domingo, 15 de abril de 2012

El rey Juan Carlos y el cementerio de elefantes

"Estando el Caudillo cazando" es una frase que, además de ejemplificar el mal uso de los gerundios, representa para una generación los modos y maneras de la dictadura franquista. Fue escrita en su momento como encabezamiento de la nota que el régimen dio a conocer para anunciar un accidente de caza de Franco en 1961.
Es lo primero que se me vino a la cabeza al saber del accidente del rey Juan Carlos durante una cacería de elefantes en Botsuana. Y es que hay cosas que parece que no cambian nunca, que forman parte de una esencia rancia y anticuada tanto de la jefatura del Estado español, como de otras instituciones políticas.
A la gestión delegada de unos recursos que son generales, de todos, la política es también cuestión de gestos. Mientras el presidente de Estados Unidos publica su declaración de la renta, aquí el Jefe del Estado se va de cacería sin que sepamos por cuánto. Mientras la Casa Real británica justifica hasta el último penique (y se puede no estar de acuerdo en qué gastan el dinero), aquí la opacidad y el silencio son la norma.
Perdonadme la metáfora, pero igual que las cajas de ahorros y bancos, o la base de nuestro crecimiento económico, la monarquía ha terminado revelando que no estaba hecha de marfil, sino más bien de baquelita o de pasta. Un país y unas instituciones de mercadillo, y no de Tiffanys como nos han vendido.
Porque ya no es sólo una cuestión de democracia, de la necesidad de elegir a quien lleva el nombre de tu país por ahí. Si la monarquía es un símbolo, una representación, como se insiste desde 1975, creo que los ciudadanos no se sienten reflejados en un individuo que mata animales por diversión. Por unos contratos entre señores feudales, no me compensa dejar en manos de una institución al margen de la ley la imagen de mi país.
Como en las antiguas películas de Tarzán, es tiempo de que esta vieja institución se vaya a lo más recóndito de la selva, pero no a cazar, sino a descansar para siempre en un rincón de la historia.

Otros puntos de vista:
Arsenio Escolar, director de 20 minutos
José Antonio Zarzalejos, exdirector de ABC
Antoni Gutiérrez-Rubi, asesor de comunicación

No hay comentarios:

Publicar un comentario