lunes, 19 de noviembre de 2007

Gracias, Arturo

Arturo ha sabido siempre que yo no soy lector suyo, aunque jamás me he perdido uno solo de sus artículos. También sabe que no he alardeado de ello, y que me pesa apreciar solamente su talento en las distancias cortas, en los cachitos y los húsares. Nunca le ha importado. En algún rincón tengo mi ejemplar dedicado de su territorio comanche, que he comprendido pasado el tiempo y ahora suscribo en su totalidad.
Fueron doce años de cierta complicidad, hecha de paisajes syldavos y geografías de Melville y de Stevenson, de disquetes con temibles ficheros de wordperfect que se negaban a abrirse con el mac, de cursivas, comas y algún sumario mal elegido.
Ayer, el colorín que distribuye ABC y otros diarios, la que fue la revista de mayor tirada en lengua castellana del mundo, con permiso del Reader's Digest, celebraba sus veinte años de historia y Arturo Pérez-Reverte lo celebraba acordándose de la infantería, acordándose de mí.
Asi que, gracias Arturo, por la parte que me toca, y un abrazo sincero. Nos veremos en Moulinsart, con un Loch Lomond en la mano. O en el Danieli de Venecia, cualquier Nochevieja de éstas.

Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario