jueves, 25 de noviembre de 2004

Apasionante (II)

Pero en cuanto a los medios de comunicación, Moratinos ejemplifica también lo que son al desnudo. (Y da igual la ideología del medio, todos son iguales, sólo varía el sesgo.) Primero en el hecho de que se han convertido en máquinas de colocar titulares, cuantos más mejor y siempre nuevos, día tras día, página tras página. Después dando qué comentar a docenas de popes ávidos de poder decir algo nuevo cada día. Y nadie -nadie- es capaz de escribir algo sensato todos los días y una buena cantidad necesitan una semana, plazo razonable. Todo se desarrolla a una velocidad que incapacita para el más mínimo análisis o reflexión. Pierre Bordieu explica mejor que yo este fenómeno y la perversión intrínseca de los medios, los expertos y los periodistas. (Y también Rafael Sánchez Ferlosio.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario