martes, 15 de marzo de 2005

¿Raseros diferentes?

Gilles Kepel y Antonio Elorza son dos estudiosos occidentales del islam y sus relaciones con el primer mundo. Ambos suelen sostener que una de las claves para entender el yuhadismo, es decir la versión islámica del Corán más combativa y preterrorista o justificadora ideológica de Al Qaeda, es su permanente reivindicación de una mítica Al-Andalus como un paraíso califal arrabatado por los europeos en 1492. Pero es que esa reivindicación perversa es la misma que utilizan los partidos nacionalistas vasco y catalán: la supuesta existencia de arcadias catalanas y vascas que la perversidad castellana malogró. A ver si es que el problema del islam radical es un problema territorial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario