo obvio: es insostenible el grado de endeudamiento de más del 50 por ciento de las familias españolas.

jueves, 23 de septiembre de 2004

Han vuelto

El otoño ha traido de vuelta algunas pequeñas maravillas. La pirámide financiera, esta vez a través de internet y por sólo 10 euros. Y los chistes e imágenes divertidas de los amigos y los compañeros. No es broma. Me gusta ver mi buzón de correo con estas cosas.

miércoles, 22 de septiembre de 2004

Nombres y palabras

Nombre: Aznar. Palabras: «el 11 de marzo se decidió en 711 en Tarifa»; sí; el toro que mató a Manolete se llamaba al-isleró y era de pura raza arábigo andaluza; este hombre está enfermo y sólo los abecedarios lo pueden tomar en serio. Nombre: Manuel Martín Ferrand. Palabras: defiende a Germán Yanke por sus telediarios en Telemadrid: «necesario sosiego al programar»; «calma ante los proyectos que necesitan más tiempo»; y así; pero ¿los ha visto?; ¿ha visto televisión desde que dirigía Nuevo Diario en 1969?; la programación de antena3tv entre 1989 y 1991, hecha al alimón con Luis Ángel de la Viuda (otro amigo como Carrascal y Yanke), es la mejor prueba de los gustos televisivos de este gastrónomo. Nombre: Príncipes de Asturias. Palabras: es agotador repetir lo obvio: no quiero que los jefes de este estado, presentes y futuros, hagan ostentación de sus creencias religiosas en actos oficiales; si quieren abrazar estatuas y oler incienso, en sus ratos libres, que son muchos.

lunes, 13 de septiembre de 2004

Quiero el canon

En su momento, para beneficiar a los fabricantes de televisores y de ideologías, en los años 1960, se decidió financiar la televisión pública a la italiana y no a la francesa o británica. Fue un error y estamos pagando indirectamente una pasta por el déficit de las operaciones triunfales o no, los un-dos-tres-de-toda-la-vida-otra-vez y tantas y tantas, documentales de saldo y anas obregones incluidos. Quiero el canon. No me importa pagar por una televisión racional, ajustada a un presupuesto racional, que aproveche racionalmente los extraordinarios recursos en materia de documentación, información y formación que posee. Quiero el canon. Y el que quiera publicidad que vea la granja del gran hermano.

viernes, 10 de septiembre de 2004

Nombres

Alguna parte de la realidad gira en torno a los nombres. José Bono, ministro, en una beatificación, no escarmientan, mezclando, mezclando sus creencias con los cargos, la representación. Manuel Fraga, ministro franquista, responsable por sus cargos políticos en España entre 1960 y 1975 de torturas, ejecuciones y otras sevicias, continúa al frente de una comunidad autónoma. Sólo se critica su edad. Es una vergüenza que siga en primer plano. Baraja, futbolista (y por eso no tiene nombre, sólo apellido), que dice que se van a cargar el fútbol por jugar 64 partidos en un año. 64. Dividir: un partido cada 5,7 días. Ya le vale a él y al resto que se suman a semejante despropósito. Me da pereza buscar su sueldo anual para ver a cuánto sale cada partido, cada 5,7 días. José Antonio Zarzalejos, periodista, ex director de Abc, que hace público su pensamiento periodístico cuando se retira del diario. Que expresa lo contrario de lo realizado, lo opuesto a lo pedido a sus subordinados, lo diferente a lo que la empresa le ha exigido, y así con el juego de contraposición, ya no recuerdo cómo se llama esa figura literaria, hasta el infinito. Nombres.

viernes, 27 de agosto de 2004

Fotografías de los Juegos Olímpicos

Una de las mejores fotografías de los Juegos Olímpicos de Atenas no recoge a ningún atleta ni refleja una competición. Es una imagen de un espectador, la acreditación al cuello, con las cintas atiborradas de pequeñas insignias, con el gesto profundamente aburrido y displicente. Es la imagen del tedio, del hastío, con los ojos ocultos tras unas gafas de sol. Sus piernas, en un gesto de mala educación, traspasan su fila y vienen a posarse como las de una cigarra sobre el asiento delantero mientras los pies reposan en los brazos de la butaca, como asegurándose de que nadie venga a turbar su comodidad. A su lado, una mujer se entusiasma con el desarrollo de la competición, con un gesto natural, de goce por el espectáculo. Ambos tienen nombre y apellidos. Son Jaime de Marichalar, consorte de una infanta y duque, y Elena de Borbón, su esposa. Y este es la imagen que me gustaría leer comentada a Millás en El País.
Otra imagen de esta semana basa su magia en el texto que la acompaña y en los detalles que oculta. Los separadores físicos de los carriles exclusivos para autobuses y taxis han vuelto a la calle Serrano. ABC da cuenta de su vuelta tras un primer intento fallido. Cambian las administraciones locales, cambian las percepciones. Nadie recuerda en el diario las muchas semanas que duró su propia campaña para eliminarlos. Entonces (hace tantos años) era el PSOE el que gobernaba en Madrid. Y el diario tenía su sede en la calle Serrano. Hoy hay un centro comercial y gobierna el PP. Hoy los bordillos (caros, frágiles, azules) son una buena medida.

viernes, 20 de agosto de 2004

Fotografías de ministras

Ahora son las fotografías de ministras en una revista de moda las que causan escándalo. La que nos espera en los próximos años a cuenta de la "frivolidad", y no sólo del pp. Soledad Gallego-Díaz, una de las grandes del periodismo –de los Prisa de toda la vida-, también las ha sacudido. Aburre. Además, las fotos son lo de menos. Las preguntas de las entrevistas que se acompañan son absolutamente delirantes: "1.300 millones para solucionar el problema del agua, ¿no es más cara que el champán?" Y así. Lisérgico. En otro orden de cosas, aunque soy de natural respetuoso con los derechos de autor y como no encuentro el enlace, incluyo un interesante y revelador texto de un excelente escritor, Eduardo Galeano, a cuenta de Venezuela. Dice. Entre Venezuela y Nadalandia
"Extraño dictador este Hugo Chávez. Masoquista y suicida: creó una Constitución que permite que el pueblo lo eche, y se arriesgó a que eso ocurriera en un referéndum revocatorio que Venezuela ha realizado por primera vez en la historia universal. No hubo castigo. Y esta resultó ser la octava elección que Chávez ha ganado en cinco años, con una transparencia que ya hubiera querido Bush para un día de fiesta.
Obediente a su propia Constitución, Chávez aceptó el referéndum, promovido por la oposición, y puso su cargo a disposición de la gente: “Decidan ustedes”. Hasta ahora, los presidentes interrumpían su gestión solamente por defunción, cuartelazo, pueblada o decisión parlamentaria. El referéndum ha inaugurado una forma inédita de democracia directa. Un acontecimiento extraordinario: ¿Cuántos presidentes, de cualquier país del mundo, se animarían a hacerlo? ¿Y cuántos seguirían siendo presidentes después de hacerlo?
Este tirano inventado por los grandes medios de comunicación, este temible demonio, acaba de dar una tremenda inyección de vitaminas a la democracia, que en América Latina, y no sólo en América Latina, anda enclenque y precisada de energía.
Un mes antes, Carlos Andrés Pérez, angelito de Dios, demócrata adorado por los grandes medios de comunicación, anunció un golpe de Estado a los cuatro vientos. Lisa y llanamente afirmó que “la vía violenta” era la única posible en Venezuela, y despreció el referéndum “porque no forma parte de la idiosincrasia latinoamericana”. La idiosincrasia latinoamericana, o sea, nuestra preciosa herencia: el pueblo sordomudo.
Hasta hace pocos años, los venezolanos se iban a la playa cuando había elecciones. El voto no era, ni es, obligatorio. Pero el país ha pasado de la apatía total al total entusiasmo. El torrente de electores, colas enormes esperando al sol, a pie firme, durante horas y horas, desbordó todas las estructuras previstas para la votación. El aluvión democrático hizo también dificultosa la aplicación de la prevista tecnología último modelo para evitar los fraudes, en este país donde los muertos tienen la mala costumbre de votar y donde algunos vivos votan varias veces en cada elección, quizá por culpa del mal de Parkinson.
“¡Aquí no hay libertad de expresión!”, claman con absoluta libertad de expresión las pantallas de televisión, las ondas de las radios y las páginas de los diarios. Chávez no ha cerrado ni una sola de las bocas que cotidianamente escupen insultos y mentiras. Impunemente ocurre la guerra química destinada a envenenar a la opinión pública. El único canal de televisión clausurado en Venezuela, el canal 8, no fue víctima de Chávez sino de quienes usurparon su presidencia, por un par de días, en el fugaz golpe de Estado de abril del año 2002.
Y cuando Chávez volvió de la prisión, y recuperó la presidencia en andas de una inmensa multitud, los grandes medios venezolanos no se enteraron de la novedad. La televisión privada estuvo todo el día pasando películas de Tom y Jerry.
Esa televisión ejemplar mereció el premio que el rey de España otorga al mejor periodismo. El rey recompensó una filmación de esos días turbulentos de abril. La filmación era una estafa. Mostraba a los salvajes chavistas disparando contra una inocente manifestación de opositores desarmados. La manifestación no existía, según se ha demostrado con pruebas irrefutables, pero se ve que este detalle no tenía importancia, porque el premio no fue retirado.
Hasta ayercito nomás, en la Venezuela saudí, paraíso petrolero, el censo reconocía oficialmente un millón y medio de analfabetos, y había cinco millones de venezolanos indocumentados y sin derechos cívicos.
Esos y otros muchos invisibles no están dispuestos a regresar a Nadalandia, que es el país donde habitan los nadies. Ellos han conquistado su país, que tan ajeno era: este referéndum ha probado, una vez más, que allí se quedan." Eduardo Galeano

viernes, 13 de agosto de 2004

La desfachatez de algunos medios

He vuelto de las vacaciones con bastantes ganas y algunos descubrimientos. Me llama la atención la desfachatez de los corifeos mediáticos del PP. O sea, los periodistas y escritores que escriben en diarios como ABC o El Mundo, tergiversando, mintiendo o deformando la información, eso sí, con una calidad incuestionable. La de este verano es TVE. Después de muchos años lamentando la competencia desleal de TVE con las cadenas privadas, Martin Ferrand (a quien su paso por Antena 3 TV engrosó el currículo, por más que sus decisiones de programación y profesionales fueran harto difíciles de entender) ahora resulta que se escandaliza porque la audiencia de TVE cae en picado. Genial. Como ya no están los nuestros, manipulando TVE, vamos a exigir que compita con las privadas, para después quejarnos de la competencia y... Así hasta la náusea. Lo peor es la cantidad de gente de buena fe que se lee esas columnas, las cree y acepta.

jueves, 24 de junio de 2004

Anéstesicos y chequeos reales

El otro día me quejaba de los panegíricos mentirosos de los muertos recientes, Gil y, sobre todo, Reagan. Menos mal que Gonzalo Sánchez-Terán, que es un poeta que vive como tal en Guinea-Conakry, ha puesto las cosas en su sitio con el artículo Motivos para orinar en los pedestales. Estos días el fútbol y el fracaso de la selección española en la Eurocopa ejercen un efecto anestésico.
Probablemente si los medios de comunicación le prestasen a este deporte la misma atención que al bádminton, por poner un caso, tanto niño tonto millonario e irresponsable (con la afición, que es la que paga), jugaría realmente para ganar. El fútbol ha oscurecido un poco la extraordinaria noticia de una Casa Real haciendo público el resultado (pero no los datos) de un chequeo al rey. «Para acallar los rumores sobre su salud» en sus propias palabras. Mientras, en el despacho de su anterior urólogo, han desaparecido algunas pruebas y notas acerca de su salud, debido a un conflicto laboral. Seguiré pensando un poco más.

viernes, 11 de junio de 2004

Sexo y género, una polémica idiota

En las últimas semanas discuten las organizaciones feministas y la Academia de la Lengua acerca de la denominación que la violencia que se ejerce contra las mujeres debe tener en las leyes y en la costumbre. De un lado, la utilización de género como sinónimo de sexo, de otro, el uso de sexo. Al margen de que la gente lo dirá como quiera y que parece haberse adoptado el término violencia doméstica, el origen de la disputa está en el uso o no de un término muy usado en la sociología, pero de muy difícil encaje en castellano.
La cuestión no es tonta, porque en el lenguaje también se ejerce cierta violencia y hay un reflejo de situaciones sociales que forman parte del entramado que podemos llamar "el papel de las mujeres en la sociedad". Al grano. En los países anglosajones, el uso de la palabra género para indicar sexo es muy antiguo y hay toda una cultura del "género" aplicada a todo tipo de estudios, desde literarios hasta antropológicos, y siempre en relación con el papel que el "género" ejerce en la visión de las cosas.
Pero ese género es sexo en castellano. ¿De dónde viene este falso amigo del inglés? ¿Por qué la universidad y el feminismo se emperró desde el principio en traducir mal el gender inglés? Sospecho que cuando empezaron a llegar a España los ecos de esta forma de estudiar los fenómenos sociales y las primeras investigaciones en los años sesenta del siglo pasado, la situación política española no era muy propicia para el sexo. Me explico. Con un régimen dictatorial y represivo, el lenguaje está siempre bajo sospecha, en todos los ámbitos y máxime en la universidad o en la cultura. Así que no sería de extrañar que a la hora de enfrentarse con la censura por la traducción o la reseña de los estudios anglosajones sobre cualquier cosa relacionada con el "gender" se optase por un término más neutro como género, que por el auténtico y más rotundo sexo. Es obvio que un trabajo titulado "Políticas de sexo en la sociedad española de posguerra" dedicado a explicar qué era la Sección Femenina, chocaría de frente con la censura. Transformado en "Políticas de género en..." es difícil que la censura le pusiera trabas. Eso al margen del placer que buena parte de la universidad tiene por ser oscuros y emplear términos que expresen a las claras lo avanzados que están y lo bien que lo hacen en sus departamentos.

jueves, 10 de junio de 2004

Encomiásticos obituarios

Lo de los obituarios está últimamente fuera de la realidad. Por regla general, no se suele hacer mucha leña del árbol caído, pero a la hora de analizar las trayectorias, las políticas o la personalidad de personajes que fueron en vida muy discutidos suele haber cierta ecuanimidad o, cuando menos, silencio.
Siempre me ha molestado mucho el silencio a la hora de juzgar la actuación o las actividades de estadistas y políticos muertos, como si no fuesen culpables de nada. Pero en los últimos tiempos, periódicos y personas que antes mantenían cierto silencio o explicaban con cierto rigor la vida de los personajes muertos, se muestran laudatorios en exceso.
Lo que hemos tenido que aguantar con respecto a Jesús Gil, por ejemplo, o las mentiras que se están diciendo de Ronald Reagan son preocupantes. Hace ya años que descubrí como poco a poco (y el fenómeno se ha agudizado con series de televisión como Cuéntame) la figura de Francisco Franco, un dictador militar autoritario, cabeza de un régimen con miles de muertos y desaparecidos a sus espaldas, se iba transformando en un abuelito venerable e inofensivo con la extraña costumbre de inaugurar obras públicas y asomarse a los balcones del Palacio Real.
Puede que como persona, incluso como cuñado o como tío, Ronald Reagan fuese muy agradable, pero hay demasiados muertos en Centroamérica como para quedarse en la anécdota de que apagaba las luces de la Casa Blanca a las 5. Su política (o la que le hicieron representar lobbies, banqueros y demás) es la que ha conducido a la guerra en Iraq, entre otros males. Se echa en falta un poco más de rigor a la hora de enjuiciar la labor de esta tropa, o al menos de un poco más de pudor a la hora del ditirambo.

miércoles, 9 de junio de 2004

El oso maricón

No me resisto a recomendaros que leáis el artículo de Arturo Pérez-Reverte El oso maricón , uno de esos textos intemporales con una historia tan divertida como inteligente.

viernes, 4 de junio de 2004

Las pantallas del Metro

Otra cosa. Durante varias semanas tras su inauguración, en los trenes italianos de la línea 10 del metro de Madrid se emitían (a razón de seis pantallas por coche, seis coches por convoy) imágenes de una especie de noticiario delirante sin una periodicidad apreciable y que repetía algunos de los que se proyectan en las estaciones. También, y alguna vez lo comenté entre amigos, se colaban a veces mensajes de error tal cual del sistema operativo windows, o visiones de escritorios y carpetas. Todo fuera de lugar, aunque se podía ver a más de un usuario embobado contemplando ese delirio métrico. Pues bien, hace meses que las pantallas están apagadas. Y no es que yo eche de menos las imágenes, pero sí me gustaría saber qué costó ponerlas (a razón de seis pantallas por coche, seis coches por convoy) y también el coste del sistema de emisión. Porque ¿cuánto encareció los trenes esta broma de los televisores, para que encima ya no se usen?

La boda en la prensa

¿Acabamos tan saturados de la boda? Sé que quizás pueda resultar aburrido, pero lo cierto es que es un asunto apasionante. La cobertura de El País y la babosería de escritores como Elvira Lindo, los silencios de otros, las expectativas frustradas por encontrar algún análisis minimamente riguroso (como sí se ha hecho del 11 de marzo y las elecciones del 14). Nada. Como diría Pérez-Reverte: nada. Niet. Rien. Nasti de plasti. Y de verdad que la boda da juego y mucho.

viernes, 28 de mayo de 2004

Más de la boda

La boda ha sido alucinante y aún estoy recopilando información y comentarios. Aunque ya hay algunas cosas llamativas, como la mezquindad del PP para con la directora general de RTVE, los pinchos y la escasez de lavabos, la Academia de Bellas Artes, el viaje por España y las críticas en general. Me quedo hoy con la nueva expresión: hacer un hannover, o sea, escaquearse de la ceremonia religiosa de una boda. (Y además, en inglés, es hand over)

viernes, 21 de mayo de 2004

Los gastos de una boda real

Todos los indicios apuntan a que la boda costará cerca de los 21 millones y medio de euros. Pero, con ser escandaloso, no es más que un síntoma: en estos días un equipo de fútbol acaba de gastarse en un jugador más de 22 millones de euros. Será demagogia, pero vivimos en una sociedad disparatada capaz de dilapidar sus recursos sin pensar realmente en qué se está gastando. Y eso sin necesidad de contraponer estos gastos con las necesidades de la mayor parte de la humanidad.

jueves, 20 de mayo de 2004

Parques temáticos ruinosos

El previsible fracaso económico del parque temático Terra Mítica en Benidorm no es más que una prueba de que hacer política con el ocio de los consumidores -en lugar de con los servicios públicos y hago mío el «menos bodas reales y más obras sociales»- es bastante absurdo. (También es síntoma de que los emblemas mediático-electoralistas de los últimos años del Partido Popular se derrumban de una forma espectacular, pero esa es otra historia.) Los parques temáticos, la diversión en grandes complejos de atracciones de feria agrupadas con motivos cinematográficos, no han terminado de cuajar en España. Si ni siquiera Eurodisney va bien, que la Warner madrileña o Port Aventura tuvieran sus finanzas bien saneadas era un sueño. Asi que era cuestión de tiempo que empezaran a echar humo. No sé cómo andarán por otros pagos europeos, pero me da que sólo los parques de Lego, tan pequeños y monótonos como una galleta de mantequilla danesa y deliciosos en
cualquier caso, andan bien de finanzas y que los megacomplejos del tío Walter, la tía Universal y mi primo Anheim-Busch sólo se aprecian en Estados Unidos y Japón. Es la excepción cultural que tanto irrita a los Aznar y Zaplana.

martes, 18 de mayo de 2004

Raseros diferentes

La lista de desencuentros entre The New York Times y el Gobierno brasileño de Lula es larga, aunque ahora se hagan los inocentes. Porque la desconfianza de Estados Unidos con Lula viene de antiguo y se ha reflejado siempre en el gran diario (quizá el mejor del mundo). Así que no es de extrañar que Lula pusiese de patitas en la calle al corresponsal del diario por un artículo en el que se comentaba que la afición a la cachaça de Lula preocupaba en Brasil. Pero no está bien ‘matar al mensajero’ y al final, se aceptan las disculpas del periodista, se suspende la expulsión y el incidente engrosa la lista de los muchos despropósitos que a veces se cometen desde el poder. Pero. Mientras ‘lo’ de Lula es un síntoma de su ‘talante totalitario de izquierdas’ (aunque, francamente, sea legítimo enfadarse porque a uno lo llamen borracho, aunque lo haga un periodista experimentado y prestigioso), en otros pagos estas actitudes con la prensa merecen otros calificativos. Y así, en un encuentro con autoridades y periodistas, la pareja de Felipe de Borbón, Letizia Ortiz, decide ‘amonestar’ a un periodista por su postura crítica con ella y quejarse por el tamaño de unos tacones. Pero aqui no hay ‘talante autoritario’ sino una ‘simpática anécdota que muestra lo pendiente que está de su imagen’. Viva la diferencia.

miércoles, 12 de mayo de 2004

Me llaman la atención

Dos cosas me están llamando la atención. Primero, que el alcalde de Madrid, un político que se confiesa un melómano, que intentó convertir El Escorial en el Salzburgo de España, encargue una pieza musical de regalo a Nacho Cano. Es de risa. Y escuchada la pieza (que algunos bobos llaman sinfonía), la risa es de incredulidad por lo mala que es. Y segundo, la ostentación de la boda principesca. Demasiado dinero, demasiadas cifras, demasiado todo, incluyendo actos religiosos y actos previos. Además, ya he leido por ahí que están pagando a los camareros del banquete seis euros por hora. Seis euros. Estarán recortando de donde se puede. ¿Cuál será la procedencia de este personal?

viernes, 7 de mayo de 2004

Una bitácora recomendable

Hoy sólo tengo una pequeña recomendación. La bitácora de Noam Chomsky, un pensador extraordinario por muchos conceptos y que siempre está denunciando la actuación del gobierno de Estados Unidos y sus élites de poder. Se llama Turning the Tide y siempre tiene algo interesante. En inglés, claro.

jueves, 6 de mayo de 2004

Mentiras y política

¿Pueden contestar las preguntas de hoy las respuestas del pasado? El acoso, la mentira organizada y consciente, la maldad de la derecha española sólo se explican o encuentran su precedente en la historia. Vale la pena bucear en los acontecimientos de los primeros años 30 en Francia e Italia para ver las mismas tácticas y descalificaciones, las mismas mentiras. Y casi los mismos periódicos con opinadores profesionales mendaces hasta decir basta. Entonces el fascismo llevó a Europa a una guerra en casa y hoy sólo se la lleva lejos. Tenía dudas acerca de la utilidad de estos cuadernos, de la propia existencia de una reflexión que pueda ser de interés. Cuando de lo que se trataba era de desahogarse. O de aumentar el número de los que no están callados ante lo que empieza a ser peligroso en muchos sentidos. Por cierto, me gustan los artículos que se encuentran en www.rebelion.org

martes, 4 de mayo de 2004

Juego de opiniones

Hoy he sabido de la incorporación a este extraño mundo de la impudicia electrónica de un buen amigo. Tal vez sea capaz de explicarme si la constancia para escribir en estos sitios es pareja a la de tener pensamientos reflexivos de entidad o éstos se presuponen, y sólo entonces su expresión por escrito o bitacoreado les da carta de naturaleza y capacidad para generar un debate, aunque sea con uno mismo.
¿Tiene la realidad tanto interés como para generar un pensamiento aparte, una mirada desde la esquina? ¿O no será más que la expresión desesperada de los incorregibles, de los dinosaurios individualistas que aceptamos las reglas del juego pero estamos incómodos en esta piel?

domingo, 15 de febrero de 2004

Sin argumentos

En el congreso de la AUI las comunicaciones sobre derechos de autor resultaron ser alegatos antisgae pero con muy pocas aportaciones a lo ya sabido de injusticias, cnones y etcétera. Pero sigo sin saber por qué no hubo negociación real y el Gobierno y la industria aceptaron sin más lo que Teddy and friends decidieron.

sábado, 17 de enero de 2004

Constancia...

He vuelto de un congreso de periodismo digital en Huesca. Una de las ponencias era precisamente sobre las bitácoras. ¿Nuevo medio? Da la impresión de que el cambio de herramientas, su perfeccionamiento, ha hecho que seamos incapaces de distinguir entre la parte y el todo. Esto no va más allá que un diario con las tapas guarnecidas y protegido por un candadito. Sólo si hay una lectura ajena, consciente y sostenida, se convierte en medio de comunicación. Pero ni entonces es nuevo. Es sólo un periódico más, individual.