martes, 29 de marzo de 2005

Otra de fotos

Yo sé que tengo obsesiones, pero hay veces en que las obsesiones se superponen y no encuentro palabras para definirlas. Tengo obsesión con la monarquía y la tengo con la religión, sobre todo la católica que es la que mejor conozco. ¿Qué hago cuando ambas se unen? Es la megaobsesión. Y todo a cuenta de una fotografía del rey (aunque han cambiado la foto en el enlace) inclinándose para besar el anillo del nuevo presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de Bilbao. No sé qué me produce más pasmo, si la ostentación del Jefe del Estado de todos de unas creencias, si la sumisión del poder político al religioso que el gesto expresa o la suficiencia del prelado adelantando la mano, sabedor de que el rey va a bajar la cabeza. Me guste o no, es el Jefe del Estado y, por eso, no me da la gana de verle besando el anillo de nadie. Cortesía sí, humillación no, por muy ‘divina’ que ésta sea.

2 comentarios:

  1. Anónimo1:43 p. m.

    El problema es que el enlace que dejas ya no muestra esa misma foto.

    ResponderEliminar
  2. Lo cual es una lástima. En la edición de ese día si figuraba. Sólo puedo añadir el paréntesis explicativo. Y gracias, quien quiera que seas.

    ResponderEliminar