sábado, 6 de octubre de 2007

El pensamiento cautivo

Leo más de lo que puedo reseñar, pero es lo lógico: hay que ser lectores, por encima de todo. Mientras disfrutaba de un amplio poemario de Raymond Carver, del que ya hablaré, lei recogida una cita del poeta y ensayista Cseslaw Milosz, de quien tengo reciente la lectura de El pensamiento cautivo, un extraordinario ensayo atrapado al vuelo en la biblioteca y que me sirvió de introducción al mundo de un escritor especialemente singular.
El hecho de encontrarle citado por Carver es prueba que se trata de un autor extraño, al que le queda como un guante su inclusión en la colección “marginales” de Tusquets. Milosz realiza en esta obra un amplio viaje por la situación de los intelectuales en las dictaduras comunistas del siglo XX. Pero en lugar de hacer una lista con dos columnas –escritores de régimen, escritores disidentes-, Milosz disecciona minuciosamente los diferentes tipos de pensamiento, de expresión que las dictaduras crearon a lo largo de las décadas, desde el comienzo de los movimientos socialistas europeos de la década de los 30 del siglo pasado.
Milosz fue él mismo uno de esos escritores, por lo que se analiza con extraordinaria agudeza para comprender, que no juzgar, el camino intelectual de muchas personas que pusieron su talento al servicio de los regímenes totalitarios del este europeo, la mayoría obrando de buena fe. Los motivos, las razones y la deriva de ideas y pensamientos son la clave de la actuación de estos intelectuales. El poeta deja claro desde el principio que no busca justificarse, sino explicar cuál es el discurrir del pensamiento al otro lado del telón de acero y porqué la intelectualidad occidental no debe aceptar sin más ni más las etiquetas que unos y otros se lanzan. Escrito en los años 1950, mientras se encontraba exiliado en París, Milosz analiza con maestría un periodo de la historia intelectual y cultural de Europa desde dentro, sin anatemas ni condenas, con una mirada profundamente humana y comprensiva, pero sin pretender justificar u ocultar las atrocidades que en nombre de la burocracia comunista se cometieron hasta la caída del muro de Berlín.
Bueno para profundizar en la génesis del pensamiento sujeto a restricciones y el desarrollo de la intelectualidad en condiciones dictatoriales. Y para conocer a uno de los grandes poetas en lengua polaca.

Technorati:

No hay comentarios:

Publicar un comentario