martes, 2 de agosto de 2005

El regreso

No es ninguna película. Es que he vuelto de mis merecidas vacaciones. Veremos si encuentro tiempo para contar alguna cosa de interés. Porque la desconexión ha sido absoluta, o casi, que luego siempre hay algún pariente, una tele en un bar o una emisora que te dice cuántos se han abrasado por culpa de la barbacoa o de cómo van en Londres.

A cuenta de eso: si los atentados de Londres hubiesen sido anteriores al 11 de marzo en Madrid, ¿hubiese Blair acusado al IRA? ¿Habrían manipulado igual Aznar y los miembros de su Gobierno: Zaplana, Rajoy Acebes...?

Ayer Saramago publicó un artículo que suscribo casi en su totalidad, dedicado a la única causa del terrorismo que no se menciona nunca: Dios es el problema.

Si. Y hasta que no desaparezcan del pensamiento y de la práctica humanas las divinidades, cielos, recompensas y halagüeños futuros, la superstición, la ignorancia y el desprecio por el pensamiento ajeno seguirá campando por la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario