viernes, 2 de septiembre de 2005

No es por fastidiar


Tentación he tenido de utilizar otro verbo más sonoro :-) para titular. En su segunda acepción. Pero al final me he decidido por la suavidad. Además de lo dicho aqui, todo lo que está rodeando al huracán Katrina me mueve a alguna reflexión.
No es por jorobar, pero mientras año tras año las autoridades cubanas hacen muy bien en sentirse orgullosos de cómo han sobrevivido a una nueva temporada de huracanes, en Estados Unidos se acumulan pérdidas y la sensación de que es inevitable.
Como sucede con las gotas frías por estos pagos, da la impresión de que en el primer mundo sabemos cómo afrontar las crisis y nuestras respuestas son inmediatas, pero siempre que «ya ha sucedido el acontecimiento». En el tercero o el cuarto mundos ni se reacciona antes ni después: no pueden.
¿En qué mundo está Cuba situada cuando son capaces de reaccionar antes de que se produzca la catástrofe y también después?

No hay comentarios:

Publicar un comentario