lunes, 6 de abril de 2009

El dinosaurio anotado, de Lauro Zavala

Uno de los cuentos más citados y estudiados de la historia es el impresionante El dinosaurio de Augusto Monterroso, que dice así:
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
Que es uno de los textos más breves y más glosados de la literatura. Estrictamente, no es el más corto, porque la ciencia ficción -más humilde y menos anotada- ya se molestó en crear algunas piezas más pequeñas, como
2116. Armageddon. Enciclopedia Galáctica
(que no recuerdo de quién es) y otros de ese cariz.
Es verdad que Monterroso es el más reconocido creador de microrrelatos en castellano y un verdadero mago de la síntesis: "no quiero llenar el mundo de basura", ha llegado a decir sobre su actitud escueta a la hora de escribir. Por ello, y quizás también por las circunstancias en las que fue concebido y publicado -exilio, un dictador en su país...-, El dinosaurio siempre ha gozado de buena salud a la hora de la exégesis y este libro, simpático más que riguroso, es la prueba.
Lauro Zavala acumula, advirtiendo de que no es exhaustivo, 14 cuentos, cuatro ensayos y alguna entrevista sobre el cuento de Monterroso, formando una antología interesante y de fácil lectura sobre la obra y las principales interpretaciones que ésta a motivado a muchos autores. Eso incluye una aproximación al origen remoto del cuento, que puede estar en el final de otro escrito, casi un siglo antes, por el gran maestro Horacio Quiroga:
[...] aquel mismo hombre había vivido realmente, hacía millones de años, lo que ahora sólo había sido un sueño.
La mayoría de los cuentos son humorísticos, tan breves como el original, como Variaciones de Francisco Nájera, o tiernos como la Niña Yahred de Rafael Bullé Goyri. En los ensayos flota cierta ironía -no deja de tenerla que para explicar siete palabras tantas páginas se escriban-, pero también un respeto exquisito, porque como dice Juan Villoro:
[...] leer El dinosaurio es soñarlo, encontrar la pesadilla que lo justifica, extraviarse, como quería Góngora, en el magnífico teatro que ocurre en el viento…
Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario