viernes, 23 de junio de 2017

¿De verdad quieren hablar de vetos a los medios?

Por no resultar cansino y para no aburrir, me voy a limitar a mi experiencia directa con los vetos a los medios de comunicación que tanta alarma y efectos perniciosos sobre mi libertad de información han causado. Libertad de información que es mía, no de los medios, a ver si recordamos la asignatura de Derecho de la carrera y releemos un poquito a McLuhan, por ejemplo.
Obviaremos las comparecencias sin preguntas, o la elección en las ruedas de prensa de los mismos periodistas para preguntar favorablemente, o el silencio mediático ante cualquier discurso, iniciativa o declaraciones de partidos que no existen más allá de sus votantes: desde UPyD hasta EH Bildu.
Partidos e instituciones públicas: aún estoy esperando las acreditaciones del Partido Popular, el PSOE, el Congreso y el Senado, solicitadas durante mi etapa como subdirector de un medio digital.
Aún espero también el acceso a los actos organizados por foros de debate, desayunos informativos y actos de medios y agencias de comunicación, grandes empresas y ministerios.
Durante mi etapa en la revista de mayor tirada en lengua castellana del mundo (descontado el Reader's Digest), las entrevistas con dirigentes, ministros y cargos públicos eran ofrecidas por razones de oportunidad por sus respectivos gabinetes, sin otra posibilidad. El poder elige a quién y en qué momento puedes, por ejemplo entrevistar o “reportajear” a uno de sus miembros. Solo algunos medios radicados en Madrid pueden eludir este veto.
Las productoras de cine, teatro y los grandes festivales ejercen una sutil censura basada en la anticipación, de tal forma que solo algún medio cuenta con la información y el acceso a los personajes en la intimidad y con la antelación suficiente. Esto es especialmente sangrante en el caso de la productora El Deseo, con un veto sistemático a cualquier medio ajeno al grupo Prisa. En el caso de las grandes, como Warner o Disney, hay cierto reparto de juego, de tal forma que nadie se sienta excesivamente ninguneado, aunque los medios digitales pequeños son sistemáticamente ninguneados. Otros, como Sony, mantienen la neutralidad.
Tanto la Federación Española de Fútbol como los clubes de Primera División mantienen un veto permanente a cualquier medio no deportivo, con excepción de los que tengan alguna vinculación con grupos de comunicación poseedores de derechos de fútbol televisado.
En el caso de las editoriales, solo Planeta, cuyo enorme volumen le permite ofrecer escritores y libros a cualquier medio sin más límites que la audiencia, no mantiene ningún veto. El resto, con excepción de las pequeñas, sistemáticamente ofrecen a sus autores a un medio y un suplemento literario concreto y después a los demás. Los casos de Santillana, Taurus o Alfaguara se comentan por sí solos. Por último, los bancos, instituciones financieras y las grandes compañías tampoco son especialmente amables con según qué medios.
Reconozco que Podemos cometió un grave error: la falta de sutileza; debieron invitar a estos medios “agraviados” a las 6 de la mañana para conocer a los muchos miembros de la organización que hacen juegos malabares con trabajos y familias para hacer política desde abajo y sentirse, esta vez sí, representados.

Otro veto hace unos días del que no se habla

jueves, 30 de marzo de 2017

¿Los veganos tienen ética o valores?

Por primera vez en la historia humana ha comenzado a establecerse un tabú con los alimentos por razones de pensamiento y no como hasta ahora por razones económicas. Hace ya tiempo que se sabe que las prohibiciones religiosas que impiden comer varios alimentos ocultan poderosas razones económicas, ambientales y para un mejor aprovechamiento de los recursos de la comunidad.
El vegetarianismo, ahora conocido como veganismo, no obedece a ninguna razón económica, es una pura construcción del pensamiento asociada a movimientos animalistas y defensores de la igualdad entre todas las especies animales; aunque es verdad que en general sus creyentes no suelen centrar sus esfuerzos en insectos o gusanos.
Echar a alguien de un establecimiento por dar un biberón que no contiene leche materna es como condenar a un año de cárcel a alguien por unos chistes: un dislate. Justificar la expulsión con el uso de las palabras violación, asesinato y tortura asociadas a las vacas, ovejas, terneros y corderos y señalar que “tienen valores” es como asegurar que se ofende y se causa dolor a las “víctimas del terrorismo”: otro dislate.
Pero al margen del lenguaje y lo que estamos haciendo con él (que da para un libro y no para unas líneas), lo preocupante de estos vegetarianos es el desprecio y la falta de respeto que muestran hacia los casi 800 millones de seres humanos que padecen hambre en el mundo, según datos de 2015.
Hablar de ética cuando en amplias zonas de África y Asia la subalimentación es la tónica general, con picos estacionales de hambrunas causadas por factores climáticos o políticos, es una burla. Es una vergüenza, mientras en los países occidentales miles de personas se permiten el lujo de elegir entre una oferta inacabable de alimentos una dieta determinada, acusando a los demás de criminales por seguir una dieta más o menos equilibrada que incluye proteínas animales.
Se ha puesto de moda comer productos sin gluten, banalizando a las personas que padecen una alergia alimentaria que supone un riesgo para su salud y que, desde luego, no es una elección libre. ¿Qué será lo próximo, inyectarse insulina y hacer apología de la diabetes?
Algunos fuimos educados en el respeto a la comida, a no tirar nada y a tratar de aprovecharlo todo. Y no por compromisos ecológicos o por economía, sino por respeto a las muchas personas que no tenían y no tienen qué comer. Porque en este planeta, la comida sigue siendo un privilegio. Y lo que todos estos movimientos demuestran es una inmensa falta de respeto por quien no puede elegir qué llevarse a la boca.
Nota: los datos de la FAO deberían avergonzarnos como especie y pueden consultarse en este enlace: 72 países han alcanzado el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren subalimentación crónica.

Este texto se publica también en medium en este enlace

miércoles, 8 de marzo de 2017

A la atención de Victoria Prego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid

Estimada Presidenta
En los últimos años han sido varias las ocasiones en las que me he planteado porqué continúo en la Asociación de la Prensa de Madrid. Cerrado su servicio médico, canceladas las publicaciones y sobre todo, sin respuesta a los problemas laborales de la profesión, permanecer como miembro se ha convertido en un misterio para mí.
Soy más dado a la discreción que a la publicidad, pero la diligencia con la que esta Asociación se ha lanzado a criticar a un solo partido político por unas supuestas trabas al desempeño de la profesión, me han sorprendido tanto que me permito remitirle esta carta.
Después de años de ruedas de prensa sin preguntas, de publirreportajes vendidos como información, de un formidable deterioro de la credibilidad de los medios, de un amarillismo asfixiante, de la docilidad de las redacciones y de tantas otras sevicias, lo preocupante y lo grave es que supuestamente un partido ponga trabas a los periodistas. Todo ello basado en un informe anónimo y cuyas pruebas sólo conocen unos pocos, como cuando circulaban por los despachos de las redacciones los ejemplares de las revistas extranjeras que hablaban del rey emérito o de los negocios de algunos miembros de la corte.
No la molesto más.
Supongo que no me doy de baja -hasta por motivos económicos- por nostalgia, por que aún confío en un cambio de rumbo de esta casa. O por llevar la contraria, una mala costumbre en los tiempos que vivimos.
Le saluda atentamente,
Carta enviada el 7 de marzo a la APM

viernes, 17 de febrero de 2017

Las señoras de [póngase el apellido preferido]

Observo en varias personas de mi entorno que la ignorancia sobrevenida de las esposas juzgadas por los delitos de sus maridos provoca cierta perplejidad. No porque se utilice el desconocimiento como excusa –un clásico y uno de los primeros axiomas del Derecho desde hace 3.000 años: la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento-; sino por la supuesta contradicción entre una personalidad femenina normal, independiente y capacitada, con la inopia más absoluta respecto de los “negocios de mi marido”.
No todos los casos son iguales, y a la hora de entender las razones de esas mujeres -insisto: tan libres e iguales ante la sociedad como esposas florero ante los tribunales-, no vale el trazo grueso y sí la tipología fina. Permitidme la licencia taxónomica: estos son los géneros de la familia de las esposas florero, al menos ante los tribunales españoles.
El caso de Cristina Borbón, ya absuelta, es el más claro. Aunque pueda resultar incomprensible, puede ser cierto que no sabía nada. Una persona que jamás se ha preocupado por saber si hay leche en la nevera, que nunca ha entreabierto la puerta de un retrete para reclamar un rollo de papel higiénico, no vive en este mundo. Para nosotros resulta inconcebible que el dinero o los negocios no tengan ni la categoría de asunto doméstico: pero así viven ellos, amigos.
Hace muchos años, durante un viaje por India, trabé conversación con una persona que jamás había salido del desierto en el que vivía, y a la que mis relatos de un mundo en el que movías una palanca y obtenías agua dibujaron una mueca de incredulidad. No podía concebir que eso fuera posible. Pues bien, para una Infanta de España, es inconcebible que el dinero sea necesario, ni siquiera como objeto, acostumbrada a pedir y que su séquito proporcione lo pedido sin más.
El caso de Ana Mato, testigo sólo de las marrullerías de su ex marido, es diferente. Aunque consciente del valor del dinero y de sus usos, durante su matrimonio el nivel de incomunicación con su pareja debió de ser épico para no interesarse siquiera por los automóviles que se guardaban en su garaje. Me atrevo a sugerir que, encauzada su carrera política, en un momento dado se desentendió para no alterarse, como cuando llegamos tarde a una cita y nuestras parejas no tienen ningún interés en nuestras excusas basadas en atascos o misteriosas averías en el transporte público. Me imagino la mirada de Ana Mato ante la historia que contaba Jesús Sepúlveda sobre quién iba a pagar la fiesta de cumpleaños de su hija, y su frase lapidaria y aterradora para cualquier esposo: "Jesús, tú veras. Pero yo no quiero saber nada".
El último tipo de esposa florero –solo ante los tribunales españoles-, es el de Rosalía Iglesias, casada con Luis Bárcenas y probablemente la más indefensa de las tres. La “vida plena que lleva con su marido”, según su propia declaración, es la de quien ha visto cumplidas todas sus aspiraciones de niña bien de la burguesía: un príncipe y caballero andante que se ocupa de todo, protegida frente a todo y con un tren de vida más que cómodo, sin llegar a lo ostentoso. A santo de qué se va a enterar ella de nada, habiendo exposiciones, mesas petitorias contra el cáncer y decenas de bodas y viajes de vacaciones para contar a las amigas en aquellas cafeterías de nuestra juventud: California, Nebraska, Manila...

Este texto se publica también en Facebook y en Medium


miércoles, 18 de enero de 2017

Yak 42: penitencias y castigos

Hay poco ya que decir sobre el accidente del Yak-42 y de Federico Trillo. Pero voy a añadir un par de cosas para que los más jóvenes y las personas de buena fe no se sorprendan de la actitud del ex ministro y ex embajador.
Como si de una película de animación se tratara, podríamos decir que Federico Trillo no es malo, es que lo dibujaron así. Después de todo su padre -y cito de memoria- fue Jefe Provincial del Movimiento en Teruel (para los jóvenes: la máxima autoridad del partido único fascista en una provincia), Gobernador Civil en Cáceres (para los jóvenes: la máxima autoridad de la represión policial en una provincia) o alcalde de Cartagena (sí, de la Cartagena que jamás recuerda su ilustre hijo Arturo Pérez-Reverte). ¿Pidió perdón su padre por sus acciones durante el ejercicio de su cargo? Como es público y notorio, desde el 20 de noviembre de 1975 somos todos demócratas, exiliados en el interior, represaliados, etc.
A la displicencia del cargo, del usted no sabe con quién está hablando, llegamos al segundo rasgo que mejor define a Trillo en su actuación pública. Federico Trillo, como su padre, es miembro de una organización ultra de carácter cristiano llamada Opus Dei. Esta organización pertenece a su vez a lo que llamamos catolicismo y, a diferencia de otras ramas del cristianismo, en ésta los delitos y faltas no se juzgan a través del enfrentamiento de la conciencia y la divinidad, sino mediante una ceremonia privada denominada confesión.
En ella, el sujeto que ha cometido los delitos o faltas los relata a un sacerdote, que a su vez numera, cuantifica y cualifica los hechos; mediante algún tipo de tabla comparativa, señala la cantidad de oraciones o pequeños sacrificios y daños que debe hacer el compareciente, y después lo absuelve. En su momento, Federico Trillo fue sin duda absuelto por uno de estos confesores, lo que explica porqué no se arrepiente de nada: fue juzgado por, según sus creencias, "el más alto tribunal".
La pregunta que me hago es: ¿cómo valoró el confesor los 75 muertos del Yak-42? ¿En cuántas oraciones, disciplinas y castigos tasó el accidente? ¿Una oración corta por muerto? ¿Una larga?
¿Los 13 miembros de la tripulación entraron en la penitencia o solo merecieron oraciones los 62 soldados españoles? ¿Cumplió al menos Federico Trillo con la penitencia impuesta?

Publicado originalmente en Facebook