jueves, 27 de abril de 2006

Chernobil

¿Tú también? Si, además de lo dicho por cientos de medios de comunicación, yo también añado mi granito de arena al aniversario de Chernobil. Hace un año o así, comentaba lo conmovedor del sacrificio de un agente italiano en Irak protegiendo con su cuerpo a una compatriota periodista recién rescatada de su cautiverio.
Del accidente de Chernobil lo más impresionante fue la actuación de bomberos y voluntarios que combatieron el incendio para evitar que la radioactividad se propagase, salvando así miles de vidas. Abrasados por la radioactividad, conscientes de que iban a morir en un lapso breve, no lo dudaron un segundo para, en el fondo, salvarnos a todos.
Ya sé que suena un poco sacrificial, y judeocristiano, el cordero pascual, etcétera. Pero es un heroísmo muy antiguo y hermoso. Dice el doctor House «No se puede amar a todo el mundo. Es contra natura.» Y tiene razón. Pero actos como el de Calipari o el de los bomberos ucranios nos muestran que también el ser humano es capaz de hacer cosas emocionantes.

Aqui, el mejor reportaje.
Y aqui la información actualizada

Etiquetas:

martes, 25 de abril de 2006

La identidad y los políticos

Mientras los comentaristas de derechas se llenan la boca con los supuestos problemas de España, Chateaubriand, otra vez:
«El apego a la patria ha perdido su fuerza, porque la patria es incierta y huidiza para unas poblaciones vendidas en pública subasta, cambalacheadas como muebles de segunda mano...»
Hace más de 170 años. Es lo que tienen las patrias, que gozan de una mala salud de hierro.

martes, 18 de abril de 2006

Si bebes no conduzcas



He vuelto. Los cambios que han provocado este silencio aún no son efectivos, pero se sintetizan así: me voy. Después de 17 años, dejo las revistas que me vieron crecer y han hecho de mi lo que soy. No dejo la empresa, pero me traslado, me mudo, de concepto, de soporte. Ya se desvelarán los detalles más adelante.
Y ¿Qué tiene qué ver la foto?
Nada. La hice hace un par de días con las niñas porque me llamó la atención, porque quería que ellas mirasen las cosas de otra forma.
Para eso nos sirve la tecnología, para aprovechar la mirada que todos tenemos más o menos oculta.