viernes, 29 de diciembre de 2006

El Corte inglés compra la Torre Windsor

No soy amigo de conspiranoias, de teorías disparatadas basadas en la casualidad, pero la compra de los restos de lo que fuera la Torre Windsor en Madrid, por El Corte Inglés reúne algunas casualidades interesantes, al menos mientras no se demuestre que son causalidades.
El Corte Inglés es una de las empresas más opacas del mundo, un referente en el mundo empresarial a la hora de enfrentarse a las crisis informativas, o de invertir en publicidad para evitar que los medios invewstiguen y hasta de impedir la difusión de cualquier hecho relevante relacionado con la compañía. Y los medios, literalmente comprados por su publicidad, hacen poco por desvelar sus interioridades.
A diferencia de Wal-Mart, el gigante de la distribución mundial, investigado por todos los medios, y con quien puede compararse, nada sabemos de El Corte Inglés, más allá de sus cifras económicas siempre loables. No digo que El Corte Inglés tenga algo que ocultar, digo que tiene demasiadas zonas opacas.
Sobre todo en materia laboral. Nada sabemos de sus conflictos internos, de su comité de empresa, ni de las condiciones de sus empleados. Por no saber no sabemos ni cuánta gente devuelve los productos adquiridos, cuáles son los sueldos, los incentivos...
Conozco a tres empleados de El Corte Inglés. Para uno es (o era, hace mucho que no lo veo, pero no creo que haya cambiado) el gran trabajo de su vida. AL hablar de la compañía todo son ventajas. Parecía abducido, como parte de una secta. Por él supe que los empleados, aparte de un magro descuento en sus compras, pueden accder a préstamos hipotecarios y personales, en condiciones diferentes al resto. Pero también de la competitividad.
Para otro, es un trabajo más, con un grado de estabilidad enorme y mucha seguridad, pero con demasiadas particularidades. Está cansado de donde está, pero las posibilidades de cambio sin tener que ceder en exceso su parcela de independencia superan lo razonable. El tercero, despedido hace unos años por cuestiones de disciplina de vestuario y por cuestionar el carácter mismo de sumisión a la empresa, coincide más o menos con mi análisis.
Pues bien, hace más de un año, leí que los grandes almacenes negociaban la adquisición del solar de la Torre Windsor. Al cabo del tiempo, el 29 de noviembre, el Ayuntamiento de Madrid expresa claramente su preferencia por destinar el solar a una superficie comercial. Ayer, 28 de diciembre, se hizo público que El Corte Inglés ha comprado la inmobiliaria propietaria de los terrenos del Windsor (a precio inferior al del mercado, y con más solares en otras zonas de Madrid). El día anterior, El País, el mismo diario que publica estas informaciones tan relacionadas, publicó un artículo de Vicente Verdú tan laudatorio como infame sobre El Corte Inglés.
Dicen los italianos que si non e vero, e ben trovato. Juzguen ustedes.

Technorati:

martes, 19 de diciembre de 2006

Colegio de Periodistas, sí o no

Ayer estuve en la primera reunión convocada por la Asociación de la Prensa de Madrid para debatir la iniciativa de crear un Colegio de Periodistas en la Comunidad de Madrid. Lo más llamativo es que sólo estábamos presentes Fernando González Urbaneja, Víctor Olmos, Enrique de Aguinaga y un servidor.
Increíble que el futuro de la proifesión no le importe a nadie, pero así es. Eso sí, en lugar de en el Salón de Actos, nos sentamos en el despacho de Urbaneja y, más que debatir, conversamos más de una hora sobre el asunto. Los antecedentes y razones los expone Juan Varela. Mis impresiones fueron un poco más positivas que las de él.
Según Urbaneja, a la espera de lo que decida finalmente una Asamblea de la Asociación prevista para febrero, la directiva decidió presentar la petición a los políticos para agilizar el trámite y que pudiera estar constituido antes de las próximas elecciones locales.
Entiendo los motivos de su urgencia, ya que el Gobierno central pretende crear un organismo público de Colegios Profesionales en el que hay que estar presente para que luego no nos vengan con monsergas desde otros ámbitos. Bien, aunque no estoy seguro de que haya muchas diferencias entre profesionales de distintas comunidades. Creo que los problemas son comunes, pero es verdad que en Madrid, el maridaje siempre perverso entre periodistas y políticos puede ser causa de mayores conflictos.
Enrique de Aguinaga, en una docta y documentada disertación, nos explicó (sobre todo a mí, que soy ignorante al respecto) la imposibilidad jurídica de crear un verdadero Colegio, provocada por la falta de desarrollo estatal de una ley prometida en el artículo 36 de la Constitución. Transferida esa competencia a las Autonomías, los desarrollos legislativos de cada parlamento no han entrado en la raíz del problema, a saber la falta de definición de quién es periodista y la necesidad o no de serlo (y por tanto de estar colegiado) para ejercer la profesión.
Pero instalados en el posibilismo y en la necesidad de ser prácticos estuvimos de acuerdo en la necesidad de la creación del Colegio, aunque las condiciones sean lo menos restrictivas posibles. Es muy difícil, por no decir imposible que los medios acepten la colegiación obligatoria, aunque en la práctica no existan apenas periodistas que no hayan cursado estudios universitarios. Pero, y aqui Víctor Olmos se mostró inflexible, no se puede prohibir el acceso a los medios de quienes no sean periodistas.
El texto que presentará la APM recoge la necesidad de titulación, bien por licenciatura, bien por estudios de posgrado, lo que me parece bien. Por lo comentado arriba y por la necesidad de empezar a dignificar un poco lo que esta profesión significa, que va más allá de los locutores en busca de una declaración de famoso o de robar una fotografía en cualquier sitio.
Seguiré pensando.

Technorati:

viernes, 15 de diciembre de 2006

Gramática de la fantasía, Gianni Rodari

Excelente aproximación al mundo de la fantasía desde un enfoque teórico pero sobre todo práctico. Con un tono a veces excesivamente didáctico, pero siempre claro y sencillo, Rodari desarrolla un amplio conjunto de técnicas y ejercicios basados en sus propias experiencias para fomentar y aumentar la fantasía en los niños.
“La presente "gramática de la fantasía" [es] una propuesta más entre todas las otras que tienden a enriquecer con estímulos el ambiente en que el niño crece.”
Y lo hace, además, desde una actitud de respeto por los niños y sus capacidades, para potenciarlas y desarrollarlas como parte de un proceso integral de formación. Rodari no desaprovecha ni una ocasión para abundar en ese compromiso, situado en una izquierda humanista de raíces sociales.
“Si una sociedad basada en el mito de la productividad (y en la realidad del beneficio) tiene necesidad de hombres a medias -fieles ejecutores, diligentes reproductores, dóciles instrumentos sin voluntad-, quiere decir que está mal hecha y que hace falta cambiarla. Para cambiarla, se requieren hombres creativos, que sepan usar su imaginación.”
Rodari pretende darle la vuelta a la escuela, sin desdeñar su carácter de transmisor de conocimientos, pero buscando una formación más adecuada a lo que son los niños y para aprovechar su creatividad. En el caso de la lectura, la escritura, explica como “nivel ortográfico-gramatical-sintáctico, que no cubre siquiera el nivel "lingüístico" más estricto, además de descuidar el complejo mundo de los contenidos. El hecho es que en la escuela se leen los textos para juzgarlos y clasificarlos, no para comprenderlos. La criba de la "corrección" retiene y valoriza sólo los ripios, dejando pasar el oro...”
Un libro práctico y sencillo no solo para profesionales que busquen técnicas y consejos para desarrollar talleres y actividades complementarias, sino para cualquiera que tenga contacto con los niños y quiera profundizar y ayudarles en su formación.

Technorati:

jueves, 14 de diciembre de 2006

Y Feliz Año Nuevo

Por si acaso me quedo corto con las felicitaciones, aqui una muy visual que tiene, claro está, cualesquiera otros usos.


La encontré en este generador de letreros luminosos.

Technorati:

miércoles, 13 de diciembre de 2006

Feliz Navidad

Todavía me estoy riendo de este mensaje de Navidad. No sé si tiene más talento el montador o el que escribió originalmente un discurso así, capaz de cualquier ambigüedad. Disfrutadlo.


Technorati:

miércoles, 6 de diciembre de 2006

Locos por las matemáticas


Vamos a desengrasar un poco, que la semana empezó muy dura. Y blogger ha decidido no subirme la imagen de este libro, asi que...
Locos por las matemáticas de Ian Stewart es una pequeña colección de 20 divertidos pasatiempos matemáticos contados de forma amena, como pequeños cuentos. Son problemas y desafíos espaciales, numéricos y geométricos desarrollados con mucho sentido del humor y grandes dosis de docencia.
Exigen, claro, un buen nivel de concentración aunque no de cálculo y suponen un buen ejercicio mental. No apto para gentes de letras puras, pero sí para los que aceptan que las matemáticas o la física son también una parte sustancial de la cultura.
Actualización 13 diciembre: al fin ha subido la foto.

Technorati:

lunes, 4 de diciembre de 2006

Hasta siempre, Judith


Judith ya no está con nostros. Hace unas horas que Lubulú se ha marchado. En silencio y sin sufrimiento, se ha ido quedando dormida entre las manos de Joëlle, con Bea y yo de testigos silenciosos y doloridos.
Adiós, petit Lubu, descansa en paz.

Technorati: