viernes, 29 de diciembre de 2006

El Corte inglés compra la Torre Windsor

No soy amigo de conspiranoias, de teorías disparatadas basadas en la casualidad, pero la compra de los restos de lo que fuera la Torre Windsor en Madrid, por El Corte Inglés reúne algunas casualidades interesantes, al menos mientras no se demuestre que son causalidades.
El Corte Inglés es una de las empresas más opacas del mundo, un referente en el mundo empresarial a la hora de enfrentarse a las crisis informativas, o de invertir en publicidad para evitar que los medios invewstiguen y hasta de impedir la difusión de cualquier hecho relevante relacionado con la compañía. Y los medios, literalmente comprados por su publicidad, hacen poco por desvelar sus interioridades.
A diferencia de Wal-Mart, el gigante de la distribución mundial, investigado por todos los medios, y con quien puede compararse, nada sabemos de El Corte Inglés, más allá de sus cifras económicas siempre loables. No digo que El Corte Inglés tenga algo que ocultar, digo que tiene demasiadas zonas opacas.
Sobre todo en materia laboral. Nada sabemos de sus conflictos internos, de su comité de empresa, ni de las condiciones de sus empleados. Por no saber no sabemos ni cuánta gente devuelve los productos adquiridos, cuáles son los sueldos, los incentivos...
Conozco a tres empleados de El Corte Inglés. Para uno es (o era, hace mucho que no lo veo, pero no creo que haya cambiado) el gran trabajo de su vida. AL hablar de la compañía todo son ventajas. Parecía abducido, como parte de una secta. Por él supe que los empleados, aparte de un magro descuento en sus compras, pueden accder a préstamos hipotecarios y personales, en condiciones diferentes al resto. Pero también de la competitividad.
Para otro, es un trabajo más, con un grado de estabilidad enorme y mucha seguridad, pero con demasiadas particularidades. Está cansado de donde está, pero las posibilidades de cambio sin tener que ceder en exceso su parcela de independencia superan lo razonable. El tercero, despedido hace unos años por cuestiones de disciplina de vestuario y por cuestionar el carácter mismo de sumisión a la empresa, coincide más o menos con mi análisis.
Pues bien, hace más de un año, leí que los grandes almacenes negociaban la adquisición del solar de la Torre Windsor. Al cabo del tiempo, el 29 de noviembre, el Ayuntamiento de Madrid expresa claramente su preferencia por destinar el solar a una superficie comercial. Ayer, 28 de diciembre, se hizo público que El Corte Inglés ha comprado la inmobiliaria propietaria de los terrenos del Windsor (a precio inferior al del mercado, y con más solares en otras zonas de Madrid). El día anterior, El País, el mismo diario que publica estas informaciones tan relacionadas, publicó un artículo de Vicente Verdú tan laudatorio como infame sobre El Corte Inglés.
Dicen los italianos que si non e vero, e ben trovato. Juzguen ustedes.

Technorati:

martes, 19 de diciembre de 2006

Colegio de Periodistas, sí o no

Ayer estuve en la primera reunión convocada por la Asociación de la Prensa de Madrid para debatir la iniciativa de crear un Colegio de Periodistas en la Comunidad de Madrid. Lo más llamativo es que sólo estábamos presentes Fernando González Urbaneja, Víctor Olmos, Enrique de Aguinaga y un servidor.
Increíble que el futuro de la proifesión no le importe a nadie, pero así es. Eso sí, en lugar de en el Salón de Actos, nos sentamos en el despacho de Urbaneja y, más que debatir, conversamos más de una hora sobre el asunto. Los antecedentes y razones los expone Juan Varela. Mis impresiones fueron un poco más positivas que las de él.
Según Urbaneja, a la espera de lo que decida finalmente una Asamblea de la Asociación prevista para febrero, la directiva decidió presentar la petición a los políticos para agilizar el trámite y que pudiera estar constituido antes de las próximas elecciones locales.
Entiendo los motivos de su urgencia, ya que el Gobierno central pretende crear un organismo público de Colegios Profesionales en el que hay que estar presente para que luego no nos vengan con monsergas desde otros ámbitos. Bien, aunque no estoy seguro de que haya muchas diferencias entre profesionales de distintas comunidades. Creo que los problemas son comunes, pero es verdad que en Madrid, el maridaje siempre perverso entre periodistas y políticos puede ser causa de mayores conflictos.
Enrique de Aguinaga, en una docta y documentada disertación, nos explicó (sobre todo a mí, que soy ignorante al respecto) la imposibilidad jurídica de crear un verdadero Colegio, provocada por la falta de desarrollo estatal de una ley prometida en el artículo 36 de la Constitución. Transferida esa competencia a las Autonomías, los desarrollos legislativos de cada parlamento no han entrado en la raíz del problema, a saber la falta de definición de quién es periodista y la necesidad o no de serlo (y por tanto de estar colegiado) para ejercer la profesión.
Pero instalados en el posibilismo y en la necesidad de ser prácticos estuvimos de acuerdo en la necesidad de la creación del Colegio, aunque las condiciones sean lo menos restrictivas posibles. Es muy difícil, por no decir imposible que los medios acepten la colegiación obligatoria, aunque en la práctica no existan apenas periodistas que no hayan cursado estudios universitarios. Pero, y aqui Víctor Olmos se mostró inflexible, no se puede prohibir el acceso a los medios de quienes no sean periodistas.
El texto que presentará la APM recoge la necesidad de titulación, bien por licenciatura, bien por estudios de posgrado, lo que me parece bien. Por lo comentado arriba y por la necesidad de empezar a dignificar un poco lo que esta profesión significa, que va más allá de los locutores en busca de una declaración de famoso o de robar una fotografía en cualquier sitio.
Seguiré pensando.

Technorati:

viernes, 15 de diciembre de 2006

Gramática de la fantasía, Gianni Rodari

Excelente aproximación al mundo de la fantasía desde un enfoque teórico pero sobre todo práctico. Con un tono a veces excesivamente didáctico, pero siempre claro y sencillo, Rodari desarrolla un amplio conjunto de técnicas y ejercicios basados en sus propias experiencias para fomentar y aumentar la fantasía en los niños.
“La presente "gramática de la fantasía" [es] una propuesta más entre todas las otras que tienden a enriquecer con estímulos el ambiente en que el niño crece.”
Y lo hace, además, desde una actitud de respeto por los niños y sus capacidades, para potenciarlas y desarrollarlas como parte de un proceso integral de formación. Rodari no desaprovecha ni una ocasión para abundar en ese compromiso, situado en una izquierda humanista de raíces sociales.
“Si una sociedad basada en el mito de la productividad (y en la realidad del beneficio) tiene necesidad de hombres a medias -fieles ejecutores, diligentes reproductores, dóciles instrumentos sin voluntad-, quiere decir que está mal hecha y que hace falta cambiarla. Para cambiarla, se requieren hombres creativos, que sepan usar su imaginación.”
Rodari pretende darle la vuelta a la escuela, sin desdeñar su carácter de transmisor de conocimientos, pero buscando una formación más adecuada a lo que son los niños y para aprovechar su creatividad. En el caso de la lectura, la escritura, explica como “nivel ortográfico-gramatical-sintáctico, que no cubre siquiera el nivel "lingüístico" más estricto, además de descuidar el complejo mundo de los contenidos. El hecho es que en la escuela se leen los textos para juzgarlos y clasificarlos, no para comprenderlos. La criba de la "corrección" retiene y valoriza sólo los ripios, dejando pasar el oro...”
Un libro práctico y sencillo no solo para profesionales que busquen técnicas y consejos para desarrollar talleres y actividades complementarias, sino para cualquiera que tenga contacto con los niños y quiera profundizar y ayudarles en su formación.

Technorati:

jueves, 14 de diciembre de 2006

Y Feliz Año Nuevo

Por si acaso me quedo corto con las felicitaciones, aqui una muy visual que tiene, claro está, cualesquiera otros usos.


La encontré en este generador de letreros luminosos.

Technorati:

miércoles, 13 de diciembre de 2006

Feliz Navidad

Todavía me estoy riendo de este mensaje de Navidad. No sé si tiene más talento el montador o el que escribió originalmente un discurso así, capaz de cualquier ambigüedad. Disfrutadlo.


Technorati:

miércoles, 6 de diciembre de 2006

Locos por las matemáticas


Vamos a desengrasar un poco, que la semana empezó muy dura. Y blogger ha decidido no subirme la imagen de este libro, asi que...
Locos por las matemáticas de Ian Stewart es una pequeña colección de 20 divertidos pasatiempos matemáticos contados de forma amena, como pequeños cuentos. Son problemas y desafíos espaciales, numéricos y geométricos desarrollados con mucho sentido del humor y grandes dosis de docencia.
Exigen, claro, un buen nivel de concentración aunque no de cálculo y suponen un buen ejercicio mental. No apto para gentes de letras puras, pero sí para los que aceptan que las matemáticas o la física son también una parte sustancial de la cultura.
Actualización 13 diciembre: al fin ha subido la foto.

Technorati:

lunes, 4 de diciembre de 2006

Hasta siempre, Judith


Judith ya no está con nostros. Hace unas horas que Lubulú se ha marchado. En silencio y sin sufrimiento, se ha ido quedando dormida entre las manos de Joëlle, con Bea y yo de testigos silenciosos y doloridos.
Adiós, petit Lubu, descansa en paz.

Technorati:

jueves, 30 de noviembre de 2006

Un libro para las dos manos

Esos libros que se leen con una sola mano, de Jean-Marie Goulemot está basado en la literatura obscena, erótica y pornográfica de los siglos XVII y XVIII, Goulemot y su traductora Lydia Vázquez Jiménez nos conducen por un viaje lúbrico y sensual en busca de las claves, motivos y razones que explican la aparición y desarrollo de los libros que se leen con una sola mano. Y lo hace sin juzgar su bondad o maldad.
“Bajo las apariencias de su brutal simplicidad, más allá del apresurado juicio a que se somete a menudo a los autores licenciosos, confundidos superficialmente con sus héroes, se dibuja el universo complejo de la literatura pornográfica: con su status cultural bien real y, sin embargo dentro del mundo de lo secreto, con las diferentes motivaciones de sus polígrafos o con sus estrechas y complicadas relaciones con la filosofía o con la literatura misma. La literatura pornográfica, ni totalmente semejante, ni radicalmente diferente, pertenece por derecho al corpus literario, participa de sus planteamientos y desafíos a la par que conserva una dimensión que le es propia. Para concluir, podremos definirla como semejante y sin embargo otra.”
En lugar de una bibliografía más o menos extensa de títulos, el libro analiza el fenómeno situándolo en su contexto y las reacciones que suscita, bien en el pensamiento o en la fisiología de los apetitos. “El libro erótico, en el sentido en que ha sido definido, sin por ello juzgarlo cualitativa o moralmente, posee una finalidad fisiológica: provocar en su lector el deseo de gozar, instalarlo en un estado de tensión y de carencia del que tendrá que liberarse con recursos extraliterarios.” También apunta ideas como un catálogo de pornografía que no cumple con su propósito, pero que deja como proyecto para otros.
Su intención es “Comprender cómo se producía el efecto de lectura de la novela que denominanos hoy pornográfica. [...] La novela erótica aparece, sí, como una ficción ejemplar y lograda, puesto que es productora de ilusiones tan verdaderas [...] como la realidad misma.”
El libro es también un viaje por la nostalgia de un tiempo en que todas las novelas absorbían realmente al lector, no sólo las pornográficas. Era una lectura única y sin prejuicios de todos los lectores. Goulemot añora, y sus lectores con él, ese tiempo de la infancia y la primera adolescencia en la que los libros nos transportaban a otra realidad con inocencia, plenamente. Algo que hoy, lectores maduros, ya sólo sentimos con los libros que se leen con una sola mano.

Technorati:

miércoles, 29 de noviembre de 2006

El Consejo Escolar

El lunes estuve en la constitución del Consejo Escolar del colegio Joaquín Turina, que se renueva cada dos años con cinco padres, cinco profesores, un miembro de la administración local y otro del personal administrativo del centro.
Yo fui elegido por un voto de diferencia en la candidatura que presentaba la APA del colegio. El orden del día incluía dos puntos: la constitución del consejo como tal y los ruegos y preguntas.
A destacar de este punto, la información de que a partir de enero, el centro abrirá a las ocho de la mañana porque el ayuntamiento ha aprobado el envío de dos personas que se harán cargo de los alumnos desde esa hora hasta las nueve, cuando empiecen las clases normales. La medida podría hacerse extensible también a la tarde.
Aprovechando que han entregado el calendario para este curso, lo he metido en Google Calendar y puede consultarse aquí.

Actualización 14 de diciembre:
El colegio ya tiene su propia página web. Bastante floja, por cierto :-)

Technorati:

martes, 28 de noviembre de 2006

A propósito del capitalismo

El otro día comentaba yo acerca de la perplejidad de la izquierda en materia económica por el cambio de paradigma de una economía industrial a una de servicios. El sábado, Rafael Argullol, traía a colación un fenómeno complementario y singular: la desaparición del capitalismo por camuflaje y ocultación de su nombre.
"Antes, hasta no hace mucho, se le nombraba, y no eran pocos, en los medios de comunicación, en las universidades y, por supuesto, en los paisajes ideológicos de la política, los que hablaban de sistema capitalista, beneficios capitalistas o explotación capitalista. Ahora no, ahora no se le nombra. Sus apariciones en la prensa o en las aulas son escasas y en las últimas confrontaciones electorales los candidatos de la izquierda, y ni siquiera los pocos comunistas que quedan, no se atreven a nombrar al Innombrable. [...] Si no lo queréis llamar explotación capitalista porque os tildarán de locos y trasnochados, llamadlo codicia."


Por cierto, si queréis contribuir al sostenimiento económico de Esperanza Aguirre, dirigios a 1 euro para Espe, y colaborad allí. Si no lo queréis llamar error de biógrafo, llamadlo simplemente estupidez.

Technorati:

viernes, 24 de noviembre de 2006

Polonia, mon amour (II)

Los astilleros de Gdansk son una excelente metáfora del siglo XX, de lo que han sido la historia, la sociedad y la política del siglo corto, que dice Hobsbawm. No son sólo el esqueleto descarnado del socialismo real, de la utopía económica del comunismo sino la imagen del fracaso del poder, del control absoluto: del panóptico que Foucault sospecha se encuentra tras la máscara de las ideologías del XIX. Lo de menos es que fueran el arranque de la revolución antisocialista que derribó el muro de Berlín y facilitó el llamado fin de la historia.
Hace unos días se hizo público el dato de que el peso del sector industrial en el PIB español es el más bajo de los últimos veinte años, con una imparable tendencia a que nuestra economía esté basada en los servicios. Pero esa es ya la tendencia natural de la mayoría de los países del primer mundo y la causa principal de la perplejidad de la izquierda, del marxismo más clásico y del pensamiento liberal. ¿Qué receta aplicas a una enfermedad del siglo XXI si tienes medicamentos del siglo XIX? No se pueden recetar sangrías para curar un sida.
Necesitamos un nuevo paradigma que explique las relaciones económicas de este siglo, la presencia de una fuerza de trabajo de cuello blanco mayoritaria, del ascenso de las clases medias y de la presión de los países emergentes del Tercer Mundo con economías industriales -China, India- como fuente de fuerza laboral, materias primas y, sobre todo, producción: son ellos quienes están fabricando los productos que consumimos.
La ironía es esa: la lucha de clases ya no existe en el interior de los países, sino en sus fronteras, entre una clase trabajadora, productiva y sin nada que perder, y unas clases cada vez más ociosas y más dedicadas al consumo.


Technorati:

jueves, 23 de noviembre de 2006

Confesiones, de San Agustín

No es una errata. Y ya sé que no me pega mucho, pero hay libros que uno debe conocer, incluso estudiar, por la curiosidad, por lo que dicen, por lo que no dicen, por lo que son. Y también que supongo que con la edad me da por leer biografías y autobiografías. Y una razón práctica: hace años que descubrí que somos los ateos los que mejor conocemos las religiones del mundo, sobre todo los que provenimos del orbe cristiano. Léase a Gonzalo Puente Ojea para mayor aprovechamiento.
Escritas hace más de 1.600 años, las Confesiones de San Agustín son una colección de textos muy religiosos, pero que muy religiosos, que forman parte de la columna vertebral del pensamiento occidental. No tanto del pensamiento humano, sino sobre todo del hombre occidental. Pero descontada la palabrería cristiana, las Confesiones resultan ser una aproximación a la transición entre el mundo romano y el de la Edad Media. No he usado el término palabrería como descortesía, aunque no reniego de su carácter peyorativo, pero es que el libro tiene como tres niveles de redacción: uno, el que más me interesa, es el del personaje, sus confesiones de verdad, las rendijas por las que se cuelan asuntos y hechos cotidianos que hoy siguen existiendo; en un segundo plano está la filosofía, la profundidad con la que analiza y busca a través del lenguaje las raíces del pensamiento, de los sentimientos y de los conceptos como el amor o la amistad; y en el tercero están las oraciones y largas digresiones alabando a Dios y las recopilaciones de citas y versículos de la Biblia.
Son trece libros en total, aunque su número real se discute porque existen discrepancias en la redacción, las fechas, etc. En general, el libro tiene momentos fascinantes, sobre todo con su pelea para aprehender el tiempo y comprender la creación, en los libros 11 y 12.
Suena raro, pero hay momentos en los que parece que estemos ante un texto new age avant la lettre, como en el libro 5, a la hora de glosar las ventajas de lo que llamamos fe del carbonero, aquella fe sencilla, de iletrados que nada se cuestionan. No obstante su defensa de las fábulas teístas, es crítico con los horóscopos y la curiosidad morbosa: "¿Qué deleite hay en ver un cadáver despedazado que tanto te horroriza? A pesar de ello la gente corre a verlo donde quiera que esté por la simple sensación de entristecerse y palidecer." (Libro X, pag. 282). También se muestra muy decepcionado por la inutilidad de muchos de sus primeros estudios y de la escuela y cómo ésta presta un flaco servicio a la educación. En el libro segundo hay una buena reflexión sobre el pecado a cuenta de un robo de peras que perpetró cuando era un adolescente, pero hay pocos recuerdos como tales, salvo en lo referente a su madre, cuya muerte le causa un profundo impacto. Es cuando sus reflexiones comienzan a ser más amargas: "Me apremia el tiempo y hay muchas cosas que no puedo dejar escritas." (Libro IX, pag 225).
A veces sus razonamientos avanzan a través del tiempo vertiginosamente: "No son las cosas que sentimos las que entran en la memoria, sino sus imágenes, siempre dispuestas a presentarse a llamada del pensamiento que las recuerda." (Libro X, pag 249); "Aprender las cosas... Equivale a verlas interiormente en sí mismas tal cual son, pero sin imágenes." (Libro X, pag 253), donde parece adelantar la lingüística de Chomsky.
Son impresionantes las escasas reflexiones sobre sí mismo y estas Confesiones: "¿Por qué, entonces, preocuparme de que los demás oigan mis confesiones como si fueran ellos a sanar todas mis dolencias? Son gente demasiado interesada en conocer vidas ajenas y perezosa en enmendar la suya. ¿Para qué tanto interés en oir de mí quien soy, si ellos no quieren oir de ti [Dios] quiénes son?" (Libro X, pag 241). "Ni yo mismo alcanzo a comprender lo que soy" (Libro X, pag 249).
En fin, recomendable de todo punto, aunque solo sea para comprender un poco la mentalidad de estos a la hora de pensar y aconsejar sobre ciertas materias: "La mujer fue hecha para el hombre hasta corporalmente. De igual naturaleza a la del hombre en cuanto a la razón y a la inteligencia, está sometida, sin embargo, al hombre en lo que se refiere al sexo corporal." (Libro XIII, pag 399).

Technorati:

miércoles, 15 de noviembre de 2006

Polonia, mon amour

A los trece o catorce años leí con mucho aprovechamiento varias novelas, hoy sé que inquietantes, de un autor danés llamado Sven Hassel. Muy de moda por entonces en España -y aún se encuentran en las librerías- su temática giraba en torno a la II Guerra Mundial y las aventuras que un grupo particularmente raro e indisciplinado de la Wehrmacht desarrollaban en los distintos frentes de la guerra.
Eran novelas razonablemente antinazis y antibélicas, que reflejaban las miserias de los ejércitos pero también bastante del horror que los civiles sufrieron. Me enseñaron mucha letra pequeña de la historia de esa guerra, de geografía del este de Europa y, sobre todo, mitificaron algunos lugares que después se han convertido en motivos razonados para viajar.
Entre esos lugares siempre figuró Polonia. Así que la oportunidad de visitar un país particularmente castigado por la historia ha sido bien aprovechada. Acabamos de volver y aún tengo en la cabeza, como grumitos de felicidad, los nombres, los lugares, las personas y las sensaciones. No ha sido un viaje turístico al uso y nos hemos limitado a conocer a fondo una pequeña parte del norte de Polonia. Pero qué parte.
A orillas del mar Báltico, que ya toqué en Helsinki en su momento, se encuentran tres ciudades unidas por el destino y un urbanismo bastante ordenado que allí llaman Trojmiasto: de este a oeste Gdansk, Sopot y Gdynia. Están muy cerca del enclave ruso que rodea Kaliningrado, que sólo la falta de visado ha impedido visitar. Hemos cruzado el Vístula, visitado el castillo de Malbork, los astilleros de Walesa, el Gran Hotel de Sopot y bosques, calles y edificios reconstruidos de la nada que alemanes y rusos dejaron a su paso en 1945.
Hemos cogido el tren y visitado algunas iglesias; nos han mostrado sus elecciones locales y hemos visto la televisión y bebido vodka. Hemos comido pierogi y apreciado la cerveza y, sobre todo, hemos descubierto una hospitalidad muy especial y un país único.

Technorati:

martes, 31 de octubre de 2006

Urbanismo español

"Cuentan que, en tiempos, una ardilla podía recorrer la península ibérica sin bajar de los árboles, por la frondosidad de nuestros bosques. En un futuro una pelota de golf podrá ir de Gijón a Cádiz sin salirse del green."

Un lector de El País, hace unos días.

Technorati:

lunes, 16 de octubre de 2006

La balada de la justicia, de Alejandro Nieto

He leído estos días las noticias sobre una urbanización en Las Navas del Marqués, que pretende talar un pinar para campos de golf y chalés y después repoblar una parte –suena tan demencial como estúpido-, con el beneplácito de las autoridades. Y he recordado que tenía pendiente la reseña de un libro que viene al pelo de este asunto y de otros relacionados con el disparatado pelotazo urbanístico que vivimos.
Un libro que se “escribe para adultos que no se asustan de la verdad ni tienen interés en ocultarla”, como explica el propio autor. Aunque probablemente serán los abogados los que le saquen más jugo, lo cierto es que se ríe y se llora a partes iguales ante el sucio panorama que pinta este jurista, que llama a las cosas por su nombre y no duda en describir una situación que se resume en la distancia que media entre unos portales (constitución, leyes fundamentales) espléndidos y bien construidos, y un edificio de la justicia (leyes, decretos, reglamentos y actuación del poder público) lleno de telarañas, sucio y mal ventilado.
“El Estado tiene... Una cara filantrópica protectora de los ciudadanos y de los intereses públicos; pero también una segunda perversa, destructora, egoísta y brutal...” dice en un momento dado, expresando lo que muchos pensamos a la hora de ver las contradicciones y desmanes en los que incurren los que nos gobiernan.
Como el alcalde actual de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, a quien se le puede aplicar este diagnóstico certero: “El constitucionalismo actual, en suma, ha desmontado los mecanismos tradicionales de control y permitido la actuación despótica de los alcaldes, salvo la eventual, remota e ineficaz intervención de un juez.”
El libro se centra sobre todo en la legislación urbanística y en su aplicación, y desarrolla en su segunda parte dos casos prácticos que ponen los pelos de punta:
Uno, la llegada a España de una multinacional farmacéutica y como hace y deshace a su antojo para construir sus laboratorios en connivencia con las autoridades municipales, autonómicas y de más arriba (con los negocios de Franco y del rey en primer término).
El segundo, el desprecio por los vecinos y las leyes a la hora de establecer un negocio hostelero sin el más mínimo control por parte de los que en teoría tienen que protegernos.
El libro describe la absoluta irresponsabilidad jurídica de los funcionarios, como “La legislación urbanística es la que hace imposible un urbanismo sensato y honrado; y que lo mismo sucede con el medio ambiente” –lo que me recordó la piscina de Pedro J. Ramírez-, los males del Derecho urbanístico, “cuya perversidad es tal que parece pensado -y así es de hecho- para provocar irregularidades constantes, para enriquecer a unos a costa de los otros y en último extremo para encarecer el suelo y las construcciones que en él se hacen.”
La presión del turismo mal entendido, la confusión entre el mercado y el Estado, la corrupción…
El libro se cierra con una cita de la Autobiografía de Norberto Bobbio:
“El pesimismo es hoy un deber civil porque sólo un pesimismo radical de la razón puede despertar algún temblor en esos que, de una parte o de otra, demuestran no advertir que el sueño de la razón produce monstruos.”


Technorati:

domingo, 15 de octubre de 2006

Haiku

También de la enfermedad se obtienen haikus. Ese instante.

Eferalgan en el vaso
Los ojos nublados
Arden tus manos

Technorati:

viernes, 13 de octubre de 2006

Aprender historia

No recuerdo la fuente original, pero este mapa animado de la historia de los imperios en Oriente Medio es excelente. El original, aqui.


Technorati:

jueves, 12 de octubre de 2006

Se llamaba Vaquero

Era un matón grande y cetrino, que vivía en Chamberi. Ya sólo recuerdo su apellido. No era mal estudiante y tampoco especialmente conflictivo. Se sentó detrás de mi durante el curso 1974-75 y me machacó a golpes la espalda clase tras clase, en cuanto tenía un momento libre. Yo tenía 14 años.
Primero probé con el silencio y la indiferencia, con la mirada puesta en el final de curso. Pensé con ingenuidad que se olvidaría de mí. Pero el desprecio lo enfureció más. Nadie intentó pararle, sólo me miraban con simpatía, pero... era yo quién debía defenderme según las leyes no escritas de las clases.
Después decidí hacerme amigo suyo para que me dejara en paz, convencido de que no iba a llegar a final de curso. Y me dejó en paz. Tuve suerte.
A mediados de 1976 dejé de saber de él y no he vuelto a verlo. Ni siquiera me acordaba ya.
Hace unos días me lo ha recordado Luis Antonio de Villena y su libro Mi colegio.
Los adultos no hemos escarmentado. Y los niños tampoco.

Technorati:

lunes, 9 de octubre de 2006

Hay que ser probo

El sábado, El pais explicaba las andanzas de un buque especialmente tóxico llamado Probo Koala. Como probo se aplica, según el María Moliner "a la persona que cumple con sus deberes profesionales; que no comete en ellos fraudes ni inmoralidades", la noticia tiene su gracia.
Y es que en las últimas semanas la probidad y las personas probas han estado de alguna manera en mi pensamiento y en mi vida.
He vuelto. Y con ganas.

Technorati:

sábado, 7 de octubre de 2006

El desprecio

En España, "El pecado nacional no es la envidia, es el desprecio, incluso el desprecio a la excelencia".
Fernando Fernán Gómez
Y de eso, empiezo yo a saber yo un rato.

Etiquetas:

jueves, 21 de septiembre de 2006

La guerra contra el champú

Ayer El País publicaba (€) un interesante artículo de Slavoj Zizek, filósofo del que ya se ha hablado aqui antes. Entre otras cosas, Zizek decía
"Recordemos la alarma, en el mes de agosto, a propósito del atentado terrorista frustrado que tenía que hacer explotar en pleno vuelo una docena de aviones entre Londres y Estados Unidos: la alarma era sin lugar a dudas real, afirmar lo contrario sería excesivamente paranoico. Sin embargo, no podemos evitar pensar que todo ese asunto era un espectáculo puesto en escena a conciencia para acostumbrarnos al estado de emergencia permanente, al estado de excepción convertido en estilo de vida."
(negritas mías)
Desde hace semanas, blogs estadounidenses como Boing Boing critican sólidamente la paranoia que persigue a las autoridades de todo el mundo. Aqui nos dedicamos a seguir cuestionando la autoría del 11 de marzo y defendiendo al peor ministro de la historia de España.

Etiquetas:

miércoles, 13 de septiembre de 2006

lunes, 4 de septiembre de 2006

Cansado de conspiraciones

Ya hace tiempo que la estupidez, por no decir otra cosa, de las conspiraciones sobre el 11 de marzo que inventa Pedro J. Ramírez y sus palmeros, está empezando a sobrepasar cualquier límite.
Yo, como cualquiera, no sé más de lo que me dicen los medios de comunicación y hasta ahora no hay una sola prueba de semejantes chorradas. Y los hechos son los que aqui se han comentado otras veces.
Hoy, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, presidente de la comunidad de Extremadura, lo ha puesto negro sobre blanco en este artículo publicado en ABC.
«Me inquieta que se dejen circular teorías como la expuesta por el director de «El Mundo» sin que nada ni nadie hagan algo para evitarlas o para confirmarlas. Me aterra que el fiscal general del Estado no haga nada; me escandaliza que la Audiencia Nacional no llame al periodista que tan graves acusaciones hace para que aclare o desmienta sus acusaciones.»
Tiene toda la razón. Ya basta.
Otras opiniones aqui.
Etiquetas:

viernes, 1 de septiembre de 2006

Me apetecen novedades

Creo que voy a cambiar un poco el aspecto del blog, pero no sé cuándo ni cómo. Según parece, Google va a migrarnos a todos los que estamos en blogger a un nuevo blogger, más potente y más mono, pero no se sabe cuándo.
Así que no sé si cambiar ahora de aspecto o esperar a ver cómo son los nuevos diseños en la nueva herramienta. Aún hay cosas que me gustaría traducir, como ‘trackback’ o ‘comments’, meter una nube de etiquetas más chula... En fin esas cosas.
Pero estoy perezoso para elegir, trastear en el html...
Etiquetas:

viernes, 25 de agosto de 2006

El rey, en Rusia

La sorpresa de ver a don Juan Carlos con Vladimir Putin ya empieza a ser general. Como, más allá de los baños y cuatro tonterías, el secreto más absoluto preside las actividades de la familia real, a mi no me extraña nada.
Sólo un apunte, qué vergüenza que nos tengamos que enterar por los rusos (¡los rusos!) de un viaje del Jefe del Estado. Qué vergüenza.
La noticia, en Pravda.
Hablan de ello Iñigo y Juan.
Etiquetas:

miércoles, 23 de agosto de 2006

La función de la crítica, de Terry Eagleton

Llevaba tiempo detrás de este libro, apuntado en la lista de pendientes y no buscado/hallado hasta ahora. Y. como suponía, no salgo defraudado en absoluto de su lectura. Eagleton contrapone el comienzo de la crítica en el siglo XVIII con su estado actual, desarrollando a lo largo del texto una reflexión sobre los cambios que los críticos han sufrido a lo largo de más de dos siglos.
El libro arranca con la cita de Alexander Pope: «A los hombres hay que enseñarlos como si no se les enseñara / Y las cosas desconocidas proponérselas como cosas olvidadas» del Essay on Criticism. (Por cierto, ni un libro en castellano en el isbn. joder)
Eagleton sostiene la necesidad de la crítica hoy en día y no precisamente especializada en la literatura como ha terminado siendo.
«La crítica moderna nació de una lucha contra el Estado absolutista; a menos que su futuro se defina ahora como una lucha contra el Estado burgués, pudiera no tener el más mínimo futuro.»
Y eso es lo más llamativo, ya que parece apuntar al papel que los blogs desarrollan en la actualidad, tanto en su definición como en el análisis de lo que puede suceder en el futuro. El libro compara el periodismo del XVIII y el de hoy y el futuro de la crítica, entendida como búsqueda de la trastienda de los sucesos que podemos ver sin mayor reflexión. La mirada crítica no es sólo la de anular el juicio ajeno sino de apuntalar nuestro propio pensamiento con el de los demás, negándolo o afirmándolo.
Eagleton critica con fundamento el papel de corrientes como la deconstrucción en el pensamiento crítico: «La deconstrucción consigue sortear todo saber existente sin conseguir el más mínimo resultado.» Y también entra hacia el final en algo en lo que llevo detrás tiempo, a saber, cómo se relacionan la vida pública y la vida privada, dos esferas con las fronteras cada vez más difusas. A cuenta de esto, Eagleton escribe sobre Raymond Williams, un crítico británico con una trayectoria intelectual que me ha recordado la de Ferlosio, otro preocupado también por la desaparición de la esfera privada en la pública.
Etiquetas:

lunes, 21 de agosto de 2006

Entiendo a Grass

Hay bastante hipocresía en los comentarios a la confesión del escritor Günther Grass sobre su pertenencia a un cuerpo de élite del Ejército alemán a finales de la Segunda Guerra Mundial. Referente moral durante décadas de la Alemania posnazi, Grass no pierde ni un ápice su altura por aclarar aún más su postura adolescente en la Alemania de los años 1940.
Claro que no está libre de culpa, que el momento elegido tiene mucho de publicidad pero ¿quién puede juzgar su comportamiento? Todos tenemos recuerdos y hechos que nos persiguen, anécdotas de tierra trágame y vergüenzas inconfesables. San Agustín gasta varias páginas de sus Confesiones a cuenta del robo de unas peras. Un asunto nimio al que el padre de la Iglesia concede la máxima importancia y asi lo hace constar en sus memorias.
Entiendo a Grass y entiendo su vergüenza, ese recuerdo que es como una línea de fuego, humillante y doloroso a partes iguales, que frustra nuestro recuerdo ordenado de una vida sin errores.
Etiquetas:

jueves, 17 de agosto de 2006

Otro haiku

Estoy sobrado. He creado otro haiku. Ya sé que hace meses del anterior, pero es que ese es precisamente el ritmo zen de estas cosas. No hay que apresurarse.
Está dedicado a mi novia.
Te quiero como eres
y como no eres

Etiquetas:

miércoles, 9 de agosto de 2006

La industria del libro, de Jason Epstein


Entre los títulos que he leído este verano, está La industria del libro, Pasado, presente y futuro de la edición, de Jason Epstein, publicado hace tiempo por Anagrama. Epstein es uno de los grandes nombres de la industria editorial estadounidense que, al retirarse más o menos del servicio activo, publicó este pequeño ensayo, mezcla de memorias, análisis económico y social de la edición y fotografía del sector del libro en el momento de su publicación.
Breve y con algunas anécdotas interesantes, muchas de sus opiniones y pronósticos siguen siendo válidos. Y sus explicaciones sobre el negocio de la distribución de libros aclaran bastante las razones de ciertos comportamientos que para mi eran incomprensibles de las editoriales españolas. Por ejemplo, la destrucción física de ejemplares, que Epstein aclara como basada en el difícil equilibrio entre edición, almacenes, precio del local y otros factores.
El libro incluye reflexiones interesantes sobre el futuro de la edición e internet (pags. 34 y 118); la desaparición de las librerías independientes ( pag. 113); y algunos datos sobre la piratería de libros en los Estados Unidos del siglo XIX y cómo los autores se sentían indefensos (pags. 107 y 198). De hecho, Charles Dickens viajó a Estados Unidos para reclamar que dejasen de piratear sus libros. En fin, la vieja pugna entre el acceso a la cultura y el negocio editorial.
Etiquetas:

martes, 8 de agosto de 2006

Aforismos del lunes

Alguien me dijo el otro día, justo cuando mi cuerpo cumplía 46 años, que debería tomarme la vida más en broma. ¿Soy demasiado serio? Puede. Quizá porque me pasa como a uno de los personajes de Moby Dick, la inmortal novela de Melville.
"Su cuerpo era una garita y él montaba guardia en ella, hablando sin cesar para mantenerse despierto."


Etiquetas:

miércoles, 2 de agosto de 2006

El viejo topo, siempre

He vuelto.
Ha sido leer la nota de prensa que me han mandado de la editorial El Viejo Topo y empezar a sentir algo especial... Casi los veo. Metidos en una caja de cartón de botellas de soberano, 30, 40 o más, ejemplares atrasados de la revista. Algunos recortados, otros subrayados, todos leídos, alguno discutido. En el sótano, en viriato. Unidos sin remedio al olor a polvo y cerrado. ¿Dónde estarán ahora?
El viejo topo es una publicación que ha malvivido durante muchos años de relanzamientos, de buenas ideas y malas economías, como otras que modelaron (sí, y qué pasa) y expandieron el pensamiento de muchos que no quieren reconocerse en aquellos modelos. Joder.
Bueno, que vuelven con una nueva página web. Ellos dicen que dedicados a las ciencias sociales, subiendo poco a poco muchos de los artículos de sus anteriores números, publicando textos de carácter político, con los inconvenientes e incomprensiones que esto genera.
No sé cómo estoy ahora recibir sus boletines, dos veces al mes. Ni siquiera he tenido el valor de entrar en su web. ¿Me voy a reconocer?

Etiquetas:

miércoles, 5 de julio de 2006

Entro en modo vacaciones

Vacaciones al fin, con algunas novedades para la vuelta. Los cambios, los dichosos cambios. Es tarde. Mis chicas duermen y sus sueños se mezclan con el ruido de las teclas.
Durante el mes de julio habrá low blogging aqui, es decir poca escritura para los no que no están enteraos de esto de la blogosfera.
Etiquetas:

martes, 27 de junio de 2006

Repetir Lenin, de Slavoj Zizek

A veces los suplementos culturales deparan sorpresas y descubren autores que una vez leídos te dejan con una pregunta colgando de la mente: ¿por qué no lo he leído antes? Slavoj Zizek es uno de esos autores y su libro Repetir Lenin, una de mis mejores adquisiciones de la pasada feria del libro.
No es un libro sencillo y exige cierto conocimiento del pensamiento de Lenin y también de sus exégetas pero tal y como lo plantea Zizek, y con la ayuda de su propia mano no es difícil entrar en su provocación y disfrutar de la muy poco correcta idea de que las ideas de Lenin antes que ser una rémora y un peligro para la libertad son un baluarte para combatir los excesos del capitalismo.
O al menos para comprenderlos. Zizek, como Eagleton (del que hablaré próximamente), Hobsbawm y por supuesto Ferlosio, es uno de esos pensadores inclasificables, que partiendo de una idea, de una frase o una línea argumental breve desarrollan una lectura del mundo o de una parte significativa a la luz de una izquierda tan radical como única, combativa e implacable, muy solitaria también.
A lo largo del libro, Zizek desarrolla una lectura del capitalismo como problema y de algunos de sus aspectos como las naciones, el consumo, el poder y la autoridad. Es original y provocativo, con análisis lúcidos que pueden sugerir o a mi me han sugerido otros discursos o explicaciones sobre fenómenos como la burbuja inmobiliaria que estamos viviendo en España y el papel de internet.
Sobre la Red, por ejemplo, es capaz de sugerir una relectura de Lenin -que originalmente se refería los bancos centrales-, y parafrasear:
"Sin la World Wide Web el socialismo sería imposible [...]. Nuestra tarea a este respecto consiste en podar lo que mutila en términos capitalistas este excelente aparato, para hacerlo aún más grande, aún más democrático, aún más completo"

Zizek, eslovaco y buen conocedor del socialismo real por dentro, incluye divertidas citas y anécdotas del aparato comunista clásico para que esta re-lectura de Lenin explique también el fracaso de las sociedades socialistas de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.
Actualización 1/6/07: Zizek es esloveno y no eslovaco.

Etiquetas Technorati:

lunes, 26 de junio de 2006

Fundación Copyleft

En octubre nace la Fundación Copyleft, una interesante iniciativa para los que creen que el intercambio de cultura es bueno, para los que creen que compartir no es sinónimo de piratería... En fin: per tutti.
Y el logo, por supuesto, se incorpora a la columna derecha de este diseño.

Fundación Copyleft

Etiquetas Technorati:

viernes, 23 de junio de 2006

Una pequeña mejora

el sistema de trackback y comentarios ha sido añadido a este blog. Más tinglados apasionantes.

Esclavos de Google


Recuerdo cuando hace unos 10 años, el Sevi me regaló Microsiervos de Douglas Coupland, sólo porque el fondo de la cubierta eran espigas de Lego. Entonces no habían nacido mis hijas y me sentí parte del retrato que Coupland hacía de mi generación, la de la primera explosión tecnológica con la llegada al mercado masivo de los ordenadores personales. De los que tuvimos spectrum, amstrad o atari, de los que vimos en el cine los estrenos de las sagas galácticas y en la tele Espacio 1999.
Hoy, Coupland retrata a la siguiente generación, la de la segunda explosión: los siervos de internet en jPod, una novela que acabo ahora gracias a la cortesía de El Aleph Editores. Coupland, al que había perdido la pista después de un libro de relatos cortos que no recuerdo, vuelve a los sótanos informáticos para montar como un tablón de anuncios lleno de fotos polaroids, entradas de cine, listados de lavandería, tarjetas de visita y las mil y una porquerías que se amontonan en los corchos.
Claro, no es difícil encontrar algo con lo que identificarse y prestarse a alguno de los juegos que Coupland propone, buscar entre los números primos, la o que sustituye al 0. Para mi que soy un poco geek, aunque más que cuarentón, alguna de las manías retratadas reflejan alguno de mis rasgos. Me ha gustado, aunque ya no soy lector de novelas, pero reconozco que la impresión que me causó Microsiervos era más intensa, más brillante. Pero no es culpa de Coupland o del libro; todos hemos envejecido y lo hemos hecho desde el pesimismo: Coupland para escribirlo, yo para leerlo.
Al terminar me dejó un poco dolido, porque es un retrato fiel, no de mí, pero si de lo que viene detrás, de esa gente que ni siquiera había nacido cuando empieza mi currículo académico. Joder.

Actualización 11/7/17
Los responsables de la página oficial de Douglas Coupland como artista visual han contactado conmigo para que incluya un enlace a su sitio, que incluye sus trabajos, artículos inéditos y otras curiosidades. Hecho queda.


Etiquetas:

martes, 20 de junio de 2006

Yo, robot

Artificial Networked Technician Optimized for Nocturnal Infiltration and Observation

¿A que mola? Cómo me gustan estas tonterías. En esta web desglosan tu nombre y te convierten en el robot de tu elección. A que me pega la descripción. Qué queréis, soy como un niño.

Etiquetas:

jueves, 15 de junio de 2006

Iñaki Urdangarín, colocado

El marido de la infanta Cristina va a estar en el consejo de una filial de Telefónica. Y para la mayor parte de la prensa, el hecho no tiene nada de significativo, como si la trayectoria del personaje en anteriores compañías no hubiese debido alertarnos. El silencio de los periódicos es siempre espeso, pero en el caso de las noticias relacionadas con la Familia Real, no es que sea espeso, es que es un puro grumo.
Mientras, todo el mundo distribuye por el correo electrónico las imágenes de las bragas de Leticia. Y, que yo sepa, sólo Teleindiscreta las publicó en papel.
Posdata: Los Príncipes entregan premios en la Asociación de la Prensa. En la calle, protestan los afectados por las intervenciones en Forum y Afinsa. Sólo un estudiante cubrió, de verdad, lo sucedido. Aquí lo cuentan.

Etiquetas Technorati:

jueves, 8 de junio de 2006

La chaqueta rota

Siempre que tenemos la chaqueta rota
Venís corriendo y decís: esto no puede seguir así
¡Hay que remediarlo por todos los medios!
Y corréis llenos de celo a los patrones
Mientras nosotros, helados, esperamos.
Y luego volvéis, triunfantes
Y nos mostráis lo que habéis logrado:
un pequeño parche.
Muy bien, ahí esta el parche
¿Pero dónde se ha quedado la chaqueta?
Bertolt Brecht, Teatro Completo 5

Etiquetas Technorati:

miércoles, 31 de mayo de 2006

El juego de la oca

Mira que habré jugado veces al juego de la oca y siempre me ha llamado la atención la disposición de las casillas, los diseños diferentes pero siempre guardando una relación. Es un juego sencillo y familiar. ¿Quién no tiene una en casa? Es un clásico. Bueno, pues gracias a la Fundación Joaquín Díaz, en Urueña (Valladolid) y al extraordinario catálogo que han editado con motivo de su exposición Juego de la Oca, he descubierto docenas de datos muy interesantes sobre el juego.
Y el primero, que llevo demasiado tiempo jugando con reglas equivocadas y que con las buenas, el juego gana en intensidad, diversión y, sobre todo, misterio... Porque el jueguecito se las trae. El catálogo Juego de la Oca, Edición Fundación Joaquín Díaz (2005) ha sido una lectura apasionante y breve, bien es verdad que la mitad del libro está ocupada por las imágenes de los tableros de la oca expuestos.
De la exposición hablaremos otro día porque tengo planeada una excursión a Urueña. El libro está dividido en seis partes, cinco textos y el catálogo propiamente dicho de la exposición. Los textos que incluye son:
El juego del Laberinto y un tótem ánade, de Ángel Gómez-Morán Santafé
Los libros del juego de las Suertes, de Rosa Navarro Durán
De oca en oca: un viaje por el azar, de Modesto Martín Cebrián
Cuatro tableros de contenidos religiosos, de Luis Resines
Treinta y seis (múltiplo de nueve) asientos sobre el juego de la oca, de Felipe Hernández Cava
El primero es un viaje alucinante a través de la etimología de la palabra oca que va desde los primeros griegos hasta el Renacimiento, con paradas en los celtas, tartessos, iberos, jónicos, la guerra de Troya, la Odisea, Egipto, Persia, el minotauro, Cnossos los laberintos, la geografía y astronomía del mundo antiguo y una interpretación de la mitología griega muy sugerente y documentada. Soy poco amigo de las teorías disparatadas sobre atlántidas, códigos secretos y templarios de diverso pelaje, pero este Gómez-Morán ha conseguido interesarme en su excelente investigación sobre el posible y plausible origen del juego de la oca.
Los libros del juego... se centra en varios textos de origen desconocido, prohibidos por la inquisición que recogen un juego similar al de la oca pero de carácter adivinatorio. De oca en oca... abunda sobre el origen, aunque con menos documentación y plantea una hipótesis más conservadora, mientras los Cuatro tableros... analiza otros tantos juegos de la oca de carácter cristiano y moralizante destinados al entretenimiento de las monjas en los conventos.
Treinta y seis... es una divertida colección de breves explicativos que recogen diferentes aspectos de los textos anteriores, sugerencias sobre el juego y reflexiones sobre lo que la exposición puede reflejar. El catálogo de las piezas expuestas es una maravilla, con joyas como una oca sobre la toma de Madrid por las tropas de Franco, o una oca con Tintín, Milú, Haddock y el mundo de Hergé como protagonistas de las casillas.
El isbn del libro es 84-932110-8-7 y cuesta 30 euros.

Etiquetas Technorati:

martes, 23 de mayo de 2006

Syldavia es independiente


Libre del yugo de Borduria y de sus totalitarios gobernantes, los syldavos han declarado esta semana su independencia, completando así un proceso de estabilización de fronteras con más de un siglo y medio de antigüedad. Y eso en Europa.

Aqui se les ve celebrando la victoria con las banderas que han adoptado en los últimos meses, un poco alejadas del diseño tradicional que conocíamos, más parecido a éste.

Bueno, sí, admito que suelen referirse a este país de los Balcanes como Montenegro, pero para los tintinófilos de verdad siempre serán Syldavia y su rey Ottokar los que han celebrado su referéndum. Y los que se han liberado de los bordurios.

Vaya en homenaje de los muchos tintinófilos que quedamos por el mundo.
Asi que larga vida al noble pueblo de Syldavia. Y a las syldavas, naturalmente.
Mientras, para otras cuestiones no hay tanto agitar de banderas. Ya sé que no debo utilizar de muletillas y otras frases hechas, pero, sin que sirva de precedente y para los que entienden: va a ser que no.

Etiquetas:

jueves, 18 de mayo de 2006

El fraude en la ciencia

Hacía tiempo que no me divertía con la lectura de algo sensato, científico y que te deja con ganas de formular más preguntas que de recibir respuestas tontas. No es que reniegue de Chateaubriand, que me ha dejado agotado y con mueca de satisfacción, es decir, como de después de.
Pero las monumentales memorias del vizconde no son para hacer reseñas, sino para citar y recordar, para sostener dentro de la cabeza como puntal de las ideas, de la concepción del mundo que hemos de tener; en el sentido de nuestro origen, no porque el mundo del bueno de René sea deseable.
Viene a cuento el rollo por el libro que ahora termino, Anatomía del fraude científico, escrito por Horace Freeland Judson. Como suele ser habitual en la colección Drakontos de Crítica, lejos de ser un reportaje alargado o una colección de textos coyunturales, Anatomía... es un estudio riguroso y documentado sobre el fraude científico en toda su extensión.
Aunque peca un poco de exceso de fuentes periodísticas anglosajonas y se circunscribe en muchos casos al mundo anglosajón, Freeland no se limita a enumerar casos, sino que hace un certero diagnóstico de las prácticas ilícitas que el día a día del trabajo científico lleva. En todo momento deja claro que los fraudes en la comunidad científica son excepcionales, pero también que la ingenuidad de muchas instituciones y científicos respecto al comportamiento de muchos investigadores ya no se justifica.
El problema de la competitividad entre científicos, las luchas por los fondos, las presiones sobre los miembros más jóvenes de los equipos, la falta de normas y controles homologables de gestión y resolución de los conflictos, la quiebra de los antiguos sistemas de control de los artículos (la llamada revisión entre iguales), el exceso de peticiones de las revistas, la burocracia y otras circunstancias explican muchas actuaciones irregulares y también buena parte de los fraudes.
De hecho, Freeland comienza su Anatomía... aclarando, con dos ejemplos ya clásicos (el caso de la empresa Enron y el del periodista Jason Blair), que el fraude es un problema general de la sociedad y de sus instituciones y empresas, que no hay sector que no haya sufrido sus efectos.
Historiador de la ciencia, Freeland describe el problema, ofrece soluciones cuando las tiene y cundo no, propone mecanismos que pudieran ayudar a solventar el problema. Para él, la cuestión no es evitar las conductas fraudulentas que siempre serán excepcionales, sino establecer los controles suficientes para que la práctica científica se desarrolle en una atmósfera más sosegada.
En resumen, un manual imprescindible para los investigadores de cualquier disciplina y también para los aficionados a la buena divulgación científica, sin sensacionalismos.

Etiquetas technorati:

jueves, 27 de abril de 2006

Chernobil

¿Tú también? Si, además de lo dicho por cientos de medios de comunicación, yo también añado mi granito de arena al aniversario de Chernobil. Hace un año o así, comentaba lo conmovedor del sacrificio de un agente italiano en Irak protegiendo con su cuerpo a una compatriota periodista recién rescatada de su cautiverio.
Del accidente de Chernobil lo más impresionante fue la actuación de bomberos y voluntarios que combatieron el incendio para evitar que la radioactividad se propagase, salvando así miles de vidas. Abrasados por la radioactividad, conscientes de que iban a morir en un lapso breve, no lo dudaron un segundo para, en el fondo, salvarnos a todos.
Ya sé que suena un poco sacrificial, y judeocristiano, el cordero pascual, etcétera. Pero es un heroísmo muy antiguo y hermoso. Dice el doctor House «No se puede amar a todo el mundo. Es contra natura.» Y tiene razón. Pero actos como el de Calipari o el de los bomberos ucranios nos muestran que también el ser humano es capaz de hacer cosas emocionantes.

Aqui, el mejor reportaje.
Y aqui la información actualizada

Etiquetas:

martes, 25 de abril de 2006

La identidad y los políticos

Mientras los comentaristas de derechas se llenan la boca con los supuestos problemas de España, Chateaubriand, otra vez:
«El apego a la patria ha perdido su fuerza, porque la patria es incierta y huidiza para unas poblaciones vendidas en pública subasta, cambalacheadas como muebles de segunda mano...»
Hace más de 170 años. Es lo que tienen las patrias, que gozan de una mala salud de hierro.

martes, 18 de abril de 2006

Si bebes no conduzcas



He vuelto. Los cambios que han provocado este silencio aún no son efectivos, pero se sintetizan así: me voy. Después de 17 años, dejo las revistas que me vieron crecer y han hecho de mi lo que soy. No dejo la empresa, pero me traslado, me mudo, de concepto, de soporte. Ya se desvelarán los detalles más adelante.
Y ¿Qué tiene qué ver la foto?
Nada. La hice hace un par de días con las niñas porque me llamó la atención, porque quería que ellas mirasen las cosas de otra forma.
Para eso nos sirve la tecnología, para aprovechar la mirada que todos tenemos más o menos oculta.

martes, 7 de marzo de 2006

Un poco de incertidumbre

Como ya dijera en el post inicial, se producen cambios en mi vida de cuya naturaleza concreta aún no sé nada.
Mientras tanto, leo a Sylvia Plath
No mayor que una mosca,
la marca del destino
trepa por la pared

Qué consuelo es, a veces, este texto interminable.

miércoles, 1 de marzo de 2006

Guerra al texto feo

Vivo instalado en una especie de locura que no permite dedicar más tiempo a escribir aqui. Lo que no quita que no lo esté haciendo en otro sitio. Pero ya lo contaré con un poco de detalle.
Me siguen llamando la atención muchas cosas de por ahí y de la política y mis temas favoritos. Pero hoy he encontrado esta campaña a la que no he tardado en dar mi apoyo.
Porque soy usuario de móvil y comento y escribo y me gano la vida con esto y no creo que se pierda espontaneidad por cuidar un poco el lenguaje.
Asi que, guerra a la guarrería en el idioma.

Logo CCFVLS

viernes, 24 de febrero de 2006

La Razón y Anson también negociaban



Dentro de este número 1 del periódico La Razón se encontraban estos dos textos:
Lo único alarmante de la decisión anunciada el martes por Aznar de negociar directamente con ETA ha sido el aplauso ayer de los enemigos del Presidente. (Luis María Anson, Canela Fina)
...ETA ha puesto condiciones para dialogar su «alto el fuego». El Gobierno, por decisión expresa de su presidente, ha aceptado el envite, en una decisión discutible, aunque valiente... (Editorial de La Razón, número 1, 5 de noviembre de 1998)

No sólo la hemeroteca de El Mundo depara sorpresas.

jueves, 16 de febrero de 2006

Los colegios de los amigos

Hace tiempo que vengo observando cómo algunas personas de cuyo pensamiento solía sacar enseñanzas, periodistas o escritores a quienes llamaba amigos con respeto, por ejemplo Arturo Pérez-Reverte o Miguel Ángel Belloso mantienen con respecto a ciertos asuntos un punto de vista radicalmente diferente al mío.
Sobre todo, en materia de educación, como si sus respectivas estancias educativas se hubiesen desarrollado en una Arcadia feliz y mágica, de asumida, dulce y necesaria disciplina. Como si maestros y profesores, colegios e institutos del franquismo fueran la quintaesencia de la educación.

lunes, 13 de febrero de 2006

He leído en el Ateneo

Hace muchísimos años que no leo en público, asi que el viernes no dejé escapar la oportunidad. Estuvimos en un recital de poesía que presentaba Transmutaciones de Pilar González España y valió la pena recordar lo que es el escenario, la lectura.
Antes de empezar repartieron unas fotocopias con algunos poemas del libro. Y en la tercera parte del acto (en las dos primeras leyó Pilar acompañada por un guitarrista) el presentador pidió que sonaran en otras voces otros poemas. Y en esas estuvimos. Este es el poema que leí:
Construyo un castillo de arena.
Lo deshago.
Digo lo que acabo de decir.
Lo desdigo.
Pienso: el tiempo es irreversible, los
actos son irreversibles.
Lo despienso.
Respiro.
Desrespiro.
Escribo.
Desescribo.
El fuego
se desfoga.

jueves, 9 de febrero de 2006

IBSN


IBSN
Originally uploaded by Lord Jerome.
Me uno a esta campaña, aún no oficial, que da carta de naturaleza a este movimiento.
Si, somos un medio de comunicación, como las revistas o las teles.
Pero mejor.

miércoles, 1 de febrero de 2006

Respeto y creencias

A propósito de las caricaturas de Mahoma publicadas por un diario danés, Arcadi Espada analiza un editorial de El País sobre el asunto:
«¿Respeto a las creencias? Por supuesto. Yo tengo aquí una: soy ateo. Se la propongo al Wall Street Journal cuando dice: “Insultar las creencias religiosas es incendiario”. Yo me siento frecuentemente insultado por mi condición. Quiá insultado: acoquinado, despreciado, humillado. La impresionante superioridad moral del creyente. Lo primero que les viene a la boca es “respeto”.»

Palabras que suscribo totalmente. La clave es que todas las creencias deberían tener el mismo grado de respeto en el interior de sus espacios privados. En el exterior, nada.
Mientras, otros intentan acomodarse a la realidad de la mejor manera: integrando a sus habitantes.

lunes, 23 de enero de 2006

La generación del Estatut

De lo poco inteligente que se ha dicho en estos días sobre el proyecto de estatuto de Catalunya figura entre mis lecturas un artículo de Luis Yáñez, ahora diputado en Europa, (ése que los graciosos de la derecha llamaban gafe) publicado en El País del sábado 21 de enero (€)
«creo percibir una cierta incomprensión generacional de los que mandaron con los que mandan ahora» «No puedo creer que la propuesta de nuevo Estatuto [...] sea el capricho de alguien o (Maragall) o la imposición de otros (ERC)» «¿No es más razonable pensar que, al margen de su literalidad, responde a una necesidad de desarrollar la Constitución, 25 años después de ser aprobada?»

Y la mejor:
«Es lógico y esperable que el PP intente impedir el éxito de Zapatero con el Estatut, [...] pero algunos experimentados dirigentes socialistas de los ochenta no deberían caer en esa trampa».

No me gusta el ya-lo-decía-yo, pero la política lleva desde la transición arrastrando un problema generacional, que se manifiesta en muchos comportamientos, como por ejemplo en el Ejército.


Y algunos autores, como Eduardo Subirats llevan tiempo denunciándolo con cierta soledad.

jueves, 12 de enero de 2006

El coche de Bill Gates

Nunca pensé cuando leí esta entrada en Microsiervos que llegaría a rectificarles :-)
En un viaje a Barcelona, en un área de servicio, encontré el verdadero coche de Bill Gates:

miércoles, 4 de enero de 2006

Lo que me define

Retomo la lectura de las Memorias de ultratumba de Chateaubriand. Uno de esos libros que me gustaría escribir, aunque dudo que fuese tan generoso con la gente como él lo es.
Recuerdo al respecto lo que le comentaba José Luis de Vilallonga durante una entrevista, aún no digital, a mi amigo Tomás García Yebra. El escritor sostenía, ante el regocijo de Tomás y después el mío, que a partir de cierta edad uno se encontraba liberado de cualquier compromiso o educación y escribía lo que le daba la gana y contra quien le daba la gana.
Sea por el camino generoso de Chateaubriand, sea por el libertario de Vilallonga, unas buenas memorias son un colofón digno, aunque sólo las lean los hijos. De las muchas frases llamativas del escritor francés, en esta continuación de lectura me he reconocido en una frase, en unas palabras que pienso me definen:
«A mi me gustaba la obediencia, porque me liberaba de mi voluntad. Mi defecto capital es el hastío, el desagrado de todo, la duda perpetua.»