miércoles, 12 de mayo de 2004

Me llaman la atención

Dos cosas me están llamando la atención. Primero, que el alcalde de Madrid, un político que se confiesa un melómano, que intentó convertir El Escorial en el Salzburgo de España, encargue una pieza musical de regalo a Nacho Cano. Es de risa. Y escuchada la pieza (que algunos bobos llaman sinfonía), la risa es de incredulidad por lo mala que es. Y segundo, la ostentación de la boda principesca. Demasiado dinero, demasiadas cifras, demasiado todo, incluyendo actos religiosos y actos previos. Además, ya he leido por ahí que están pagando a los camareros del banquete seis euros por hora. Seis euros. Estarán recortando de donde se puede. ¿Cuál será la procedencia de este personal?

No hay comentarios:

Publicar un comentario