martes, 10 de mayo de 2005

España, mañana...

Ya sé que soy un paranoico, pero mientras el presidente electo rendía homenaje a las víctimas del campo de Mauthausen bajo la bandera republicana, los subjefes del Estado se apresuraban a confeccionar las primeras páginas de los periódicos de ayer. No vaya a ser que la bandera tricolor, los campos de concentración y un presidente elegido ocupen demasiado espacio en las primeras. Y además en color. No, es mejor la joven pareja en automóvil.
¿Es tan importante? La continuidad es la clave de las monarquías. Bien. Pero en esta española, con tres hijos y siete nietos, esa continuidad me parece más que asegurada. Eso sí, el modelo nacionalcatólico de los padres se perpetúa: no hace ni un año que se han casado y ya esperan descendencia, por “medios naturales”, como dice la impagable nota de la Agencia Efe.
Es el síndrome de “y-vosotros-¿cuándo?” que todas las parejas padecen elevado al cubo, con un montón de medios de comunicación empeñados cada vez más en ocuparse de tonterías, no vaya a ser que la gente se cuestione nada si informamos de verdad. Por ejemplo, ¿cuánto nos va a costar? Durante algún tiempo me camelaron las orejas con que es más caro elegir cada cierto tiempo. Pero empiezan a no salirme las cuentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario