martes, 30 de diciembre de 2008

Bibliotecas

Ya funciona Europeana, lo que me ha recordado que hace unas semanas, en una ponencia del Ficod titulada La historia al alcance de todos: digitalizando el pasado, escuché a Milagros del Corral, Directora de la Biblioteca Nacional, mostrarse bastante reacia a la digitalización de los muchos fondos de la institución que dirige sin un propósito académico. Aunque uno de los participantes, José María Luzón, catedrático de Arqueología y ex director de Bellas Artes a quien conocí en su momento, le pidiese un poco más de comprensión hacia la idea de compartir con todos los ciudadanos el contenido de la Biblioteca, Mercedes Corral no contemplaba esa posibilidad, atrincherada en su escaso presupuesto y una vaga incomodidad que yo interpreto como de horror ante la posibilidad de que otros ojos -de las manos ni hablamos: a Luzón le negó la posibilidad de tocar los originales-, profanos y plebeyos, se posaran sobre sus tesoros.
Mientras, en otra galaxia, Paz Fernández y Fernández-Cuesta se ha hecho cargo de las dos bibliotecas de la Fundación Juan March, la de la propia fundación y la del Centro de Estudios Avanzados, porque "Conscientes de la importancia de los grandes buscadores de internet, otro objetivo a medio plazo es conseguir la posibilidad de integrar en ellos los fondos de las bibliotecas, y estar presentes en otros accesos para recursos bibliográficos académicos".
Una iniciativa similar a la que, a primeros de noviembre, y en lo que parece también otra galaxia, llevaron a cabo en la Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico al integrar más de 180.000 páginas de 540 títulos de impresos antiguos de las bibliotecas Pública del Estado de Girona, del Archivo Municipal de Murcia y del Real Observatorio de la Armada.

Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario