jueves, 29 de diciembre de 2005

Ay diciembre

Ay estas fiestas, cuántos disgustos y parálisis provocas. Con lo que me gusta a mi esto de bloguear. Qué tontería, lo que me gusta es escribir de lo que me da la gana.
El año termina y me he dejado algunas cosas por el camino, pero en general ha valido la pena. Cada vez soy más soberbio, y más enterao. Estoy crecido en muchos aspectos y ¡mola!
Desde Al Abordaje descubro una web muy divertida para adictos al photoshop. que voiy a distribuir también a través del correo.
Un post de Arsenio Escolar de hoy llama mi atención. Uno de estos días familiares, mi inefable madre recordaba provocada por mí a Manuel Azaña. Y lo hacía como siempre, recordando su «repugnante físico», lo que no concuerda ni con sus retratos ni con sus semblanzas.
Para una generación, Azaña es el símbolo del mal. ¿Conseguirá la derecha que una generación abomine hasta del físico de ZP? Esperemos que no.

martes, 6 de diciembre de 2005

Por la III República

Bea y yo hemos estado esta mañana en la manifestación por la III República. Buen ambiente y, sobre todo, más gente de la que uno podía imaginar en un acontecimiento en medio de un puente. Ojo, no seríamos más de 3.000, pero suficientes y de todas clases y condiciones.
Lo mejor, los gritos y cánticos, entre los que destacan:
Los Borbones a los tiburones
Lo llaman democracia y no lo es, oe oe oe
No hay dos sin tres, república otra vez
Urdangarín, Urdangarín, a trabajar en burguerkin
Marichalar, Marichalar a trabajar en pizahat
DoñaLeonor, DoñaLeonor, a trabajar en hipercór
En los informativos de Telecinco no han dicho nada, y tampoco en El País.

lunes, 28 de noviembre de 2005

La ciática

El martes un ataque de ciática me postró –¡qué verbo tan hermoso!– durante horas. Asi que pocas ganas de escribir nada. Y con trabajo (bendito) atrasado.
Algunas cosas llamativas:
El mito de Madrid Rock y las tonterías de los periódicos y de quienes los escriben, digo yo.
Gregorio Morán ha sido absuelto
Y, por último, algunas anotaciones interesantes sobre un problema candente para los que no queremos pagar ni un céntimo a religiones o creencias:
¡Libertad de apostasía!

viernes, 18 de noviembre de 2005

Educación privada vs pública

Dejaron este comentario interesante en mi alegato contra las religiones en las escuelas. Lo que pasa que el concepto de pago en estos servicios del Estado que plantea el comunicante nos llevaría también a cuestionar las carreteras, la sanidad, etcétera.
Yo no me refería obviamente a los usuarios de educación privada, sino de la mal llamada concertada, que es una escuela privada vergonzante a la que tengo yo que contribuir vía impuestos.
Anyway, que diríamos en lengua vernácula, la solución pasa por el cheque escolar, empleado en otros países. El Estado me da un dinero por hijo para educación -el mismo para todos los padres- y ese dinero lo empleo en la escuela o educación que me da la gana, completando o no lo que me pidan, con un importe mínimo que es el que cubre la enseñanza pública.

miércoles, 16 de noviembre de 2005

Lo lindo es citar las fuentes y citarlas bien

No es la primera vez que Elvira Lindo viene por aqui. Hace unos días, Carlos Fanlo, columnista del diario 20 minutos en su edición de Barcelona, publicó un comentario muy duro acerca del radiopredicador Federico Jiménez.
"Los de Terra Lluire te tirotearon. Fueron crueles al herirte en la pierna. De haber apuntado al corazón, nada te hubiesen lesionado porque careces de él."

A las pocas horas, el director del diario, Arsenio Escolar, hacía públicas sus disculpas y después ha sido el propio Fanlo quien se ha disculpado. Su colaboración, por otra parte, se ha cancelado.
Pues bien, todo es público, todo es de libre acceso en internet para leer y formarse una opinión coherente. Y también para escribir sobre ello. No entro en el fondo del artículo de Elvira Lindo -que no es accesible sino de pago- porque no se pueden escribir esas cosas, y porque comparto su tesis final sobre el silencio de las personas normales.
Pero el desprecio, la solemnidad pija que tiene esta escritora y su manipulación siempre terminan sublevándome.
Dice:
"…el insulto brutal que se le ha dedicado en un periódico de los que se reparten gratis en el metro."

No, digo yo. Es 20 minutos, el segundo diario más leído de España de los de información general.
Dice:
“No deberían haberte disparado en la pierna sino en el corazón”

No, digo yo. La cita textual es la de arriba. Y no dice lo mismo. Es fuerte, hasta brutal, pero sólo expresa una impresión, la de que el tal Jiménez no tiene corazón.
Y por cierto, no podemos caer en la trampa de desear lo peor para estos radiopredicadores, pero todavía muchos de los que no gritamos –como dice Elvira Lindo- esperamos una disculpa por las muchas barbaridades que el supraescrito dice, todos los días.

Actualización del 17/11
El artículo de Elvira Lindo es accesible.
Y Arsenio Escolar se queja con razón de esta escritora.

martes, 15 de noviembre de 2005

Disturbios en Francia

Al final, no se trataba tanto del fin de la historia, como del fin del sosiego y la distancia a la hora de analizar los procesos sociales.
He visto poco estos días sobre los disturbios en Francia que merezca la pena.
Ay cuánto echo de menos a Foucault, el bueno, el que se escribe con t y estudiaba el poder. Nada que ver con el otro, aparecido estos días, con d.

lunes, 14 de noviembre de 2005

Fuera la religión de la escuela

Nos reímos mucho y miramos a los de Kansas y sus tonterías del «diseño inteligente» con la superioridad del europeo que sólo acepta a Darwin y como con la displicencia de quien resolvió el debate hace un siglo.
Pero mientras seguimos pagando como idiotas los colegios privados de otros, las creencias de otros y la presencia en las escuelas de la perniciosa, abusiva, manipuladora y lamentable doctrina nacionalcatólica de la Iglesia oficial española.
No sé, pero puestos a elegir prefiero el «diseño inteligente» y la enseñanza de las religiones en las iglesias como en aquellos pagos.
En serio, ¿dónde hay que firmar?
Fuera la religión de la escuela.
Hay un buen resumen aqui.

viernes, 11 de noviembre de 2005

Conferencia Beyond the Printed Word 2005

Resumen de las conferencias a las que asistí.

TV: An integral part of the digital portfolio
Thomas Mattson, editor-in-chief of New Media, Expressen (Suecia)
Los suecos ofrecen vídeos para web y móviles. En Suecia hay una penetración de internet del 74 %
Los reproductores de vídeo plantean un problema: hacer un desarrollo propio o emplear los ya consolidados.
Para un grupo multimedia, esto permite compartir la producción propia y los noticiarios. Su web tv tiene ambos modelos: coproduce y elabora videoclips de producción propia.
Es la cía líder, con una redacción de 20 personas y desarrollaron su propio reproductor. La interacción del papel con internet. También como proveedor de noticias.
Tv digital en un periódico, especializado en deportes, redacción de 14 (4 son periodistas, el resto técnicos) y emiten entre 10 y 12 12 horas, compartiendo las noticias con el papel y la web. Hacen promoción cruzada entre radio, web, tv y periódico. También móvil, que tiene una penetración del 88 %.
Recomienda el uso de un reproductor propio, que permite colocar publicidad donde quieren. La redacción es la misma, los periodistas se reciclaron mediante cursos para las nuevas herramientas entre 4 y 6 semanas.
Costó el estudio unos 500.000 $. No hacen publicidad, sólo información

Focusing on special interest areas
Peter Bale, Online Editorial Director, Times Online (Reino Unido)
Montaron una revolución al unir en una web dos periódicos distintos: The Times y The Sunday Times.
Explican la publicidad online a los antiguos clientes y captan nuevos clientes.
Cambian, guardan, reciclan y redistribuyen la información de los periódicos en la web para optimizar su uso.
Tienen blogs especializados, al estilo Abc, con mucha respuesta de lectores.
Tienen problemas para nombrar las secciones y no excluir, como en el canal mujer/estilo
Cobrar por la información es un error, para bajar costes, mejor más tecnología.

Podcasting: Turning readers into listeners
Vance Lehmkuhl, Online Editor, Philadelphia Daily News (EE UU)
Un periódico local fundado en 1925 y su transformación desde un planteamiento eficaz: actitud del medio, más atención a los famosos, hacerlo diferente, conectar con los lectores y ser divertidos.
Tienen blogs cerrados y por acontecimientos y secciones temporales
Desarrollaron su emisora como experimento, con un anunciante fijo, ofreciendo atractivas tarifas, una personalidad propia, un blog y un dominio específico
El podcasting lo hacen ofreciendo un valor añadido: salud y deporte. Añaden blogs con sonido.
Para finales de año quieren hacer podcast diario, nuevos anuncios y obtener 1.000 $ a la semana en ingresos. También videocasting
Muchos medios locales hacen podcast, porque es más específico por su tamaño. Son programas de entre 45 y 60 minutos. No se sabe cuál es la duración ideal, depende del contenido.

Creating a community through blogging
Iñigo Kortabitarte, Director General Diario Vasco (España)

Explica qué es Vocento y las audiencias: baja el papel y aumentan la web y la tdt.
Los blogs: el conocimiento colectivo > individual. Pero los individuos saben más en los suyo. Internet ofrece más relevancia, más organización y los medios pueden aprovechar ese conocimiento.
Ejemplo de la Bandera de la Concha, el error y la corrección de los lectores: el conocimiento es mayor. Pero los periodistas deben liderar el cambio. La noticia empieza el proceso de la información, pero sigue con la audiencia.
Ejemplo del presidente de EEUU Coolidge y los barberos.
Los blogs y los foros funcionan igual. Más del 50 por ciento son de información local, y se moderan después de publicados. Hay dos personas leyendo y el debate es educado. Los usuarios han ido mejorando el reglamento de uso y participan en su elaboración.
Los problemas de los foros: anonimato, ruido alto, manipulación profesional. Los blogs tienen menos ruido y la moderación es compartida, tienen más credibilidad, los lectores, la posición en buscadores, la relevancia de lo que se escribe: frecuencia, tamaño y criterio editorial.
Son unos 200 blogs variados, hay hasta de políticos.
La dimisión de un columnista por las opiniones ajenas. Ejemplo: línea Maginot, no pueden aplicarse soluciones antiguas a los problemas modernos
En los medios pequeños alcanzar la masa crítica de opinión necesaria para influir es más fácil que en los grandes.

Making RSS feeds consumer-friendly
Rob Jan de Heer, Director de Marketing para Nuevos Negocios, De Volkskrant (Holanda)

Es un grupo multimedia (web, móvil, papel) Son productores de información conscientes de que cada medio tiene su audiencia y su franja de edad. Cada vez es mayor el uso de la web, pero es todavía escaso el uso del RSS y los agregadores, porque son programas difíciles y descorazonadores. El 88 por ciento de usuarios de internet no usa ni sabe RSS.
Han desarrollado su propio lector de RSS, más simple y vistoso y que permite la publicidad. Ese es su modelo. En 6 meses han conseguido 250.000 descargas del programa y entre un diez y un 20 por ciento de aumento en crecimiento usuarios web.
Más medios holandeses lo han hecho con cifras y resultados parecidos. Su agregador permite agregar RSS de otras fuentes, no es exclusivo. Hace una demo de descarga y funcionamiento sin problemas y muy rápido.
La novedad es usar el Messenguer de MSN (tienen un acuerdo con Microsoft) para la transmisión de noticias. Se añade como un amigo a la lista de contactos y éste te envía las noticias predefinidas y con la frecuencia deseada. Permite además que se pregunte al sistema y recibir respuestas con los enlaces de la información solicitada.
Es simple y sencillo. El dinero sale de las alertas de móvil, la publicidad, el tráfico cruzado. Son nuevas formas de atraer a la audiencia.
La aplicación de escritorio/agregador está aqui.
Y la mensajería no funciona aún.

martes, 1 de noviembre de 2005

Diferencias salariales

A la hora de hablar de la financiación del estatut de Cataluña y del supuesto destino de los fondos públicos recaudados allí, algunos políticos deberían hacérselo mirar. Por ejemplo, el peor ministro de Defensa de los últimos años, Federico Trillo, que se lleva crudo al año 200.000 euros y la garantía de no viajar jamás en aviones del Este de Europa.
Mientras, otros se mueven en el terreno del mileurismo. Estos son los antecedentes que hay que recordar antes del debate.

lunes, 31 de octubre de 2005

Otra boca más que alimentar

Pues eso. Y también, vía Escolar, una buena sobre bajas maternales. Y sobre los dominios "princesaleonor, infantaleonor" y demás combinaciones, hay una excelente investigación aqui.

jueves, 27 de octubre de 2005

De timos y e-basura

He recibido el correo de la fortuna nigeriana, de sobra conocido, pero ahora en su variante periodístico-iraquí. El tesoro de Sadam mola más que el de la señora de Obasanjo. La recopilacion de estos correos es más que una afición, cómo van por rachas, cómo se extienden... Una especialidad científica, vaya.
El lunes, en la última mesa redonda de WebDosBeta, (habrá próximo post de esto) decía Juan Luis Hortelano de Feedburner que el correo electrónico había muerto. No sé. La imaginación de los espamers siempre irá por delante de nosotros.
El texto completo del mail está en Guerra Eterna.

miércoles, 26 de octubre de 2005

Harold Pinter: lectura pendiente

No voy a decir que ya había leído a Harold Pinter, antes de que le diesen el premio Nobel. Y tampoco tenía intención. Pero después de leer una cita de su obra Ashes to ashes me lo voy a plantear, por que tiene buena pinta:
«Al mismo tiempo que el sonido de la sirena de la policía se iba desvaneciendo en mis oídos, yo sabía que cada vez sonaba más alto para alguna otra persona.»

Lástima que haya tan poco traducido al castellano.

miércoles, 19 de octubre de 2005

Que solos nos estamos quedando

Otro más. Y van... El lunes, en el estreno de una obra con poemas de Miguel de Cervantes que recita Nati Mistral -por cierto, un espectáculo alucinante por la personalidad de la Mistral, que es como un huracán-, comentamos la ausencia de Eduardo Haro Tecglen.
El silencio de su columna en El País del día siguiente fue tan elocuente como un aldabonazo. Otro maestro con mayúsculas que se va. Lo conocí a cuenta de la presentación de su libro El niño republicano en un desayuno organizado por la editorial.
Recuerdo su paciencia ante las interminables preguntas de algunos enviados allí sin saber siquiera quién era y por supuesto sin haber abierto el libro. Era alto y como luminoso.
Ha donado su cuerpo a la ciencia y no se hará ningún acto funerario por él. Adiós don Eduardo.

martes, 11 de octubre de 2005

Tengo el día para fiestas

Aunque Alberto Ruiz Socavón continúa amargándome la mañana –supongo que también a los demás madrileños, pero que protesten ellos, si quieren–, hoy tengo el día simpático.
Asi que ahí van algunos enlaces de cosas que me han llamado la atención en los últimos días. Vía Microsiervos descubro muy interesantes aplicaciones para el lego. En otro de mis favoritos, Al abordaje, está el futuro de los buscadores.
Para rematar, y pido perdón por que no sé dónde lo leí, un par de vídeos que demuestran cómo se puede manipular un tráiler. En uno, West Side Story se transforma en una película de zombies. En el otro, Titanic se convierte en un filme de terror.

viernes, 7 de octubre de 2005

Sigo esperando

Quizás lo mejor de escribir con libertad es que sólo tienes que mirar dentro de ti para saber si lo que dices tiene alguna intención oculta, es sólo un desahogo o hay una sana preocupación por el absurdo en que vivimos. Será que me hago mayor y me aburre la falta de respeto generalizada.
Esto viene a cuento respecto de la falta de libertad que representa la corrección política, porque sigo esperando que alguno de los periódicos que leo digan algo sobre esto. Mientras tanto, los poderes públicos, siempre oportunos, nos deleitan con perlas como esta.
La declaración de apoyo, ¿incluye también la costumbre del pañuelo? ¿En qué se diferencia ese pañuelo del hiyab? ¿Hasta dónde llegan el respeto y el silencio por las costumbres ajenas? ¿Será que la cantidad de sangre establece la corrección política? Porque también la ablación es una costumbre humana de algunas etnias y a nadie se le ocurre hacer delaraciones de apoyo de los pueblos subsaharianos.
Qué pereza da este mundo en ocasiones.

domingo, 25 de septiembre de 2005

Aniversario

Hoy hace dos años que empecé con esta extraña aventura. Qué profético resulta leído ahora eso de “Cambios…” Pero no es verdad. Está escrito con la suficiente ambigüedad como para que resulte profético. Yo no sabía entonces dónde iba con esto. Y la verdad es que sigo sin saberlo. Pero sí sé dónde no voy. Y sé cuánto estoy aprendiendo al hacerlo. Y hasta aquí, fin del aniversario.
Estoy esperando a que alguien escriba algo en los periódicos que leo sobre la comprobación de la virginidad de la esposa de un artista flamenco, condenado por atropellar mortalmente a un hombre en Sevilla, llamado Farruquito. No sé porqué me da que nadie lo hará. Y, francamente, me parece denigrante, para cualquier mujer, someterse a esa humillación. Por no hablar de lo estúpido que resulta depositar el honor en una membrana. Como dice el maestro, mientras no cambien los dioses, nada ha cambiado.

jueves, 22 de septiembre de 2005

Miscelánea interesada

A lo largo de la semana se me han ido quedando, como tiritas que no terminas de quitarte de entre los dedos, direcciones y descubrimientos de muy variado pelaje. Así que, más que un análisis, hago una síntesis. El juego de palabras es pésimo, pero qué queréis, no tengo más que dos manos.
En las últimas semanas, Google ha empezado a sustituir de forma gradual a Microsoft en los odios de la comunidad informática. No llega, claro al nivel de paranoia antigates pero en los próximos años ésa será la tónica. De momento, vía Enrique Dans, la gente se lo toma con humor. Vale la pena leer atentamente la noticia, en broma, por supuesto.
Otro enlace, muy especial, es para aquellos que hace muchos, muchos años, en una lejana galaxia, se curraban los pokes, ajustaban su vida a unos míseros 48 k y temían al tape loading error. Va por vosotros. Y gracias a Microsiervos, fuente original.
Y, por último, uno en serio. Sólo unos minutos para leer esta pequeña biografía de Simon Wiesenthal. Puede que no sea muy literaria o que el autor nos resulte desconocido, pero es sincera. Sólo le falta añadir algún país más a la lista que incluye al final. Justicia no es venganza.

viernes, 16 de septiembre de 2005

La sequía: ¿y a mí qué me cuentan?

Hace unos años, a poco de comenzar las campañas municipales para separar la basura y facilitar el reciclado, una conversación con mi amigo Sevi me abrió los ojos respecto a las bondades, beneficios y verdades del barquero de la gestión de la basura doméstica.
Asunto éste que da para hablar bastante, pero otro día. No me llamo a engaño respecto a lo que puede esperarse de la Administración, sea mucha o poca, pero con lo de la sequía la tomadura de pelo va camino de ser antológica. Nos toca ahorrar agua, dicen.
¿Y a mí qué me cuentan? ¿Doy yo las licencias para construir campos de golf? ¿Gestiono yo una red de distribución de agua que pierde por las tuberías millones de litros? ¿Acaso permito que las obras de Alberto Ruiz Socavón consuman agua potable sin control? ¿Soy yo quien autoriza la presencia de céspedes y praderas del norte húmedo en dehesas mediterráneas?
No. Ni yo ni los ciudadanos normales a los que ahora se traspasa la responsabilidad de consumir agua de una forma moderada. Pues no me da la gana. No pienso sentirme culpable por disfrutar de la ducha o no cerrar el grifo casi al instante mientras me lavo.
Esta vez, que ahorren ellos, y lo digo en serio.
Y escribiendo esto descubro que encima, se tira el dinero en La Otra, un nuevo canal autonómico tan inane y absurdo como Telemadrid, que padecemos desde hace veinte años.

jueves, 15 de septiembre de 2005

Mundos paralelos


Estuvimos viendo El secreto de los hermanos Grimm y no tengo una opinión muy formada, aunque acepto bastantes de estos comentarios. No entré del todo en la película por diversas circunstancias –la hora, el público, las palomitas…-, así que no puedo decantarme.
Pero era Terry Gilliam y tiene momentos asaz malvados. Pero lo que recuerdo de esa tarde no tiene mucho que ver con el cine.
¿A que es alucinante? A veces el metro tiene estas cosas: diseños dispares pero coincidentes, una mano que los une… Ahora que lo pienso, esta pegatina es muy Gilliam. Muy de un mundo paralelo.

viernes, 2 de septiembre de 2005

No es por fastidiar


Tentación he tenido de utilizar otro verbo más sonoro :-) para titular. En su segunda acepción. Pero al final me he decidido por la suavidad. Además de lo dicho aqui, todo lo que está rodeando al huracán Katrina me mueve a alguna reflexión.
No es por jorobar, pero mientras año tras año las autoridades cubanas hacen muy bien en sentirse orgullosos de cómo han sobrevivido a una nueva temporada de huracanes, en Estados Unidos se acumulan pérdidas y la sensación de que es inevitable.
Como sucede con las gotas frías por estos pagos, da la impresión de que en el primer mundo sabemos cómo afrontar las crisis y nuestras respuestas son inmediatas, pero siempre que «ya ha sucedido el acontecimiento». En el tercero o el cuarto mundos ni se reacciona antes ni después: no pueden.
¿En qué mundo está Cuba situada cuando son capaces de reaccionar antes de que se produzca la catástrofe y también después?

miércoles, 24 de agosto de 2005

Los límites de la publicidad

Estuvimos viendo el otro día La pesadilla de Darwin, que es una pasada. Mejor que yo os la pueden explicar por ahi. A la conclusión lógica que sacamos tras comprobar que lo que es una pesadilla es ser europeo y occidental, se unió la reflexión sobre el consumo desmedido, sobre el hecho de que no sólo cubrimos nuestras necesidades elementales básicas, sino que las sobrepasamos con creces.
Esta es una civilización tan consumista que hemos convertido a la publicidad en el verdadero cuarto poder. A este respecto, he encontrado un par de cosas muy llamativas al respecto. Una en casa de Octavio Isaac Rojas y otra en Guerra Eterna, fuente siempre de muy interesantes comentarios. El de Guerra eterna está al final del post.

viernes, 19 de agosto de 2005

Las reglas de la guerra

La muerte de 17 militares españoles en Afganistán está trayendo a su vera algunas tonterías, las más protagonizadas por los miembros del partido popular, aunque aún no he oído al forense Trillo, a Federico el identificador, decir nada. Aún.
A lo que vamos. Es discutible nuestra presencia en Afganistán y, por tanto, la eliminación de riesgos para nuestras tropas, salvo el que se deriva de las propias carreteras españolas. Porque se nos ha olvidado, pero a cuenta de la muerte de unos soldados españoles en Bosnia hace años salieron a relucir las estadísticas y la guerra de los carriles se lleva por delante más militares que otra cosa.
Pero francamente, no sé para qué queremos un Ejército si no lo usamos, así que hay que ser serios: si nuestros socios y aliados nos piden que vayamos a un sitio, pues se lleva al Parlamento, se discute y se va o no según se vote. Perdida la oportunidad de mantener a España fuera de las organizaciones militares en 1982 y de disolver el Ejército, hay que fastidiarse y apechugar con la parte alícuota de «defensa de la democracia» que nos topa por ser occidentales, otánicos y etc.
Dicho esto, y como el oficio de militar tiene riesgos, hay que apoyar y callar: gracias por los servicios prestados, el valor, etcétera. Que a fin de cuentas les hemos pagado entre todos el viaje con los impuestos, les mandamos allí vía Parlamento, etc. Qué menos que ser agradecidos. Y en el agradecimiento se incluye no cuestionar la causa más allá de la estricta y legítima curiosidad.
¡Cómo! Defender la censura a estas alturas. Te haces viejo, pinche dinosaurio. No. Viejo lector de Clausewitz, el más grande teórico de la guerra, no puedo olvidar que una de las reglas básicas es no dejar que el enemigo sepa de tus bajas. Y no creo que sea bueno decirle a Al Qaeda que si, que ha vuelto a derribar un helicóptero. Es propaganda, y muy negativa en Afaganistán, un país en el que sólo se respeta la fuerza bruta.
Aunque esa ambigüedad no guste en Occidente.

miércoles, 17 de agosto de 2005

Qué tiempos

Ya me pasó con la muerte de Larry Collins. Se me mueren los personajes. Hoy leo sobre la desaparición de Alexander Gomelski,un entrenador de baloncesto legendario.
Es la sensación de que desaparecen periodos de mi vida lo que me inquieta. Gomelski representa una parte de mi vida muy intensa y lejana, de fines de semana trabajando y aprendiendo sobre baloncesto.
Vuelvo de las vacaciones muy reflexivo. Ay los 45. Ahora que caigo, 45 es el número de la línea de autobús que yo cogía para ir al cole. 45 Pza. Legazpi - Pte. García Moreno. Nunca llegué al final, al tal presidente García Moreno de la cabecera de línea. No sé bien dónde está esa calle o lo que sea, por Cuatro Caminos, supongo.
Tal vez todavía no esté preparado para llegar al final de la línea 45.

miércoles, 10 de agosto de 2005

Balance

El otro día cumplí 45 años. Empecé en el oficio del periodismo con máquina de escribir y grandes salas repletas de archivadores metálicos con las carpetas y sobres que contenían las fotografías ordenadas alfabéticamente. Hoy... ya sabemos lo que hay. Pero no encuentro diferencia a la hora de reflexionar sobre mí. Soy el mismo, tengo la misma curiosidad y las mismas ganas de aprender que entonces. Y ciertos anhelos se han cumplido: recuperar la información es cada vez más fácil y también crearla.
Por cierto, aunque nunca leáis esto, gracias por estar a mi lado y hacerme como soy. Todos (bueno algunos y algunas no, pero esto que quede entre nosotros).

jueves, 4 de agosto de 2005

Citas y más

A veces las ganas de contar los descubrimientos le rompen a uno por dentro y salen casi como el polvo, el gas y el vapor que forman las colas de los cometas. Lei ayer a Gregorio Morán atrasado (La Vanguardia (€) del 30 de julio) una cita espléndida:
«Tedio me causa ya el vivir, soltaré mi lengua, aunque sea contra mí; hablaré en medio de la amargura de mi alma»
Lo escribió para una misa magnificat Tomás Luis de Victoria en 1605. Hace 500 años.

martes, 2 de agosto de 2005

El regreso

No es ninguna película. Es que he vuelto de mis merecidas vacaciones. Veremos si encuentro tiempo para contar alguna cosa de interés. Porque la desconexión ha sido absoluta, o casi, que luego siempre hay algún pariente, una tele en un bar o una emisora que te dice cuántos se han abrasado por culpa de la barbacoa o de cómo van en Londres.

A cuenta de eso: si los atentados de Londres hubiesen sido anteriores al 11 de marzo en Madrid, ¿hubiese Blair acusado al IRA? ¿Habrían manipulado igual Aznar y los miembros de su Gobierno: Zaplana, Rajoy Acebes...?

Ayer Saramago publicó un artículo que suscribo casi en su totalidad, dedicado a la única causa del terrorismo que no se menciona nunca: Dios es el problema.

Si. Y hasta que no desaparezcan del pensamiento y de la práctica humanas las divinidades, cielos, recompensas y halagüeños futuros, la superstición, la ignorancia y el desprecio por el pensamiento ajeno seguirá campando por la Tierra.

viernes, 1 de julio de 2005

jueves, 30 de junio de 2005

Niégalo otra vez, Sam

Ay. Qué pereza me da hablar de lo obvio, de ese Federico Trillo negando toda evidencia, toda responsabilidad en el accidente del Yak-42. «Aznar no me aceptó la dimisión», dice. ¿Y por qué aceptó entonces la de su ministro de Trabajo Manuel Pimentel?
Federico Trillo es miembro de la organización Opus Dei. La lectura de cualquier biografía del beato fundador, o la experiencia de trabajo con otros miembros explica esas actitudes. Es un totalitarismo primordial, no ideológico o religioso, que también, sino celular, mamado desde la cuna y con las primeras hostias.
Niega la evidencia, indígnate santamente, el responsable no eres tú, sino el altísimo, vienen a decir, estupefactos porque un padre o una madre al que le han matado un hijo por escatimar o por no actuar con diligencia, les reproche.
Qué vergüenza y qué cobardía.

jueves, 23 de junio de 2005

Una firmita, que no cuesta ná

Veo desde Escolar una carta en línea para exigir la efectiva separación entre la iglesia católica y el Estado. Venga, una firmita y que el que quiera religión que se la pague. No hay más que ir a Concordato.org

martes, 21 de junio de 2005

Sin reloj

Llevo un par de semanas prescindiendo del reloj de pulsera. En los últimos meses se me ha olvidado más de una vez, lo que no solía sucederme casi nunca. Pero en los últimos tiempos lo dejo deliberadamente, no porque no tenga necesidad de él, de medir el tiempo, sino porque ya llevo uno con el móvil ¿para qué otro?
No recuerdo, más allá de la inevitable referencia a la primera comunión desde cuándo llevo reloj en la muñeca. Pero si sé que me he cansado un poco de llevarlo. A lo mejor me he cansado del tiempo. No sé. A medida que cumplo años, que el tiempo pasa, me voy acostumbrando al relevo, a la inevitable desaparición de los mayores.
Nunca me había pasado esto. Ha muerto el escritor Larry Collins. Es el primero de mis entrevistados que se muere. Un señor muy agradable, al que conocí en una cervecería de la plaza de Santa Ana.
No recuerdo mucho de la conversación, sí del fotógrafo que me acompañaba, de pedir un refresco, de la grabadora... En alguna carpeta estarán los papeles de su entrevista, a cuenta de un libro que no leí y del que ya no sé ni el título. Qué viejo me siento. Se me mueren hasta los personajes entre las páginas.

viernes, 10 de junio de 2005

Homenajes

Pocas reflexiones o, más bien, pocas oportunidades de reflexionar por escrito y unas pocas más de disfrutar de la realidad solo mirándola. Sólo ayer me llamó la atención el homenaje a Adolfo Suárez de un programa de radio. Están bien los homenajes en vida, pero sigo pensando lo mismo que cuando se publican necrológicas: no se pueden obviar las sombras. Y Suárez, convertido ya en un simpático abuelito que «inventó la democracia» como dicen los niños en las encuestas televisivas, tiene sombras. Tiene actuaciones dicutibles, planes deleznables y hasta muertos durante sus gobiernos. Tuvo ministros como Martín Villa, hoy reconvertido en gran y eficaz gestor de Prisa, que mandaba la policía de 1976; y también a Fraga, el incombustible. A propósito de éste, lo mejor de la campaña gallega está aquí.

lunes, 6 de junio de 2005

Resaca pos manifestación

Un divertido relato de la manifestación del PP -aunque convocada por varias asociaciones de víctimas del terrorismo- contra el gobierno es el de prosopopeyo.

Y los problemas de matemáticas de algunas víctimas del terrorismo son muy interesantes.

Aunque lo más delirante es que la derecha reclame al Gobierno que escuche lo que le dicen en la calle.

viernes, 3 de junio de 2005

lunes, 30 de mayo de 2005

De mayor quiero ser francés

La victoria del no en Francia supone un jarro de agua fría para aquellos que, como yo, queremos que le den a París los Juegos Olímpicos del 2012. Esta mañana, un pequeño incendio en el Hotel Palace me ha hecho feliz. ¡Un incidente más que sumar a otros, el coi nos escuche y nos libre de los Juegos!
Pero después, alguien ha llamado mi atención con una reflexión inteligente: ¿cómo va el coi a confiar en París, si no quiere nada con Europa? Aggg! Es cierto, los franceses -pueblo listo- se han salido con la suya doblemente: se han librado de Chirac, de la constitución y de los Juegos de una tacada.
Yo, de mayor, quiero ser francés y lo siento por los espíritus de Somosierra, Bailén y Zaragoza.

viernes, 27 de mayo de 2005

Me gustan las casualidades

Hace unos días, mientras se hacía público El Embarazo, en mi calidad de receptor de correos de gabinetes, empresas y organismos dedicados en exclusiva a informar de sus actividades, recibí un informe completísimo de ventas, exportaciones y otros de ropa infantil.
¿Qué fue antes? Dado que una de las actividades profesionales –no lo puedo llamar trabajo– del Jefe del Estado et al es la promoción exterior de nuestros productos, supongo que el anuncio de El Embarazo, el informe de los negocios de ropa y la permanente advertencia contra los peligros de los textiles chinos, van en el mismo paquete temporal.
Cada día soy más paranoico

martes, 24 de mayo de 2005

Sin cinturón

Lo siento un poco por la familia, me duelen los niños, pero no me merecen casi compasión ni entiendo el obituario en la prensa y ese aire como de salvar los muebles, de evitar mencionar la clave, el momento que resume una vida y una actitud. No llevaban cinturón.
Ninguno de los chiquillos en el todoterreno lo llevaba. Y es fácil imaginar el diálogo, tan de anuncio de la dgt: "Jo mamá, es que me agobia, ahora me lo pongo." Y él, con un ojo en el Tag Heuer y la mente en otra parte: "Déjalos mujer, si llegamos en un momento..."
Ha sido tal cual el anuncio del niño que salía disparado en la ¿penúltima? campaña de tráfico. Parece que la gestión de una empresa de telas y estampados no incluye prestar atención a los anuncios.
Y eso que dicen la verdad: Donde te lleva un Montero no llega nadie...

jueves, 19 de mayo de 2005

Una perlita de Ferlosio

Aunque él lo llamaría pecio, en este caso le doy otro sustantivo igualmente de regusto marino como perla. No he podido comentar el extraordinario discurso que dio en Alcalá al recibir el Cervantes, pero lo intentaré en algún momento. Mientras, esta frase de su último artículo, publicado en abc el 15 y 16 de mayo, brilla sola. Nunca dejará de asombrarme su capacidad infinita para convertir nuestras cabezas en campanas donde golpea con su pensamiento.
A la frase de aquel personaje de Dostoyesqui: «Si Dios no existe, todo está permitido» yo siempre he replicado: «Es cuando hay Dios cuando todo está permitido»

miércoles, 11 de mayo de 2005

Un haiku

El otro día, en el lecho, se me ocurrió un haiku. Y ¿qué? diréis. Pues que se me está pegando la poesía o el estro vuestro, que decía Muñoz Seca. De Japón, henos de haiku:
Convérsame. Hazme tu palabra.
El mérito, pues, no es tanto mío como de la ósmosis que se produce entre dos lechohabientes.

martes, 10 de mayo de 2005

España, mañana...

Ya sé que soy un paranoico, pero mientras el presidente electo rendía homenaje a las víctimas del campo de Mauthausen bajo la bandera republicana, los subjefes del Estado se apresuraban a confeccionar las primeras páginas de los periódicos de ayer. No vaya a ser que la bandera tricolor, los campos de concentración y un presidente elegido ocupen demasiado espacio en las primeras. Y además en color. No, es mejor la joven pareja en automóvil.
¿Es tan importante? La continuidad es la clave de las monarquías. Bien. Pero en esta española, con tres hijos y siete nietos, esa continuidad me parece más que asegurada. Eso sí, el modelo nacionalcatólico de los padres se perpetúa: no hace ni un año que se han casado y ya esperan descendencia, por “medios naturales”, como dice la impagable nota de la Agencia Efe.
Es el síndrome de “y-vosotros-¿cuándo?” que todas las parejas padecen elevado al cubo, con un montón de medios de comunicación empeñados cada vez más en ocuparse de tonterías, no vaya a ser que la gente se cuestione nada si informamos de verdad. Por ejemplo, ¿cuánto nos va a costar? Durante algún tiempo me camelaron las orejas con que es más caro elegir cada cierto tiempo. Pero empiezan a no salirme las cuentas.

miércoles, 4 de mayo de 2005

La luz en una vidriera

A veces los periódicos, esas vidrieras de la realidad, dejan escapar un rayito de luz sin filtrar, como si uno de sus vidrios emplomados fuese trasparente. Así era esta frase, publicada en La Vanguardia por Xavier Bru de Sala:
Las religiones son sistemas de compensación de las injusticias del mundo, pero pensadas para consolar a los que las perpetran, no para compensar a quienes las sufren.

El artículo se titulaba Relativismo moral (€) y apareció el 23 de abril de 2005.

jueves, 28 de abril de 2005

Qué Lindo en Nueva York

Leo con retraso una columna de Elvira Lindo publicada en El País del 30 de marzo dedicada a las elecciones vascas y a la presencia de la agrupación Aukera Guztiak, después ilegalizada por su vinculación con ETA.

Dice primero:
“Por descontado que la justicia no puede juzgar a nadie por su manera de presentarse ante un juzgado, pero nosotros, los ciudadanos, sí que tenemos derecho a juzgar la apariencia.”

Para añadir después:
”Veo en la tele a dos mujeres de ese nuevo grupo, Aukera Guztiak, […] lo que me dice la vista es que a esos personajes ya los he visto antes, […] vestían igual, hablaban igual, tenían la misma prepotencia, mostraban ese desprecio por la apariencia agradable. El pelo corto, la coletilla, la falta de sensualidad, de empatía…”

Escrito, claro, en Nueva York, donde reside, donde semanas más tarde se cruzará con un ex alcalde de la ciudad, Rudolph Giuliani, y escribirá otra columna a cuenta de la tolerancia, de lo guay que es NY porque nadie se mete contigo, seas quien seas o vistas como vistas.
Existen muchas razones, Elvira Lindo, para atacar y hasta despreciar las ideas o las no ideas de unas personas, pero nunca, “Ese desprecio por la apariencia agradable”.

miércoles, 27 de abril de 2005

A montones

Mira que he sido respetuoso y nada he dicho de la elección, pero parece que la presión popular me obligará a tomar partido respecto de veredicto equisvi. O el papa nazinguer, que dice mi amigo Sevi. Por cierto, vuelve a la blogosfera, Sevi, te echamos de menos.
Pero se me amontonan los temas y, además, tengo que ser leal con quien me paga y esto de escribir se lleva su tiempo. Un tiempo que me han pagado para que haga otra cosa. Hablaré pues del jefe de la iglesia católica, aunque no hoy.
Hoy sólo me interesa el exquisito respeto que los medios, en general, siguen otorgándole al apellido de Jokin, el muchacho muerto en Hondarribia, víctima del acoso implacable de un grupo de hondarribitarras de su misma edad, pero de diferente sensibilidad y cultura.
No es la primera vez que lo digo, pero si nos apresuramos a poner en boca de todos cualquier apellido de víctimas, verdugos o lo que caiga, tampoco pasa nada por reconocer que el muchacho se apellidaba Ceberio y que su tío es director de un diario. La norma debería ser el uso en este caso y no la excepción.
Por cierto, Ceberio con C, no con Z.

martes, 19 de abril de 2005

jueves, 14 de abril de 2005

14 de abril

Hay motivos... ¡Para la República!
Hoy, sólo enlaces, que no tengo mucho tiempo y ya hay quien lo dice más y mejor, desde los blogs que suelo leer asiduamente:
Nunca Más
Lo que somos

República Internet
y la red de Escolar.
Que lo disfrutéis.

miércoles, 13 de abril de 2005

La invasión

Hace unos días leí que la invasión católica había llegado al extremo de proponer el cambio de nombre de la famosa y apreciada por el orbe ferroviario estación Términi de Roma. Los aficionados al cine, la literatura y también al ferrocarril tenemos asociado ese nombre a películas, libros y al concepto ferroviario del siglo XIX imprescindible para entender el tren: el término, el final de la vía. Llegar al corazón de las ciudades separado apenas por unos topes y una pared. Ser laico en Italia es casi tan heroico como escuchar/leer a Jiménez Losantos para hacer una revista de prensa. Una iniciativa italiana pretende que no se cambie ese nombre y la estación Términi no se llama Juan Pablo II. No les dejemos solos, añadid vuestros nombres a esa iniciativa.

jueves, 7 de abril de 2005

MANIFIESTO POR LA LIBERACIÓN DE LA CULTURA

Gentes del mundo de internet y las bitácoras como Antonio Delgado de Caspa Tv o Ignacio Escolar de Escolar.net publican este manifiesto, en contra de un modelo de negocio que ya no tiene sentido.

"Cultura:

2. f. Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar
su juicio crítico.

3. f. Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y
grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una
época, grupo social, etc"

(Diccionario de la Real Academia Española. Vigésimo segunda edición,
en línea)

Los abajo firmantes,

Manifestamos,

que al calor de los resultados fruto del esfuerzo en la creación de contenidos culturales, existe una floreciente industria de difusión y distribución de dichos contenidos.

que la extrema vigencia temporal de los denominados "derechos de autor" tal y como están establecidos en la actualidad representan una barrera a la incorporación de la cultura al dominio público, bien común, en una época histórica análoga a la que acompaña la revolución de la imprenta.

que desde determinadas organizaciones se viene incurriendo en un proceso de demonización de la red de difusión, distribución e intercambio de información más igualitaria jamás concebida, así como en un afán recaudatorio injusto, abusivo y a todas luces excesivo.

que la mera edición impresa, o publicación de cualquier contenido audiovisual disfruta de unos derechos de explotación comercial cuyo plazo de duración, ampliado artificialmente, amenaza el ejercicio del derecho de acceso universal a la cultura.

que la historia reciente muestra, con ejemplos como los logros obtenidos por el software libre, que el poder creativo, intelectual y cultural de los inmensos colectivos a que dan lugar las redes de telecomunicaciones no puede ser despreciado.

que el acceso universal a la cultura beneficia tanto al público como a los creadores.

que nadie posee ni nuestros pensamientos, ni nuestras ideas.

Renegamos,

de los argumentos falaces que equiparan la cultura con la explotación comercial, industrial o que la degrada a un mero elemento de consumo.

Reivindicamos,

que acorde a los tiempos, se garantice el acceso universal y la distribución masiva, de forma libre y gratuita de todos los contenidos culturales propiedad del estado en sus fondos, bibliotecas o almacenes de depósito legal.

que la sociedad, la industria y los autores busquen un nuevo modelo de relaciones económicas que, en vez de constreñir el uso de las tecnologías de la comunicación, potencie y se aproveche de su desarrollo y multiplique sus beneficios.

que este nuevo acuerdo entre los autores y el público garantice las recompensas necesarias para incentivar la creación sin impedir la difusión de la cultura.

la limitación temporal de los llamados "derechos de autor" en unos términos más acordes con el derecho de acceso a la cultura reconocido por la Constitución Española y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La recuperación de las funciones originariamente atribuidas al Ministerio de Cultura en detrimento de la actual actitud de salvaguardia a la industria del entretenimiento.

Exigimos a nuestros representantes y poderes públicos,

que lleven a cabo las medidas ejecutivas y legislativas necesarias para llevar a la práctica las reivindicaciones arriba expuestas tanto en el ambito nacional, como especialmente en el ámbito de la Unión Europea.

e Invitamos a la ciudadanía a que haga suyo este Manifiesto.


Firmas y adhesiones aqui:

martes, 5 de abril de 2005

En la muerte de un actor

Fue un actor de joven y lo ha seguido siendo. Un actor poco contenido, dado a los gestos grandilocuentes y exagerados. Formado en sus años jóvenes en el cine mudo pero también en la fuerza de la palabra en la radio, durante la edad de oro de los 1930, aunó la exageración de ambos medios. Pero sea como fuere, qué actuaciones: la calculada ampulosidad de sus pasos, por ejemplo, apoyado con firmeza en su crucifijobastón; o la enérgica genuflexión para besar la tierra de cada escala de sus interminables viajes. Qué ambiente asfixiante no habrá sufrido en las pocas hectáreas universales de Roma para dedicarse a viajar sin reposo. Ha sido, con mucho, uno de los más grandes histriones de la política contemporánea, capaz de cumplir hasta el final con la máxima eclesiástica: que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda.
El resto, la vergüenza de los lutos, la media asta, la inexistente separación entre la Iglesia y el Estado, la indecente cobertura pública del óbito ya está comentado de sobra en internet. Quizás el mejor resumen de lo que este papa fue está en una de sus últimas disposiciones: el nombramiento del obispo de Cartagena (Murcia), llamado el “obispo del agua”, como arzobispo de Zaragoza. ¿No dicen ellos “Tuve sed y me disteis de beber”? Claro que aquel se refería al agua del Jordán, no a la del trasvase del Ebro.

jueves, 31 de marzo de 2005

El delirio de Jiménez Losantos

Esta es de esas veces en que cualquier comentario no aporta sino que estropea. En un chat que responde Federico Jiménez Losantos se dijo esto:
Pregunta: Tal y como está el panorama político español, ¿estaría justificado un golpe de estado como en el 36, para recobrar la cordura en el reino de España?
Respuesta: ¿Quién iba a dar el golpe? ¿Y contra quién? No: en la sociedad moderna hay que luchar en los medios de comunicación y en la calle, apelar al pueblo y, si se pierde, resistirse con uñas y dientes. En última instancia, el levantamiento popular. Lo ultimísimo, los militares.

La conversación entera no tiene desperdicio.

martes, 29 de marzo de 2005

Otra de fotos

Yo sé que tengo obsesiones, pero hay veces en que las obsesiones se superponen y no encuentro palabras para definirlas. Tengo obsesión con la monarquía y la tengo con la religión, sobre todo la católica que es la que mejor conozco. ¿Qué hago cuando ambas se unen? Es la megaobsesión. Y todo a cuenta de una fotografía del rey (aunque han cambiado la foto en el enlace) inclinándose para besar el anillo del nuevo presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de Bilbao. No sé qué me produce más pasmo, si la ostentación del Jefe del Estado de todos de unas creencias, si la sumisión del poder político al religioso que el gesto expresa o la suficiencia del prelado adelantando la mano, sabedor de que el rey va a bajar la cabeza. Me guste o no, es el Jefe del Estado y, por eso, no me da la gana de verle besando el anillo de nadie. Cortesía sí, humillación no, por muy ‘divina’ que ésta sea.

miércoles, 23 de marzo de 2005

Lo que me queda

Echad un vistazo a esto: es un mapa de los países visitados. Está muy bien. No por lo que ya he visto, sino por lo que me queda por ver: más del 90 por ciento del mundo.



Crea tu propio mapa aqui

lunes, 21 de marzo de 2005

Inmoralidad

Lo que es inmoral y repugnante es mantener con vida –¿de verdad eso es una vida?– de una forma miserable a una mujer en Florida gastando un absurdo dineral, alimentando una persona que no existe como tal, mientras cientos de miles de personas mueren sin tener nada que comer. Y no sólo en África, sino también en Estados Unidos. Y esta semana, los siniestros paseos, manifestaciones y cánticos lo invaden todo.

martes, 15 de marzo de 2005

¿Raseros diferentes?

Gilles Kepel y Antonio Elorza son dos estudiosos occidentales del islam y sus relaciones con el primer mundo. Ambos suelen sostener que una de las claves para entender el yuhadismo, es decir la versión islámica del Corán más combativa y preterrorista o justificadora ideológica de Al Qaeda, es su permanente reivindicación de una mítica Al-Andalus como un paraíso califal arrabatado por los europeos en 1492. Pero es que esa reivindicación perversa es la misma que utilizan los partidos nacionalistas vasco y catalán: la supuesta existencia de arcadias catalanas y vascas que la perversidad castellana malogró. A ver si es que el problema del islam radical es un problema territorial.

lunes, 14 de marzo de 2005

Las imágenes del horror

Soledad Gallego-Díaz pontificaba el viernes 11 de marzo en El País sobre los límites de la exhibición del horror en general y sostenía que hay que seguir mostrando determinadas imágenes, como en el caso de Auschwitz. Ha olvidado sin duda que las fotografías y documentales de los campos fueron censuradas durante años para todo el público, tanto en Europa como por supuesto en Estados Unidos. Es a partir de los años 60 del pasado siglo, cuando empiezan a mostrarse esos testimonios, vedados hasta entonces por un sentido del pudor pacato y conservador. Aunque eso coincide con un fenómeno que tengo aún poco leído acerca del aumento de las imágenes crudas y el realismo desde el cine hasta la televisión, convirtiendo al espectador en testigo cada vez más insensible.

viernes, 11 de marzo de 2005

El silencio

Hoy, la silla vacía de una compañera de trabajo de 23 años que no quería coger el tren de las 7,30 esta mañana en Alcalá porque el año pasado se durmió y perdió ese tren y salvó la vida como otros la perdieron, sólo por azar; esa silla vacía, digo, es la imagen más conmovedora que he visto a cuenta del 11 de marzo. No necesito ver trenes despanzurrados para saber qué día es hoy. A veces el periodismo, ese negocio, apesta.

jueves, 10 de marzo de 2005

Ondas gravitacionales

Si hay algo único en los tiempos que vivimos es la posibilidad que la tecnología nos ofrece para comprender la naturaleza. Yo soy un freak y estoy apuntado al programa Seti, para buscar vida extraestrerrestre. Y puedo garantizar que al ordenador no le pasa nada. Pero si queréis algo más científico, poneos a colaborar en la búsqueda de ondas gravitacionales. Es una de las predicciones de Einstein que necesitan de una inmensa potencia de cálculo, ideal para repartirse el trabajo entre los ordenadores desocupados. La ciencia os lo agradecerá.

martes, 8 de marzo de 2005

Una emoción

Qué historia tan conmovedora la de Nicola Calipari, el agente italiano que protegió a la periodista Giuliana Sgrena de la muerte. Qué valor tan absoluto y tan desinteresado, qué héroe con todas las letras. No suelo identificarme con los políticos, sean del signo que sean, pero las manos del presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi apoyadas en el féretro de Nicola también son las mías.

lunes, 7 de marzo de 2005

Ingenuidad

Hace unas semanas, un periodista relevante de la CNN se vio obligado a dimitir, tras haber comentado en privado que las tropas estadounidenses habían matado periodistas adrede, por la presión ejercida por otros periodistas de medios electrónicos inspirados por el partido Republicano. Es posible que estos periodistas no lean prensa española y los nombres de Juantxu Rodríguez y José Couso no les suenen. Tampoco es seguro que lean en italiano, pero confío en que el nombre de Giuliana Sgrena sí les mueva a rectificar y a pedir -qué pedir, exigir-, la reincorporación inmediata de ese periodista ‘dimitido’ a la CNN. No por nada, sólo por decir la verdad: las tropas estadounidenses matan periodistas adrede. Sí.

jueves, 3 de marzo de 2005

El sabio Savater

Fernando Savater es uno de los miembros del llamado comité de sabios para la tv publica. Ayer publicaba en El País un interesante alegato sobre la necesidad de contar en la escuela con una asignatura de “educación para la ciudadanía”, con lo que no estoy de acuerdo, pero ésa es otra. Aprovechando la tribuna se defendía con cierta soberbia de la parte alícuota que le toca de los ataques recibidos por el informe del comité. Como si ninguno de los críticos se hubiese leído el informe o su opinión, fuera del ámbito académico no tiene apenas consideración. Hombre, Fernando, concédenos al menos el beneficio de la duda. Lo hemos leído y releído y echamos en falta muchas cosas, muchas propuestas y, sobre todo, algo nuevo. Por no haber, no hay ni una definición de lo que es un servicio público. Y lo siento, pero he leído el voto particular de Urbaneja y me parece más interesante. ¿Quieres una propuesta de servicio público? La tv debe ser una cantera de actores, en series y dramas, un ‘recuperador’ del teatro y la literatura clásica con versiones baratas, actualizadas y realizadas con los propios medios de la casa y emitidas en horas competitivas. También debería ser el escaparate de los premios literarios y los aniversarios. Esto sólo en materia teatral o literaria, asi que, Fernando, imagina en otros campos. Para el viaje que ha hecho el comité, no hacían falta tantas y tan sabias alforjas.

miércoles, 2 de marzo de 2005

La ley de las televisiones

Por más que busco no encuentro el pliego de condiciones por el cual se rigen las concesiones de la televisión privada, renovadas en 2000. Lo que sí tengo es la ley y ésta dice en su artículo 14.1 “Cada una de las sociedades concesionarias estará obligada a emitir programas televisivos durante un mínimo de cuatro horas diarias y treinta y dos semanales...” Y en el apartado 2 de ese mismo artículo: “No se considerarán programas televisivos, a los efectos previstos por el apartado anterior, las emisiones meramente repetitivas o las consistentes en imágenes fijas ni los tiempos destinados a la publicidad.” O soy idiota o no encuentro ninguna letra codificada por ningún lado. pero me falta el texto de las licencias.

lunes, 28 de febrero de 2005

Concentración de emisoras

Desde hace dos semanas he leido cuidadosamente los periódicos buscando alguna respuesta a una información que publicó El País sobre el reparto de las frecuencias radiofónicas desde la muerte de Franco. Una información elaborada con datos oficiales que establecía sin lugar a dudas que el número de emisoras adjudicadas a la Cadena SER era inferior al número adjudicado al resto de los grupos: obispos, Onda Cero, Luis del Olmo... Tanto con los gobiernos de UCD como con los del PP, las adjudicaciones a la SER eran menos. Sólo con gobiernos del PSOE, la SER recibió más emisoras que sus competidoras y tampoco con gran diferencia, dos o tres emisoras más. Aguardé en vano encontrar entre el resto de los diarios alguna contestación, algún dato erróneo; alguna columna de defensores del lector o del accionista acusando a Prisa de mentir. Los números eran tan demoledores que no ha respondido nadie. Yo no sé si está en peligro la libertad o si es un desastre que Prisa sea más grande o tenga más o emita menos. Lo que sé es que el resto de los medios grita sin aportar nada, ni una cifra, ni un dato para rebatir al ‘terrible polanquismo’. Si el resto de los medios sigue así, qué facil será para cualquiera concentrar medios y empresas y emisoras mientras los supuestos competidores siguen esforzándose en la carrera de los gritos antes que en la de las ideas.

El cálculo

Escribe Victor M. Amela en La Vanguardia que cada hogar español toca a 700 euros para asumir la deuda de RTVE. Este año, claro, porque de seguir así las cosas, va a aumentar. Francamente, no llega a dos euros al día. Como si de la publicidad de una oenegé se tratara: por menos de dos euros al día puede acabar con la deuda de la televisión y empezar de cero, mediante varios mecanismos de sentido común aunque sean dolorosos y poco revolucionarios. Y después el canon, baratito, para que no me vuelvan a pedir ni un euro más para enjugar sus deudas.

viernes, 25 de febrero de 2005

1 millón o un 6 por ciento

A cuenta de las cifras de las audiencias, siempre me sorprendo con la alegría que se manejan las cifras y determinados adjetivos como ‘fracaso’ o ‘desplome’. Sin desmerecer a nadie y teniendo en cuenta la libertad real de elegir a quien uno quiera de la oferta televisiva, me llama la atención lo que pasa con el espacio del Gran Wyoming: es posible que el seis por ciento del share, es decir del total de la audiencia potencial sea poco, escaso o síntoma de un fracaso en esos términos, pero casi un millon de espectadores, que es de lo que se trata, en términos de comunicación, de elección de un determinado programa, a mi me parece que son muchos. Como me parecen muchos los espectadores de los programas que se van quedando por el camino porque ‘no llegan a la media de audiencia de la cadena’. Una de las revoluciones pendientes para el futuro, será precisamente la segmentación absoluta de los grupos de espectadores, de tal forma que les llegue la publicidad que potencialmente les corresponde y más puede influirles. El día que los publicitarios se aprovechen de eso no sé qué será del share pero si sé qué será de los programas minoritarios.

martes, 22 de febrero de 2005

Promociones

Manuel Rodríguez Rivero hacía en ABC el sábado 12 de febrero un divertido análisis sobre lo que se encuentra en los quioscos y escribía que “lo que no he conseguido comprar todavía en un quiosco es fruta del tiempo retractilada, pero no desespero.” Eso me recordó el proyecto que un diario ya desaparecido en los 80 -El Sol anduvo estudiando: dar con el periódico del domingo la barra de pan. Por aquella época regalaba tantos suplementos que daba también una bolsa para llevarlos. Los problemas de logística y las protestas de los panaderos les obligaron a desechar la idea. Y también: la crisis será agobiante pero según los primeros datos de la oleada correspondiente de OJD, todos los diarios suben y uno de ellos, El País, gracias a las promociones repartidas según confiesa el propio periódico. Pan no sé, pero los domingos nos dan de todo, hasta por saco.

lunes, 21 de febrero de 2005

El informe sobre la tv pública

¿Cual es la primera referencia que aparece en el Boletín Oficial del Estado sobre Televisión Española, tras su creación en octubre de 1956? Un concurso para dotar a su sede del paseo de la Habana de alfombras y otro mobiliario para los despachos. No equipos técnicos. No dotación de personal u oposiciones. Alfombras. Despachos. De aquellas alfombras salen los polvos de la gestión y los problemas que arrastra la tv pública en España.

viernes, 18 de febrero de 2005

Pésame

Aunque no tiene nada de nuevo y no es más que una versión corta y heavy de un programa de la misma cadena, las andanzas entre políticos del personaje Guiller Moore y su sección Tocando las bowlings de Pecado original (Telecinco, 21.00 horas) suele ser divertido. Pero ayer traspasó la línea entre perseguir y dejar que los políticos se retraten a sí mismos y pontificar sin fundamento sobre su actitud, mientras perseguía a los políticos por los jardines del descubrimiento en la plaza de Colón. Reconozco tener debilidad por Moratinos, uno de los mejores cancilleres que ha tenido España nunca, convertido en mono de feria por docenas de periodistas, escribidores y opinadores, escritores y tertualianos, de mala fe y a sabiendas o involuntariamente por ignorancia. Casi es más disculpable la mala fe, por sabida y que se muestra sin engaños, que aceptar sin cuestionar una sola palabra lo que otros dicen. Y al respecto no me resisto a recomendar un artículo de La Vanguardia (13/02/05) de Manuel Díaz Prieto en la sección así es la vida a cuenta de la biografía, que todos los medios aceptan y repiten, de un empresario del espectáculo y ventrílocuo llamado José Luis Moreno. El personaje de Guiller Moore debería encontrar un hueco para leer los periódicos y saber antes de perseguirle que Moratinos perdió el lunes a un amigo muy querido en un atentado -el libanés ex primer ministro Hariri- y que no estaba distante por altivez, sino por el dolor. Por debajo del cargo y la función, siempre criticables, hay personas. Tal vez el respeto no sea televisivo, pero sí nos hace mejores.

miércoles, 16 de febrero de 2005

De síntomas y ejemplos

No arranco con el análisis de la crisis, pero id acumulando ejemplos. Como este. Desde hace unos días, la prensa recoge el lanzamiento de una novela del escritor Javier García Sánchez que desarrolla la historia de una siniestra condesa húngara llamada Elizabeth Bathory, dedicada a fines del siglo XV a martirizar y atormentar doncellas en macabros y sangrientos rituales. Como argumento novelesco, fenómeno. Pero ¿por qué no he leído ni una sola palabra acerca de las extraordinarias páginas que ya escribió el simbolista francés Marcel Schwob acerca de ella? ¿Por qué nadie menciona la película Cuentos inmorales en la que Paloma Picasso (de verdad, no miento) interpreta a esa condesa sádica? ¿Es que nadie lee o ve cine? Que García Sánchez no diga una palabra es hasta comprensible, no vaya a ser que alguien vaya a una librería y pregunte y descubra a un escritor de verdad. O pregunte en Ocho y medio -siempre recomendable librería de cine- y compre el dvd con el film. Este es el primer eje de la crisis del periodismo: la ignorancia de quienes formamos parte de las redacciones. Un buen amigo y pariente, que trabaja en banca y ha sufrido algún atraco, me contó hace años qué es en el argot un ‘cogotero’: un individuo que se asoma por el cogote -o nuca- de su víctima para ver cuánto dinero saca y robarle por el medio que sea en cuanto pone un pie fuera de la sucursal. Lo saben todos los empleados de banca. Lo saben los policías. ¿Y los periodistas? Sistemáticamente, contumaces, inasequibles escriben: “los ‘cogoteros’ son ladrones que atracan a sus víctimas con un fuerte golpe en la nuca”. Y así con todo.

viernes, 11 de febrero de 2005

¿Crisis? ¿Qué crisis? Un síntoma

Casi estoy por abrir un blog nuevo dedicado en exclusiva a este asunto. Ayer leí una crítica de un libro que, me pasa pocas veces, ya había leído. El libro es El geco de Ferlosio, extraordinario como siempre, pero eso en su caso y en mi apreciación no es novedad. La crítica, es decir el pecador, es de Santos Sanz Villanueva. El pecado, es decir las tonterías, son excesivas. A cuenta de su ignorancia zoológica pero disculpable porque es un crítico de libros y no un zoólogo, niega su existencia al dicho geco o salamanquesa y acaba por llamarlo lagarto. No Santos, no. El geco es una especie diferente de reptil que poco tiene que ver con las lagartijas, más allá de su gusto por las paredes soleadas y las larvas de insectos y aun éstos mismos para comer. Qué puntilloso eres a veces se podría decir de mi. Qué más da que niegue la existencia del reptil. Pues que todo su argumentario a favor del libro se basa en eso, en negar la existencia del geco y en considerarlo sólo una muestra del genio fabulador y lingüistico de Ferlosio. La crítica es positiva y en líneas generales es útil para saber de qué va el libro, pero eso lo sé porque lo he leído. Para dar a conocer o hacer apetecible la obra, desde luego no sirve. Entonces, ¿cuántas críticas de Santos Sanz estarán basadas en una premisa falsa fruto de la ignorancia y de no querer comprobar las cosas? ¿Cuántas reseñas habrá escrito para iniciados y responsables editoriales que ya conocen la obra? Esto, que es muy poca cosa es un síntoma de esa supuesta crisis. No hay crisis porque se escriban tonterías, sino porque nadie las detecte y las pare.

jueves, 10 de febrero de 2005

La crisis del periodismo (II)

Sé que va a resultar un poco árido, pero ayer, mientras tomaba algunas notas para estructurar un poco este asunto, o mejor dicho, mi opinión sobre este asunto, no pude menos que pensar que se trataba de un viaje. Un viaje pesado y probablemente incómodo, pero que al final habrá merecido la pena. Más para mi, claro, que soy quien pone en limpio, como en una azotea del sur, las sábanas del pensamiento para que se oreen y luzcan al sol. Puede que nadie vea las mías, pero es seguro que su reflejo se une al de muchas otras sábanas y trapos tendidos; a ver si así deslumbramos a los todavía no apagados faros de occidente que son los periódicos de hoy día.

miércoles, 9 de febrero de 2005

La crisis de los periódicos

Llevo varios meses oyendo y sobre todo leyendo acerca de este asunto, uno de los grandes favoritos de los autores de bitácoras, de los columnistas que analizan otros medios, los defensores de los lectores y, también, de profesores de variada especialidad en universidades de todo el mundo, con especial importancia en Estados Unidos. Credibilidad, lectores, capacitación profesional, los hilos del asunto se despliegan como afluentes del mensaje principal: la crisis de los periódicos. ¿Pero nace en algún sitio este río? ¿Tiene algún interés para los lectores de los periódicos dicha crisis? ¿Afecta de verdad al trabajo diario en las redacciones? Mientras la llamada industria cultural, el conjunto de empresas que viven de los libros, los medios de comunicación, y hasta los montadores de exposiciones, museos y en general cualquiera que viva de eso tan vago y tan perezoso que es la cultura, crecen y viven los mejores momentos económicos de su ya larga historia, casi no hay día en que los periódicos no incluyan alguna llamada, por pequeña que sea, a la movilización contra ‘la crisis de los periódicos’. Tal llamada, expresada como dogma por quien la formula, amparado en su prestigio como periodista, analista, profesor o estudioso, suele desenrrollarse en torno a dos aceradas púas que penden para explotarlos dos globos bien grandes y de seguro estruendosos: a saber, la pérdida de lectores y el alejamiento de los periodistas de los intereses de los lectores.

viernes, 4 de febrero de 2005

Florilegio de cabreos

A veces no tengo tiempo, aunque si ganas, de desahogarme con algunas tonterías que los periódicos publican a lo largo de la semana, porque como Rafael Sánchez Ferlosio también yo leo periódicos para cabrearme. De esta semana, pues un par de apuntes: titulaba Raúl del Pozo ¿Proceso constitucional por la puerta falsa? a cuenta del debate sobre el plan ése. Y me acordé de 1977, de las primeras elecciones a la muerte del dictador, convocadas, votadas, aceptadas y vividas sin que en ningún sitio figurase que eran para elegir unas Cortes constituyentes. Ya sé que es el pasado, pero aún recuerdo mis 17 años indignados cuando al correr de los meses quedó claro que la intención del poder entonces era dotarnos, a la carrera y sin debate, de una Constitución. El mismo texto sacralizado e inmóvil durante los últimos 25 años. No sé dónde estaría del Pozo entonces, aunque apuesto a que no se le ocurrió cuestionar con este mismo título las elecciones de entonces. Por razones que no tengo tiempo de exponer, diáfano es que a los poderes en España les gusta constitucionalizar de tapadillo y, también, que hay otra generación en el poder más proclive a no respetar los textos de sus papás, por muy bienintencionados que fueran.
El segundo apunte es a mi exclusiva cuenta, a lo abominable y repugnante que es leer o escuchar que “Los príncipes han viajado en el metro”, al relato construido con gofres olidos en la Puerta del Sol y viajeros -de verdad- con cámaras en el móvil buscando recuerdo de un viaje ¡un viaje! de una persona que jamás ha viajado ni viajará en el metro y su esposa que, a poco que se profundice en su actitud, generación de procedencia, profesión y aspecto, le pegan más los transportes de superficie que cualquiera otro. Me da asco cómo se puede retorcer el lenguaje de esa manera: no viajaron -él nunca y ella no lo hará más-, visitaron, recorrieron, conocieron... No voy encima a hacer su trabajo escribiéndoles los sinónimos.
(Hay un tercero: ¿Y a mí que me importa la salud de un jefe de Estado también director espiritual de las creencias de una parte de la sociedad occidental?)

jueves, 3 de febrero de 2005

Fumar en los trenes

El tabaco, el acto de fumar es ahora mismo un estigma institucional y queda poco para que lo sea también social. En uno o dos años más, la prohibición se extenderá a los bares y restaurantes y en no menos de 10 años será casi imposible fumar en público, bien porque esté prohibido legalmente, bien por una interdicción social. Que no se pueda desde estos días fumar en los trenes es sólo una estación más, aunque un poquito más dolorosa se fume o no, del largo camino de hierro de la historia del tabaco. Dentro de unos años seremos una reliquia aquellos que hemos fumado en los aviones, en los trenes y hasta en el metro. No es sólo que pase el tiempo, es que me siento como debieron sentirse los que, a mediados del XIX, aún recordaban qué suponía aspirar rapé mientras los jóvenes pisaverdes recién llegados consumían sus tagarninas sin sentir siquiera de dónde venían. (Con estas tonterías estoy a un paso de escribir como Juan Manuel de Prada, pues sí que estamos buenos.) El tabaco se ha refugiado en los países más pobres como sustituto de otras necesidades, y comer es la primera que se viene a la memoria pues quien ha fumado sabe hasta qué punto el humo sustrae del hambre acuciante y cómo unas caladas alivian los retortijones; y es, ya, sin casi darnos cuenta, un símbolo de atraso y pobreza, de suciedad y de miseria. Cuando se enciende un cigarrillo en la mayor parte de las sociedades occidentales se entra en la consideración automática de paria, de dominado por el vicio. Qué lejos queda aquella percepción, por otra parte tan literaria, que yo he oído expresar de viva voz, de “vicios tengo lo normal, el tabaco, alguna copita...”. Fumar, decir que se fuma es ahora una petición pública de disculpas, es sentir la conmiseración ajena como algo normal. ¿Qué no hubiera dicho Foucault de esta exclusión social y legal, intolerante prueba de la intrusión que padece lo público ante lo privado? Nos hemos llenado la boca con los genocidios y los nunca más del siglo XX, pero hemos empezado el siglo XXI metidos de lleno en una batalla brutal, por lo desigual, contra una parte de la población que se limita a consumir un producto legal, consciente de sus perjuicios y financiador en buena parte de sus consecuencias.

lunes, 31 de enero de 2005

Barre adentro

Fui, y muy bien acompañado como siempre, en la primera semana de exhibición a ver Mar adentro. Entonces ya me pareció una película estimable con un Javier Bardem cercano al cielo, aunque tenga trabajos del mismo nivel. Pero también entonces sostuve que era una película tramposa, de las que se le ven las costuras, las hechuras y las intenciones de ganar premios, taquillas y lo que haga falta. Muy bien rodada, sabiamente rodada por un director muy bueno pero tramposo. Y la elección de los actores, el montaje y hasta la promoción eran una maquinaria tan engrasada como falsa. Sostuve entonces que la elección de Belén Rueda como alter ego de Bardem sólo se debía a ese mismo propósito de ganar premios y búsqueda de todos los resortes, muelles y engranajes que hacen de esta película un rolex antes que un swatch. Porque Amenábar, que es un director enorme, necesitaba una persona maleable y con desgracia propia y auténtica a las espaldas y no una actriz de verdad, único motivo para elegir a una mujer más dotada para la telecomedia que para las tablas. Ayer, la gala de los Goya y es verdad que son ellos mismos los que se premian o se echan por tierra, consagró la película y la dudosa por absurda marca de “más goyas que nadie” que tenía otra película, de igual calidad, peor fortuna y más verdadera, que se titulaba Ay Carmela, de Carlos Saura, donde había como aquí un actor -Andrés Pajares- y, sobre todo, una actriz, Carmen Maura. Con ser la película más comercial del año, el entusiasmo desatado no justifica absurdos como el de darle un premio a un actor gallego por el mero hecho de hablar en gallego y tener cara de gallego, ninguneando el trabajo de un Juan Diego -que no necesita premios- en un papel y una película de verdad: El séptimo día. O premiar como ‘principales’ los estimables, pero muy reducidos, papeles del resto de las actrices del mar. Ah, pero qué momento extraordinario cuando el escritor Antonio Gala, huérfano de premiado sobre el escenario ya que nadie recogía el premio que a él tocaba presentar, se dirigió al micrófono y con voz suave dedicó el goya a la familia del premiado, mientras la platea aplaudía ante el absurdo. Que la actuación más divertida corriera a cargo de un caricato, que una de las presentadoras más ágiles y simpáticas del acto fuera una soprano única como Montserrat Caballé y que el mejor momento lo viviese un escritor da qué pensar, ¿pues no era una gala cinematográfica?

viernes, 28 de enero de 2005

Restauración

Hace un par de semanas, durante un fuerte temporal de viento que azotó la costa cantábrica, un arrecife natural conocido como Arco de la Horadada en la bahía de Santander se vino abajo. La fuerza del oleaje lo creó y ese mismo golpear terco de agua, aire y sal lo destruyó. Bien. La leyenda sobre el origen de dicho arco data de la Edad Media y otorga la responsabilidad de su creación a los Santos Emeterio y Celedonio, a cuenta de un viaje en una barca capaz de atravesar la piedra en vez de rodearla -tal es la fuerza de la fe- que ambos realizaron. Bien. El Ayuntamiento de la ciudad o la comunidad, no recuerdo bien, pretende restaurarlo. Entonces, ¿van a enmendarles la plana a los citados Celedonio y Emeterio, mártires del siglo III según la Iglesia, que han dejado caer el arco por razones que sólo a ellos y a la divinidad competen? ¿Van a corregir a la naturaleza, firmante última tanto de la obra como de su destrucción? ¿Cómo explicarán ahora la leyenda en los folletos turísticos? Por si están faltos de inspiración les brindo la mía: durante una noche de tormenta, los ediles y autoridades cántabras recibieron la visita de San Canuto y de Santa Lisérgica, que les exigieron la inmediata reparación del arco, a despecho de autorías, naturalezas, oleajes y sentido común.

jueves, 27 de enero de 2005

Perdón (II)

Mi tío Joaquín no perdió la calma en ningún momento y, sin aspavientos, me dio una de esas lecciones que nunca se olvidan. No habló del Holocausto, ni de su exilio; no mencionó ni la guerra ni a Hitler. Sólo -y aún le veo ante mi- me preguntó: “¿Tú sabes lo que significa eso que llevas en la frente?”. No recuerdo mucho más de aquella tarde, ni de mi respuesta ni de la posterior conversación, que me consta mantuvimos. Pero sí sé que no volví a ponerme la gorra y que, desde entonces, no he dejado de dudar y preguntarme por qué algo es como es y por qué aceptamos la realidad tal y como nos la presentan, sin el más mínimo análisis. Ante cualquier acontecimiento, ante cualquier idea, siempre me pregunto ¿pero sé lo que eso significa? Vivir da para cometer algunos errores y aquella gorra es uno de ellos, pero la lección que recibí ha ido adquiriendo cada vez más sentido. Hoy, mientras recuerdo esta conversación y se conmemora el 60 aniversario del cierre del campo de concentración de Auschwitz, no me hace falta preguntarme ¿cómo pudo pasar? Me basta con recordar que no siempre sabemos lo que significan símbolos y banderas. Y os pido perdón por aquella gorra.

Perdón

He leído estos días algunas reflexiones a propósito de la shoah, el recuerdo del Holocausto y la percepción de éste en España. Y todas coinciden en que durante los años del franquismo la indiferencia o el silencio sobre este asunto fue notoria. En 1972, lector compulsivo desde niño, yo tenía a mi alcance unas novelas, entonces de éxito, escritas por un oscuro autor danés llamado Sven Hassel. Narraban las peripecias en distintos frentes de un grupo de soldados de la Wehrmacht. No exaltaban precisamente el nazismo, de hecho lo condenaban desde dentro, por así decirlo, en sus -ahora lo sé- tensas relaciones con el Ejército alemán. Yo tenía 12 años y en medio de la indiferencia general, en el metro o en el colegio, comencé a llevar una gorra de visera marrón, con una esvástica y otras inscripciones entre militares y nazis. Aquel año vino a visitarnos un hermano de mi madre, el tío Joaquín, que vivía en Francia casado con una francesa en Toulouse. No recuerdo en que época del año vino, pero yo tenía tiempo libre y el tío Joaquín quiso que le llevase a ver la Puerta de Alcalá, Cibeles, el centro como un turista. Yo no sabía absolutamente nada. Ni porqué vivía en Francia, ni para qué quería caminar por esa zona. Hoy tengo las respuestas sin apenas esfuerzo: la guerra, el exilio, la nostalgia... Pero entonces yo sólo sabía que me gustaba andar, que su compañía era agradable y que el cielo era azul y lucía el sol, porque recuerdo el largo paseo calle alcalá abajo, el espantoso contraste -en el que ambos estuvimos de acuerdo- de la Torre de Valencia con la Puerta de Alcalá y el azul. Yo llevaba en un bolsillo mi gorra marrón y para darme sombra en los ojos, me la puse.

martes, 25 de enero de 2005

Brasa helada

Durante los últimos días, autoridades y medios de comunicación han estado machacando con la llegada de una ola de frío siberiano ante la que había que tomar precauciones. Donde yo vivo, cerca de la Casa de Campo, el frío es muy intenso durante todo el invierno, haya ola o no. Pero de tanto repetirlo la gente se lo ha tomado en serio y hoy, aunque el frío es el mismo y sólo el viento se ha incrementado, todos caminamos encogidos, abrumados por la helada, conscientes de que ha llegado la ola de frío. Las conversaciones, las caras, los gestos, por menudos que sean, insisten en ello: ha llegado. Hace frío. Siempre que se produce una de estas pruebas del poder de la persuasión recuerdo el clásico experimento del doctor Mesmer en los estertores del siglo XVIII, cuando, vendados los ojos, hizo creer a un pobre infeliz que le cortaban las venas del brazo y su sangre se derramaba en un balde. El sujeto -un convicto voluntario al que prometieron obtener la libertad si colaboraba, y vaya si la obtuvo-, convencido por la sugestión de que perdía a borbotones la sangre mientras sonaba un chorro de agua en una pila, murió de terror. No morimos de frío sugestionados por la ola siberiana, pero la persuasión consigue que bebamos lo que bebemos, comamos lo que comemos y hasta que votemos a quien votamos, sentados con los ojos vendados, convencidos de que la sangre que oímos caer en el balde es de los otros.

jueves, 20 de enero de 2005

Importancia

Cada vez me pongo más nervioso al comprobar la cantidad de espacio y tiempo desperdiciados en los medios de comunicación recogiendo la doctrina de una religión que se proclama mayoritaria sin la más mínima prueba, sólo por que las costumbres de algunas comunidades coinciden con sus ritos o la mayoría se aprovechan de sus celebraciones y fiestas. Muy pocos creen/asumen/aceptan/acatan su doctrina en materia de cualquier asunto, incluidas las materias seminal o fecal, que para todo tienen respuesta. No viene esto a cuenta por declaraciones a favor, en contra -o, como diría PérezReverte, de la puntita nada más-, de los preservativos. Ya me indigné viendo la fotografía y el texto de la entrega de una réplica de un autómovil de competición al Papa. ¿Y a mi qué me importa? ¿Por qué me atormentan en periódicos no confesionales con una audiencia privada, un regalo privado, un equipo privado, una creencia privada? Nadie informa de las muchas audiencias diarias que recibe ZP ni de las de Chirac (que es un vecino) Y luego, ¿a mi qué me importa lo que opinen unos célibes castos y vírgenes sobre los preservativos? ¿Qué cualificación científica tienen para negar la prevención contra enfermedades que supone usar condón? Nunca leo nada de lo que piensan los judíos o los musulmanes o cualesquiera otros cristianos sobre nada. Pero los católicos no dejan de hablar ni bajo la más estricta ducha de realidad. Muy bien, para eso hay libertad de expresión, pero ¿qué razón hay para que los periódicos no confesionales crean que a mi me importa algo su opinión? Dejadme en paz. No me interesa.

martes, 18 de enero de 2005

Ondas

Lo más hermoso del mundo en estos días no está en este mundo. Lo único, lo especial, la maravilla está fuera, tan lejos que tardaríamos más de 7 años en llegar, y a buena velocidad. Es Titán, la luna de Saturno. Creo que la oportunidad de escuchar la voz de otro mundo es de las cosas más emocionantes que me han sucedido nunca como ser humano. Es posible que parezca un freak pero así lo siento. Nunca habíamos oído a qué suena otro mundo. Es como cuando la nave Voyager estaba a punto de salir del Sistema Solar y Carl Sagan pidió a la NASA que fotografiase desde allí a nuestra Tierra. Una foto de casa que nos la muestra como un pequeño punto azul pálido. Esa imagen del hogar, el sonido de Titán, los hombres y mujeres yendo y viniendo para vernos desde ahí arriba, el esfuerzo por llevarnos a dar una vuelta por la Luna... Eso es lo que nos hace humanos. Y muy especiales.

jueves, 13 de enero de 2005

Soledad (II)

Aunque no estoy del todo solo respecto a las aspiraciones olímpicas de Gallardón (Javier Marías en El País Semanal del domingo 9 de enero también está en contra de los Juegos de Madrid) la sensación no se disipa del todo. Hoy es muy interesante el artículo de Emilio Guevara en El Correo. Y también lo que me ha sucedido hace unos minutos, cuando mi hija Paloma me cantaba al teléfono los poemas que ha aprendido en el colegio hoy. Atropelladamente, con titubeos y pausas, pero con corazón, se han sucedido las estrofas del conde Olinos en castellano y, después, de una canción de cuna en euskera, otra gallega y una última canción en catalán. Ni ella ni yo hemos entendido muy bien tres de las cuatro. Pero si hemos disfrutado con su intención. Y con su sonido. A mi me siguen fascinando las lenguas. Todas. Y las culturas. Qué lástima que haya que colocar a un montón de amigotes en las instituciones y que éstas hayan de ser creadas para colocar a los amigotes y que éstos hayan de justificar su sueldo defendiendo lo que no es atacado y...

martes, 11 de enero de 2005

Soledad

No suelo sentirme muy solo con algunas ideas que se me ocurren, que siempre se encuentra algún columnista o incluso algún amigo que comparte pensamientos o actitudes. Pero en el caso de la pretensión del alcalde de Madrid de que los Juegos Olímpicos de 2012 se celebren en Madrid, negarse es soledad. No leo, no escucho, no sé de nadie más allá de un círculo muy íntimo, que abomine de esa pretensión. ¿No tendría que habernos preguntado el alcalde? ¿Son necesarias más obras? ¿Para qué queremos unos Juegos, para seguir llamando metro ligero al tranvía? ¿Para seguir especulando, sin tener ni la más mínima idea de qué hacer con Madrid? ¿Para terminar con lo poco que queda de la memoria de una ciudad que la tuvo y mucha? Barcelona necesitaba los Juegos para recuperar el mar, para cambiar de siglo. Madrid no tiene que recuperar más que la sensatez, el diseño de una ciudad echa a capas, superpuestas, entrelazadas, de transición. No quiero los Juegos, aunque siga solo.

viernes, 7 de enero de 2005

Pensamientos

Hay más por escribir, pero estoy un poco aturdido por las fiestas.
Nadie menciona el porcentaje de gente soberana (todos somos ahora más soberanos) al que hemos oído decir: pues que se vayan.
“En el fondo, Ibarretxe no es un político: es un sumo sacerdote, es el profeta que va a guiar a su pueblo a la tierra prometida de la soberanía.” Joseba Arregui en El Correo del jueves.
No sabía que Chevrolet no se vendía en España. ¿Quién les habrá hecho la campaña publicitaria? Porque las matrículas de los vehículos utilizados reproducen el modelo anterior de letras más provincias, y la que más sale es de Ávila.

miércoles, 5 de enero de 2005

Coincidencia

Casi al mismo tiempo que se ha producido el anuncio por parte del ministro José Montilla de que el ‘apagón analógico’, es decir, la desaparición de la transmisión televisiva por los medios de ahora a otros digitales, prevista para 2010, ha circulado un interesante informe de una consultora (lamento no recordarla) sobre la televisión privada y su rentabilidad desde 1989. Y el resultado es desolador. No han recuperado aún de la inversión más allá de un 30 por ciento. Y hace 15 años de eso. Cuando me decidí a terminar la carrera asistí en 1988 a un interesante seminario económico sobre televisión. Por esas fechas, con el segundo Gobierno de González en el trance de conceder las necesarias licencias para emitir, el panorama audiovisual ardía entre autonomías, empresarios y periodistas. La mayoría de los analistas alli presentes, y sobre todo el siempre lúcido Manuel Martín Ferrand, coincidían en que no había espacio para más de dos cadenas privadas en términos de rentabilidad. Se entiende que económica, porque de la rentabilidad política no conozco estudios precisos. Entonces se concedieron tres licencias privadas, una de ellas de pago, y así estamos ahora. Antes de 2010 habrá más licencias digitales, más televisiones públicas, más locales, más de todo.