viernes, 18 de diciembre de 2009

Derechos de autor y derechos fundamentales

Se quedó por explicar mi postura y la publicación del manifiesto frente a las pretensiones de los ministerios de Cultura e Industria de colar una disposición en el anteproyecto de ley de Economía Sostenible que permitiría, con su redacción actual, cerrar cualquier página web por una “infracción de la propiedad intelectual”.
Esta disposición, ante la que se produjeron pacíficas y silenciosas concentraciones en varias capitales y una reunión entre algunos personajes conocidos en internet y la ministra de Cultura, deja en manos de una “comisión” la potestad de cerrar preventivamente cualquier web que supuestamente infrinja los derechos de autor.
Por eso, y no por las descargas o el “todo gratis en la Red” colgué ese manifiesto y fui a la casa de las siete chimeneas a protestar. Porque un órgano administrativo no puede suplantar, en el caso del derecho fundamental a la libertad de expresión, a los jueces, los únicos legitimados -según nuestro sistema jurídico, vigente desde la santa transición- para decidir si una página se puede cerrar o no.
La amenaza es real, tal y como está redactado el anteproyecto. Si alguien de la industria cultural se toma la molestia de leer el contenido de este blog, por ejemplo, lleno de citas textuales de los libros que leo, o de enlaces a noticias o artículos, puede dirigirse a esa comisión y, de momento, cerrar este espacio hasta que yo pruebe que mi derecho a la cita o a la crítica es legítimo.
Sé que el derecho es aburrido y que la televisión es más divertida y simplificadora, pero este post tiene una intención evangelizante. Yo no niego a los autores su derecho a la remuneración; ni reivindico el “todo gratis” en la Red. Lo que yo exijo es que la industria cultural deje de ser una actividad subvencionada, que se reconvierta y deje a otros que se organicen y hagan negocios de otra manera.
Los ejemplos -iTunes, Spotify, Hulu, por citar a la música o los contenidos audiovisuales- son tan numerosos como personas emprendedoras hay en internet. El problema es que desde la aprobación de la LSSI la industria cultural -sobre todo las grandes productoras y multinacionales y las sociedades de gestión- se ha encontrado con que todas las sentencias dictadas por los jueces consideran que las páginas de enlaces y los intercambios entre particulares mediante el p2p -la popular mula, torrents, etcétera-, no son delito.
La presión de este lobby cultural, que ha incluido llamadas comprobadas de la embajada de EE UU a la Moncloa, ha conseguido que se cuele esta disposición bajo el argumento: “ya que los jueces no me dan la razón, me la doy yo a mí mismo con un órgano ad hoc”.
Por eso, porque no me da la gana que venga una multinacional a decirme lo que puedo o no escribir, sólo porque no les guste o porque haya puesto una cita o un enlace a uno de sus productos, es por lo que publiqué el manifiesto y seguiré protestando, de una forma u otra.

jueves, 10 de diciembre de 2009

De un tirano, un discurso y un juicio en Huesca

Aunque las ausencias no se justifican en un blog, no me gusta desaparecer sin motivo. En los últimos días he estado fuera de cobertura dedicado por entero a la Hispabrick 2009, la reunión anual de aficionados adultos al Lego y que este año se ha celebrado en Madrid. Hay más detalles aquí y fotografías acá.
Pero de lo que yo quería hablar es de Fago, ahora que ha pasado el vendaval mediático y la presunción de inocencia ha desaparecido.
Hay muchas cosas extraordinarias y únicas en el asesinato del alcalde de Fago. La personalidad del muerto, el número de habitantes del pueblo, la concepción y ejecución del crimen... Todos los elementos que rodean el suceso darían para elaborar cualquier relato, para especular o encontrar muchos misterios. Y el juicio no aclara nada, más allá de lo que la investigación de la guardia civil descubrió -o le confesaron- en su momento. Por muchas razones, el crimen de Fago ha entrado ya en el olimpo de los sucesos que se recordarán en sus aniversarios: los Urquijo, Alcásser o Puerto Hurraco.
Estos son los antecedentes. Lo más llamativo, sin embargo, no es el crimen en sí, sino el discurso de Santiago Mainar al término del juicio. Acostumbrado desde hace veinte años a la corrección política, qué raro es escuchar y entender el diáfano castellano de sus palabras y su sentido último. Qué difícil es, hoy en día, oír un discurso político tan antiguo, tan implacable y tan coherente. No estoy justificando la muerte de ningún ser humano, pero sí reivindico el eje del discurso de Mainar, su coherencia y el resumen del siglo XX que hace en él.
Santiago Mainar expresó en sus últimas palabras todo el pensamiento político de la historia humana y también todas sus contradicciones. Sus palabras enfrentan, otra vez, la acción y la pasividad; permanecer cruzado de brazos, sumiso ante las instituciones, o actuar sin pensar en las consecuencias. No sé si Santiago Mainar es culpable o no, aunque los errores judiciales son escasos, pero sí es inocente de su pensamiento, sí es inocente de ser hijo de su siglo y de sus ideas. Aunque hoy esas ideas se perciban como anticuadas.

viernes, 4 de diciembre de 2009

La asamblea del paraguas

Este post está dedicado a la memoria de Jordi Solé Tura, ex ministro de Cultura español. Un hombre cabal, inteligente y culto a quien conocí durante una visita de Estado a Egipto mientras se desarrollaban las negociaciones que dejaron en Madrid la coleccióin de arte de los Thyssen-Bornemisza.
No tenía intención de pensar mucho en la pasada asamblea de la Asociación de la Prensa de Madrid, pero cuando a la salida nos regalaron a los asistentes un paraguas amarillo con el logotipo de la APM, no he podido evitar compartirlo. Hay un resumen más completo de todo lo hablado aquí, pero lo alucinante es que, con la que está cayendo, no había ni 60 personas y somos casi 7.500 miembros, se supone que periodistas. Por no estar no estaban ni los que se molestaron en pasar propuestas por escrito para que se votaran (no salieron).
Por lo demás, sólo el servicio médico parece suscitar mucho interés, ya que ni el paro, ni la degradación constante de la profesión, ni la actuación de los medios suscitaron pregunta alguna. Bueno, sí. Una mujer preguntó por las entradas para la corrida de la Prensa, tradición que, por descontado, no se cuestionó. En la respuesta explicaron que como el Rey no quiere ir al palco, la junta tiene que negociar con algunos abonados las tres entradas de tendido necesarias: una para el monarca, otra para el presidente de la APM y una tercera para el vicepresidente.
En fin, que ha sido como meterse en una máquina del tiempo, llena de abueletes más preocupados por sus achaques o la comida de hermandad y ni una propuesta sensata sobre nuestra profesión, sobre su estado o su futuro.
Al recibir el paraguas recordé los descuentos en el Museo del Jamón por ser periodista y otras iniciativas de ese tono que se han multiplicado este año en la APM, y reconozco que me han convencido: es un chollo ser periodista. Gracias.

jueves, 3 de diciembre de 2009

En defensa de los derechos fundamentales en internet

Eneko / 20minutos.es

Dentro de una hora, varias personas relacionadas con internet van a reunirse con la ministra de Cultura para tratar de este asunto, porque el problema de las modificaciones introducidas en la ley de Economía Sostenible con respecto a la Propiedad Intelectual no es que se dirijan contra las descargas y pretendan que paguemos todos a los fabricantes de hielo ante la llegada de las neveras. Sobre modelos de negocio, derechos de autor y demás, hay bastante información por ahí.
La cuestión es que, de aprobarse con su actual redacción, abren la puerta a la arbitrariedad a la hora de cerrar cualquier página web que albergue contenidos incómodos para cualquiera con el suficiente poder como para ponerse a la tarea de cerrarla. Como han dicho por ahí, es un remedo de la ley 'Corcuera', es legitimar una patada en la puerta digital sin intervención judicial.
Por eso, y por otras razones, me adhiero y publico este manifiesto:

En defensa de los derechos fundamentales en internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de
modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las
libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la
cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios,
profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme
oposición al proyecto, y declaramos que...

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los
derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la
privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela
judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo
competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin
sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el
artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no
judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la
potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier
página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el
sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos
de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación
de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y
ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y
entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos
avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la
creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen
prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de
multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho
a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y
actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con
cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a
este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio
se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es
posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro
modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para
sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y
que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de
limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que
dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias
políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar
obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga
siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la
Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como
marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara
al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad
intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el
conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las
entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse
tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente
a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios
legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no
orgánica y que versa sobre otra materia

Este texto se publica multitud de sitios web. Si estás de acuerdo,
publícalo también en tu blog.

Technorati: