jueves, 20 de enero de 2005

Importancia

Cada vez me pongo más nervioso al comprobar la cantidad de espacio y tiempo desperdiciados en los medios de comunicación recogiendo la doctrina de una religión que se proclama mayoritaria sin la más mínima prueba, sólo por que las costumbres de algunas comunidades coinciden con sus ritos o la mayoría se aprovechan de sus celebraciones y fiestas. Muy pocos creen/asumen/aceptan/acatan su doctrina en materia de cualquier asunto, incluidas las materias seminal o fecal, que para todo tienen respuesta. No viene esto a cuenta por declaraciones a favor, en contra -o, como diría PérezReverte, de la puntita nada más-, de los preservativos. Ya me indigné viendo la fotografía y el texto de la entrega de una réplica de un autómovil de competición al Papa. ¿Y a mi qué me importa? ¿Por qué me atormentan en periódicos no confesionales con una audiencia privada, un regalo privado, un equipo privado, una creencia privada? Nadie informa de las muchas audiencias diarias que recibe ZP ni de las de Chirac (que es un vecino) Y luego, ¿a mi qué me importa lo que opinen unos célibes castos y vírgenes sobre los preservativos? ¿Qué cualificación científica tienen para negar la prevención contra enfermedades que supone usar condón? Nunca leo nada de lo que piensan los judíos o los musulmanes o cualesquiera otros cristianos sobre nada. Pero los católicos no dejan de hablar ni bajo la más estricta ducha de realidad. Muy bien, para eso hay libertad de expresión, pero ¿qué razón hay para que los periódicos no confesionales crean que a mi me importa algo su opinión? Dejadme en paz. No me interesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario