jueves, 29 de enero de 2009

El que paga las facturas

El periodismo estará en crisis, pero pocas veces esta revista deja de publicar reportajes o artículos de interés. Leyendo el número de este mes me he topado con una de esas informaciones que te abren los ojos de par en par o que te los cierran -eyes wide shut- de incredulidad.
Con todo lo que se ha publicado del presidente de EE. UU. Barack Obama, cuya elección y juramento han durado millones de años, todavía se puede encontrar algo nuevo, al menos para mí y sospecho que para muchos lectores españoles. Claro que se trata de una información incómoda por comparación.
Según leo, el presidente y su familia pagan de su bolsillo tanto su manutención diaria como los gastos de lavandería, por ejemplo, incluyendo la ropa de cama. Otros gastos, como los banquetes de Estado, sí son a cargo de los contribuyentes, esa hermosa palabra, tan respetada en las democracias antiguas y tan despreciada en la nuestra.
En fin, ya sé que le pago hasta el calzado a la familia del Jefe del Estado, pero me gustaría saber qué pagan de su bolsillo el resto de nuestros gobernantes, ya que buena parte de ellos se alojan en viviendas oficiales.

Technorati:

miércoles, 28 de enero de 2009

Manuel Alcántara, el artículo literario

Esta mañana he estado en la APM durante la presentación del libro El artículo literario: Manuel Alcántara, un clásico donde los haya de un periodismo muy antiguo. Mira que tuve oportunidad de leer sus columnas durante años y sin embargo, pocas veces pude pasar de las primeras líneas. No discuto su calidad, porque llevar 50 años publicando en los periódicos no está al alcance de cualquiera, más bien discuto mi propia incapacidad para disfrutar con su lectura. Bien es verdad que el tono, el ritmo y hasta las palabras de sus artículos siempre me han resultado antiguas, opacas.
Más allá de la información -tan parecida en todos-, de los periódicos siempre he disfrutado de varios columnistas, incluso ejerciendo el masoquismo de leer a quien no soporto, por ideología o por imbecilidad, póngase el ejemplo que cada uno para sí tenga. Pero también ha habido escritores que nunca he podido tragar, por más empeño que he puesto. Alguno hay a quien soporto sus artículos pero no sus libros y lo contrario: siempre he disfrutado de las novelas de Cela padre y me han aburrido sus incursiones en la prensa. Así que Manuel Alcántara, como Francisco Umbral, forman parte del reducido panteón de escritores que no he podido leer nunca, por más que lo haya intentado.
Por eso me ha llamado mucho la atención que en el dossier de prensa distribuido por la Universidad de Málaga, entre los muchos recortes de periódicos -incluyendo uno de soitu.es- no hubiera ni una sola mención en los diarios de Prisa. El resumen de prensa incluía información de actos, medallas y hasta algún congreso y toda la información provenía de ABC, El Mundo y los diarios de Vocento, que es quien publica desde hace años los artículos del señor Alcántara.
Que cada cual barra para su casa y dé publicidad a los bodrios propios y no a los ajenos es hasta legítimo, pero dudo que la prensa anglosajona se permita estos silencios tan llamativos. A mi no me gusta Alcántara, pero tengo derecho a saber que un periodista -o un escritor de y en los periódicos-, tiene una fundación, o que le han dedicado un congreso. O simplemente que lleva 50 años encontrando algo qué decir al mirar a su alrededor.
Supongo que por eso, durante el acto, tan lleno de elogios y piropos que el propio Alcántara lo ha calificado de "necrológica en vida", Ignacio Camacho ha dicho que era un trabajador incansable en esta profesión tan dada a maltratarse a sí misma. Y ese maltrato es una verdadera lástima.
En el acto, además, han intervenido el director de la obra Teodoro León Gross; el director de cine José Luis Garci; y el presidente de la APM, Fernando González Urbaneja. Entre los discursos, a destacar que León Gross no cree "que los blogs puedan contener esa tradición del articulismo", con lo que no estoy de acuerdo: los instrumentos no tienen que ver con lo que se hace con ellos. Para Ignacio Camacho, Manuel Alcántara es "el mejor en todo, y sobre todo como hombre y un mago de la paradoja y un fajador diario que nos enseña a ser clementes sin furia. José Luis Garci ha desvelado que Alcántara era un cronista de boxeo mejor que Norman Mailer y un precursor del nuevo periodismo, antes que Capote o que Wolfe, precisamente por su empeño en bajar a ver a los boxeadores y saber retratar ese mundo.
El escritor ha cerrado el acto confesando que ha seguido el consejo que le dio Azorín de leer diccionarios etimológicos para conocer "la biografía de la palabra".

Technorati:

lunes, 26 de enero de 2009

La enseñanza, ¿tiene arreglo?

Como ya hablé de la responsabilidad y del yerno de Carlos Fabra, ese prócer, no creo que mi posición acerca del apestoso tema del espionaje pagado con mis impuestos en la Comunidad de Madrid sea un misterio. Eso sí, remontarse al Watergate empieza a ser también una ridiculez casi tan grande como llamar zona cero a cualquier lugar en el que haya sucedido un accidente.
A lo que vamos. Que tenemos un problema de disciplina en las aulas, sobre todo a partir de los 13 y 14 años no voy a discutirlo. La forma de acercarse a él, o la búsqueda de soluciones sí. Y la expulsión de su colegio de unos jovencitos deslenguados por comentar en un espacio exclusivo para ellos, no creo que sea el modo.
Crear una cuenta falsa en una red social para monitorizar lo que los críos –sí, críos, aunque tengan 15 o 16 años- dicen de profesores y alumnos es una monstruosidad y una estupidez, ¿acaso eso va a impedir las críticas o los comentarios? Creo que eso es no entender nada, no sólo de Internet, sino de cualquier grupo humano. Por que, ¿qué dicen los profesores cuando están a solas de los alumnos?
No defiendo el estado lamentable en que se encuentra la enseñanza, ni el dejar hacer, ni la falta de motivación o sacrificio en los alumnos, ni su mala educación en muchos casos, ni lo consentidos que están. Pero no hay más que contar con algún amigo dedicado a la enseñanza para escuchar comentarios muchas veces injustos sobre ellos, sin que nadie se escandalice. Eso por no hablar de los que consideran que cualquier tiempo pasado fue mejor y que la escuela franquista era una arcadia feliz.
Claro que tenemos un problema con la enseñanza, pero no creo que la represión sea la forma de solucionarlo, ni por supuesto una ley diferente para cada generación de gobernantes, ni seguir considerando las escuelas como aparcamientos de niños, y tampoco dejar que éstos sigan un minuto más en la escuela pública.
A lo mejor habría que empezar a pensar si un sistema desarrollado a partir del siglo XVII con individuos como este sigue teniendo alguna vigencia; si no habría que ir a la raíz del problema y construir algo diferente.
Los medios los tenemos, ¿y las ganas?

Technorati:

miércoles, 21 de enero de 2009

La Casa del Libro cierra la sección de cómic

El lunes estuve en la Casa del Libro de Gran Vía, una de mis librerías de cabecera. No tanto por su calidad -Fuentetaja, Machado o La Central tienen mejores fondos- ni por que se pueda tomar algo -como en La buena vida, extraordinario descubrimiento en la calle Vargas-, aunque sí por sus libreros -no como en El Corte Inglés- y por la cuenta que hace más de 20 años me abrió mi padre para que comprase libros con comodidad. En la contigua calle de la Salud se encuentra una especie de sucursal que alberga la sección de cómics y las ofertas. Pues bien, unos carteles informan de que a partir del 1 de febrero, se cierra este espacio que pasa a la tienda principal, perdiendo por el camino una sección de cómic que por fin empezaba a tener entidad propia. La razón, sólo financiera: obtener dinero por un local de mucha superficie a pocos metros de la Gran Vía. En principio al menos, el empleo no se verá resentido y los libreros de chaleco verde seguirán atendiendo a los clientes.
Así que, en homenaje a este espacio que se pierde, este es el último libro que compré allí, el último título de momento de la serie Liberty Meadows de Frank Cho. Excepcional dibujante y escritor original, Cho es uno de los autores más imaginativos del cómic mainstream de Estados Unidos y un especialista en uno de los géneros más difíciles: la tira diaria. Liberty Meadows es la historia de un refugio de animales con problemas de conducta, que dirige un veterinario apocado con la ayuda de un par de pin-ups y un ayudante gorilesco.
Las historias de Liberty Meadows, repletas de referencias al cine y al cómic de superhéroes, son tan sencillas como efectivas, basadas en las locuras de un cerdo borracho, fumador y mujeriego, un oso de circo inventor, un sapo simplón, un perro salchicha glotón, una vaca paranoica y un pato muy educado viven entre los humanos que los cuidan. Para reir con los guiones y disfrutar de un dibujo de maestro.

Technorati:

lunes, 19 de enero de 2009

Lord Chesterfield, Cartas a su hijo

Llevo cerca de un par de años embarcado en la lectura de algunos clásicos europeos del XVIII y XIX, desde que la osita me regaló las memorias de Chateaubriand, ya comentadas. La aparición de alguna traducción o la casualidad bibliófila me han metido en este viaje y todavía estoy con la extensa biografía de Samuel Johnson y el Diario de Samuel Pepys, que espero terminar algún día. Mientras, se han cruzado por mediación de los reyes magos en casa de una buena amiga, estas deliciosas -y repetitivas, seamos honestos- cartas de Lord Chesterfield a su hijo, modelo de lo que después se conocerían como manuales de urbanidad. Chesterfield se propone construir con su hijo –el único y bastardo, por cierto- el caballero perfecto. Para ello echa mano de su propia experiencia como habitante del “gran mundo” y desarrolla un experimento práctico –de signo contrario- allá donde Rousseau lo ponía teórico en su novela Emilio. En lugar del buen salvaje, de la búsqueda de la paz campestre y la sencillez, la sofisticación y el gusto por el detalle y la ceremonia de las cortes europeas, sobre todo la francesa.
[…] los buenos modales, la tournure, la douceur dans les manières no son, como dicen y creen algunos, simples frivolidades; se trata, por el contrario, de un bien precioso; previenen muchos males reales; crean, embellecen y consolidan las amistades; ponen límites al odio, llevan al buen humor y la buena voluntad a las familias, donde la falta de educación y de cortesía es con frecuencia la causa principal de toda discordia.
Durante años –literalmente- Chesterfield envía, abruma, amenaza, reconviene y explica una y otra vez a su hijo, que se está educando en Italia, Alemania y Francia, sobre la necesidad de mejorar y desarrollar sus modales. Y así, convierte una colección de cartas bien escritas pero un tanto repetitivas en un manual extraordinario, no tanto de buenas costumbres, como de los usos y maneras de la aristocracia del siglo XVIII, muchas de cuyas actitudes vemos hoy reflejadas en la burguesía, sobre todo en lo que se refiere al culto por la apariencia y la falta de profundidad. Chesterfield no duda en exigir a su hijo que sólo tome un barniz de cultura, y no que la tenga de verdad, que no se dedique:
[…] a la pacotilla naturalista relativa a fósiles, minerales, plantas, etc., sino a la mucho más útil historia política y constitucional de Europa de los últimos tres siglos y medio.
Pero el resultado final de sus desvelos no fue el esperado y su hijo, que murió joven, no llegó a ocupar el puesto que su padre pretendía, en parte por su falta de aplicación en las materias exigidas y en parte también por lo ilegítimo de su destino, aunque esto último jamás lo reconoció Chesterfield.
En fin, un libro interesante para sociólogos y antropólogos interesados en el origen de algunas de nuestras estructuras de comportamiento social y cómo las costumbres de una corte europea han penetrado en todo el mundo y hoy son un canon occidental. También para cualquiera que se dedique a escribir, ya que Chesterfield, como si de un Marcial se tratase, deja a su paso un buen número de citas, muchas latinas. Así que, basta por hoy de “Verba et voces et praeterea nihil [palabras, voces y nada más], que tanto abundan en Internet.

Technorati:

sábado, 17 de enero de 2009

El juez Garzón

Ayer, a la salida de ver la excelente La Clase en Kinépolis, la osita y yo nos cruzamos con Baltasar Garzón, juez de la Audiencia Nacional, vestido con una chaqueta de cuero y un pañuelo palestino.
Al verlo, recordé el artículo que esa misma mañana dedicaba Benjamín Prado a los niños robados por el franquismo. Tribuna que se unía a la publicada unas semanas antes por Vicenç Navarro. Un asunto repugnante, soez y tan desconocido entre nosotros, que produce vergüenza. Dice Prado:
"¿Cómo es posible que un drama de semejantes dimensiones se haya mantenido oculto tanto tiempo y que, aún hoy, se dificulte o prohíba su investigación desde las alturas del Estado de derecho? Tal vez sea porque esas alturas siempre están cubiertas por la nieve incontestable de la Transición, que con tanta eficacia decora, idealiza y cubre todo lo que está debajo de ella."
Mi proverbial respeto por las personas que no me han presentado impidió que le diera las gracias por su esfuerzo al juez Garzón. Se las merece.

Technorati:

jueves, 15 de enero de 2009

Presentación de Fe de erratas, de Albert Montagut

Ayer estuve en la presentación de Fe de erratas, un libro del director del diario ADN Albert Montagut, cerrado como si de un periódico se tratara, en palabras de Belén López, de la editorial Temas de Hoy. En la mesa, además de Montagut y Belén, dos de los grandes popes del periodismo español, Fernando González Urbaneja, presidente de la APM y Álex Grijelmo, presidente de la agencia Efe. Entre loas al autor y a su obra y la calculada ingenuidad con la que se describió el estado del periodismo, se colaron algunas cuestiones interesantes, sobre todo durante el coloquio que cerró el acto. Para Urbaneja, el libro estimula el debate inteligente, ya que "el silencio de las redacciones de hoy es malo, hay que recuperarlas como espacio de debate". Respecto a la crisis, resaltó que se produce porque "los periodistas no hacemos lo que debemos".
En eso coincidía con Grijelmo, que señalaba que no hay que dejar "las nuevas herramientas para los nuevos, porque se produciría una brecha que no podemos consentir". Sobre el libro comentó que "es una transfusión de experiencia para los periodistas jóvenes". Albert Montagut pidió más respeto en general y señaló algunos "peligros de la profesión: hay muchos informadores y pocos periodistas; los titulares cada vez más cortos y no haber resuelto las crisis anteriores, por la que sólo se pone el foco en los titulares de primera para interesar a los políticos y no en hacer mejor periodismo".
Para Montagut, "La llegada de internet es otra crisis. Los grandes medios creen que internet no sirve más que para titulares, lo que es un grave error. No hay una receta mágica, pero ésta pasa por que los periodistas entren en la gestión, pasa por competir, por revitalizar el periodismo, buscar la excelencia, entender bien internet y conjugarlo con lo anterior. Hay que ir más allá de la mera transmisión de la información". Según él, "en los próximos meses se va a producir una reorganización total de la profesión y de los medios en España".
En el coloquio, hubo más preguntas dedicadas a la crisis de la prensa que al libro en sí, pero Montagut abundó en sus ideas para combatir la crisis: debatir más y no dejar que el periodismo se difumine y nuestro lugar lo ocupe el espectáculo o el poder político; recuperar la credibilidad, hacer más periodismo; recuperar la figura del senior, cuya desaparición de las redacciones es un grave error.
También se metió -con muy buen criterio- con la publicidad, a cuenta de las tarifas cada vez más bajas y el interés de los creativos por hacer cosas raras para destacar, lo que no gusta a los lectores al alterar en exceso los diarios. También señaló la existencia de muchas presiones, de la publicidad encubierta, y de cómo hemos perdido algunos controles. Después de comentar que tenemos una prensa mejor que la italiana o la francesa, reconoció que su mayor temor "no son los errores del pasado, sino los errores por venir".

Technorati:

miércoles, 14 de enero de 2009

Tintin homosexual

A despecho de lo que cree Matthew Parris en su columna de The Times de hace unos días, como lector antiguo -más de cuarenta años- y sobre todo, tintinófilo cabal, puedo asegurar que Tintin no es homosexual, aunque es cierto que en sus aventuras está instalada una calculada ambigüedad. Sin embargo, como se demuestra en el título que podéis ver a la izquierda -donde Tintin sorprende a sus padres muy turbado-, publicado en Bruselas mediante sentencia judicial favorable hace quince años, La vida sexual de Tintin es más bien de gran riqueza y variedad. Tanto él como el capitán Haddock, la Castafiore y otros personajes mantienen relaciones de alto voltaje ;-)

Technorati:

martes, 13 de enero de 2009

La estrella zombie

Como este es el año dedicado a la Astronomía, habrá que ir pensando en recordar al personal lo hermoso que es el universo y lo poco que hacen falta las biblias o los coranes cuando se lee sobre Física. La imagen, cortesía de la ESA, es una estrella zombie, el color rojo representa los escombros de una estrella gigante que ha explotado y se resiste a morir, captada por el telescopio en órbita XMM-Newton.

Technorati:

viernes, 9 de enero de 2009

God & Gun, de Rafael Sánchez Ferlosio (2)

Seguimos. Una de las mejores digresiones de Ferlosio confirma su extraordinaria lucidez a cuenta de una premonición sobre el fin del consumo tal y como lo conocemos, al explicar cómo en 1927 la aparición del libro The New Economic Gospel of Consumption marca el comienzo de la exigencia capitalista de abandonar el ahorro y la modestia. (pags 114-122) Y así nos luce el pelo ahora. Otra es acerca de la invisibilidad de la pobreza frente a la aristocracia y su visualización por los burgueses: al tratarse de un despojo por las armas –aristócratas- o por explotación –burgueses- ya que es el origen de las fortunas el que establece también, incluso ahora, la visión del mundo que las clases mantienen. Y no hay más que ver sus periódicos, añado yo.
Pasada la etapa de las definiciones, Ferlosio deja claro -como también Foucault- que
[...] la esencia de la historia consiste en ser historia de la dominación. (P 112)
Y cómo la justificación posterior de las victorias en las guerras y los hechos de la historia buscan legitimar lo que, en la mayoría de los casos, no tiene justificación alguna, más allá de la propia victoria:
La moral y la virtud son la coartada de los que quieren cargarse de razón para legitimar su derecho de mantener el pie sobre la cerviz de los vencidos. (P 137)
Claro que aquí, Ferlosio aprovecha para dar uno de sus golpes de genio, al comentar el refrán castellano, tan implacable como divertido de
Vinieron los sarracenos
y nos molieron a palos.
Que dios está con los buenos
cuando son más que los malos
Todo ello a cuenta de los intentos de políticos y filósofos para definir y establecer qué es una guerra justa y cómo distinguirla.

Technorati:

miércoles, 7 de enero de 2009

God & Gun, de Rafael Sánchez Ferlosio

Al acabar un año y empezar otro he terminado de leer esta pequeña maravilla de Ferlosio, el único de los autores que frecuento que jamás me ha defraudado. No va a ser fácil reseñarlo con cierta brevedad, y me temo que voy a estar un tiempo dando la matraca con él, pero así son las cosas: no dejará de ser un reflejo de lo que he disfrutado y también de lo que he trabajado con este texto.
La idea central de God & Gun es una vieja obsesión del autor y también una de las más fecundas para los que gustamos de la historia, la sociología y el lenguaje: qué es el destino y qué relación tiene con la historia, qué papel juegan la religión y la literatura en la narración de los acontecimientos y cómo explica la filosofía el transcurso de los acontecimientos.
No es un libro de pecios o frases ingeniosas, aunque sí de ideas deslumbrantes. Como en otras ocasiones, Ferlosio te mete en un salón bastante grande y lleno de balcones con las persianas echadas y poca luz; te coge de la mano y con su ayuda levantas las persianas para iluminar los rincones del salón que te interesan. Y el resultado, la calidad de la visión es siempre mayor que si encendieras una luz para intentar verlo todo. En God & Gun se retoman varios textos de los últimos años, publicados o inéditos, pero que forman un cuerpo homogéneo.
El libro se abre con una cuestión de identidad referida al Quijote y a la forma en que éste narra desde dentro de la ficción, cómo desde fuera van a contar su propia historia, que se escribe a medida que se produce:
[...]representarse el "hoy" de lo que en primera persona puede uno decir de "sí" como el "ayer" de lo que en tercera persona podrá decir de "él" un narrador futuro es transfigurar la propia persona en "personaje" y, por ende, adoptar, de la forma que fuere "condición histórica";
A partir de aquí, Ferlosio comienza a explicar la condición y diferencia de la historia de los hechos y de los hechos de la historia.

Technorati:

En qué gasta el dinero Gallardón

No son estos, pero son muy parecidos, los cuadros pintados por Aureliano de Beruete y por Agustín Lhardy, hijo del fundador del restaurante, que acaba de adquirir el Ayuntamiento de Madrid (pdf) por 167.432 euros, nada menos. No es que me parezca bien que en tiempos de crisis la cultura sufra de los recortes presupuestarios, pero a veces el lenguaje administrativo expresa con claridad las dudas que algunas adquisiciones provocan en los ciudadanos. En este caso, los cuadros Madrid desde el Manzanares de Beruete y Madrid desde la Noria de la Casa de Campo de Lhardy se han comprado por el procedimiento "Negociado sin publicidad por razón de su especificidad artística". Sin más. Los cuadros se han adquirido a la empresa de un anticuario, coautor de una monografía sobre artistas desconocidos del siglo XIX publicada en 1987, llamada Ramón García Rama Gabinete de Arte. Está en General Castaños, 7 y mantiene la exposición El paisaje en la pintura española de los siglos XIX y XX de forma permanente.

Technorati:

sábado, 3 de enero de 2009

Buscador especializado


¿A que mola? Se trata de un buscador construido sobre la base de google pero destinado específicamente a los católicos. El problema es que no han afinado mucho el algoritmo de búsqueda y si pides "sex" te devuelve también un artículo de la wikipedia sobre pederastia, en el segundo lugar. O un anuncio para ligar. Ni un ateo lo hubiese hecho mejor :-)
Vía TechCrunch
Technorati: