viernes, 15 de diciembre de 2006

Gramática de la fantasía, Gianni Rodari

Excelente aproximación al mundo de la fantasía desde un enfoque teórico pero sobre todo práctico. Con un tono a veces excesivamente didáctico, pero siempre claro y sencillo, Rodari desarrolla un amplio conjunto de técnicas y ejercicios basados en sus propias experiencias para fomentar y aumentar la fantasía en los niños.
“La presente "gramática de la fantasía" [es] una propuesta más entre todas las otras que tienden a enriquecer con estímulos el ambiente en que el niño crece.”
Y lo hace, además, desde una actitud de respeto por los niños y sus capacidades, para potenciarlas y desarrollarlas como parte de un proceso integral de formación. Rodari no desaprovecha ni una ocasión para abundar en ese compromiso, situado en una izquierda humanista de raíces sociales.
“Si una sociedad basada en el mito de la productividad (y en la realidad del beneficio) tiene necesidad de hombres a medias -fieles ejecutores, diligentes reproductores, dóciles instrumentos sin voluntad-, quiere decir que está mal hecha y que hace falta cambiarla. Para cambiarla, se requieren hombres creativos, que sepan usar su imaginación.”
Rodari pretende darle la vuelta a la escuela, sin desdeñar su carácter de transmisor de conocimientos, pero buscando una formación más adecuada a lo que son los niños y para aprovechar su creatividad. En el caso de la lectura, la escritura, explica como “nivel ortográfico-gramatical-sintáctico, que no cubre siquiera el nivel "lingüístico" más estricto, además de descuidar el complejo mundo de los contenidos. El hecho es que en la escuela se leen los textos para juzgarlos y clasificarlos, no para comprenderlos. La criba de la "corrección" retiene y valoriza sólo los ripios, dejando pasar el oro...”
Un libro práctico y sencillo no solo para profesionales que busquen técnicas y consejos para desarrollar talleres y actividades complementarias, sino para cualquiera que tenga contacto con los niños y quiera profundizar y ayudarles en su formación.

Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario