jueves, 15 de enero de 2009

Presentación de Fe de erratas, de Albert Montagut

Ayer estuve en la presentación de Fe de erratas, un libro del director del diario ADN Albert Montagut, cerrado como si de un periódico se tratara, en palabras de Belén López, de la editorial Temas de Hoy. En la mesa, además de Montagut y Belén, dos de los grandes popes del periodismo español, Fernando González Urbaneja, presidente de la APM y Álex Grijelmo, presidente de la agencia Efe. Entre loas al autor y a su obra y la calculada ingenuidad con la que se describió el estado del periodismo, se colaron algunas cuestiones interesantes, sobre todo durante el coloquio que cerró el acto. Para Urbaneja, el libro estimula el debate inteligente, ya que "el silencio de las redacciones de hoy es malo, hay que recuperarlas como espacio de debate". Respecto a la crisis, resaltó que se produce porque "los periodistas no hacemos lo que debemos".
En eso coincidía con Grijelmo, que señalaba que no hay que dejar "las nuevas herramientas para los nuevos, porque se produciría una brecha que no podemos consentir". Sobre el libro comentó que "es una transfusión de experiencia para los periodistas jóvenes". Albert Montagut pidió más respeto en general y señaló algunos "peligros de la profesión: hay muchos informadores y pocos periodistas; los titulares cada vez más cortos y no haber resuelto las crisis anteriores, por la que sólo se pone el foco en los titulares de primera para interesar a los políticos y no en hacer mejor periodismo".
Para Montagut, "La llegada de internet es otra crisis. Los grandes medios creen que internet no sirve más que para titulares, lo que es un grave error. No hay una receta mágica, pero ésta pasa por que los periodistas entren en la gestión, pasa por competir, por revitalizar el periodismo, buscar la excelencia, entender bien internet y conjugarlo con lo anterior. Hay que ir más allá de la mera transmisión de la información". Según él, "en los próximos meses se va a producir una reorganización total de la profesión y de los medios en España".
En el coloquio, hubo más preguntas dedicadas a la crisis de la prensa que al libro en sí, pero Montagut abundó en sus ideas para combatir la crisis: debatir más y no dejar que el periodismo se difumine y nuestro lugar lo ocupe el espectáculo o el poder político; recuperar la credibilidad, hacer más periodismo; recuperar la figura del senior, cuya desaparición de las redacciones es un grave error.
También se metió -con muy buen criterio- con la publicidad, a cuenta de las tarifas cada vez más bajas y el interés de los creativos por hacer cosas raras para destacar, lo que no gusta a los lectores al alterar en exceso los diarios. También señaló la existencia de muchas presiones, de la publicidad encubierta, y de cómo hemos perdido algunos controles. Después de comentar que tenemos una prensa mejor que la italiana o la francesa, reconoció que su mayor temor "no son los errores del pasado, sino los errores por venir".

Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario