viernes, 8 de junio de 2007

Historia social del cómic

Convertido en un libro de difícil acceso, esta Historia Social del Cómic, de Terenci Moix, es un pequeño clásico para aficionados a la historieta, escrito además en el momento en el que estallaba la convención habitual de considerar al cómic como un producto infantil de muy poca entidad. En aquellos legendarios años 60 del siglo XX, sociólogos, semiólogos y críticos literarios descubrieron el potencial de la historieta y su capacidad para sintetizar la cultura popular de todo un siglo.
Pero antes de seguir, dos notas personales: no creo que haya ninguna connotación peyorativa en las palabras historieta o tebeo y las uso indistintamente como cómic; acostumbrado desde niño a que mis padres leyeran tebeos en la cama, antes de dormir, llevo más de 40 años a vueltas con las historietas y las considero un género más de la literatura, tan respetable o tan espantoso como cualquier otro. Es decir: que hay obras grandes, menores y francamente malas.
Seguimos. Hoy ya no nos sorprende que el tebeo tenga un espacio casi fijo en los suplementos literarios de los periódicos o que algunos de sus autores gozen de respeto y reconocimiento, pero eso no era lo normal en el momento en que Terenci Moix se lanzó a analizar el fenómeno de la historieta patria como ejemplo y muestra de la evolución de la cultura popular y de su ascenso y descenso en la consideración de las emergentes clases medias. Todo ello dentro de un proceso de manipulación ideológica muy evidente.
Terenci Moix hace un recorrido amplio y bastante documentado sobre el comic español y sus equivalentes estadounidenses y algunos europeos, aunque el enfoque, más sociológico que artístico o literario, por así decirlo, y cierta premura lo convierten en apresurado y un poco desordenado. Bien ilustrado para facilitar la identificación del lector con los personajes, Moix no termina de separar el cómic del resto de las manifestaciones de la cultura popular y el aire de cierta nostalgia y la incomprensión que muestra hacia los –en ese momento- nuevos personajes de historieta, deslucen un poco su análisis.
Considerando su contexto -la España de Franco de 1968- el libro es hasta atrevido. En defenitiva, esta Historia... como después los libros de Luis Gasca o Romá Gubern, es un ensayo clásico del cómic español, imprescindible para comprender el fenómeno de la historieta española en el momento en que comenzaba una transformación de la cultura popular de la que mi generación fue protagonista: la llegada de la televisión. Como sucederá después, a comienzos del siglo XXI, con la irrupción de internet.

Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario