martes, 8 de marzo de 2005

Una emoción

Qué historia tan conmovedora la de Nicola Calipari, el agente italiano que protegió a la periodista Giuliana Sgrena de la muerte. Qué valor tan absoluto y tan desinteresado, qué héroe con todas las letras. No suelo identificarme con los políticos, sean del signo que sean, pero las manos del presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi apoyadas en el féretro de Nicola también son las mías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario