miércoles, 23 de agosto de 2006

La función de la crítica, de Terry Eagleton

Llevaba tiempo detrás de este libro, apuntado en la lista de pendientes y no buscado/hallado hasta ahora. Y. como suponía, no salgo defraudado en absoluto de su lectura. Eagleton contrapone el comienzo de la crítica en el siglo XVIII con su estado actual, desarrollando a lo largo del texto una reflexión sobre los cambios que los críticos han sufrido a lo largo de más de dos siglos.
El libro arranca con la cita de Alexander Pope: «A los hombres hay que enseñarlos como si no se les enseñara / Y las cosas desconocidas proponérselas como cosas olvidadas» del Essay on Criticism. (Por cierto, ni un libro en castellano en el isbn. joder)
Eagleton sostiene la necesidad de la crítica hoy en día y no precisamente especializada en la literatura como ha terminado siendo.
«La crítica moderna nació de una lucha contra el Estado absolutista; a menos que su futuro se defina ahora como una lucha contra el Estado burgués, pudiera no tener el más mínimo futuro.»
Y eso es lo más llamativo, ya que parece apuntar al papel que los blogs desarrollan en la actualidad, tanto en su definición como en el análisis de lo que puede suceder en el futuro. El libro compara el periodismo del XVIII y el de hoy y el futuro de la crítica, entendida como búsqueda de la trastienda de los sucesos que podemos ver sin mayor reflexión. La mirada crítica no es sólo la de anular el juicio ajeno sino de apuntalar nuestro propio pensamiento con el de los demás, negándolo o afirmándolo.
Eagleton critica con fundamento el papel de corrientes como la deconstrucción en el pensamiento crítico: «La deconstrucción consigue sortear todo saber existente sin conseguir el más mínimo resultado.» Y también entra hacia el final en algo en lo que llevo detrás tiempo, a saber, cómo se relacionan la vida pública y la vida privada, dos esferas con las fronteras cada vez más difusas. A cuenta de esto, Eagleton escribe sobre Raymond Williams, un crítico británico con una trayectoria intelectual que me ha recordado la de Ferlosio, otro preocupado también por la desaparición de la esfera privada en la pública.
Etiquetas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario